Patricia Sosa y Facundo Ramírez presentaron la Misa Criolla que ejecutarán ante Francisco el viernes

Francisco recibió a los artistas argentinos
Francisco recibió a los artistas argentinos
El Papa saludó al grupo argentino al término de la audiencia general. "Fue conmovedor", coincidieron en afirmar más tarde Sosa y Ramírez
Elisabetta Piqué
(0)
10 de diciembre de 2014  • 18:25

"¿Van a tocar o van a desafinar?". Con su habitual sentido del humor, con esta frase saludó hoy Francisco a la cantante Patricia Sosa , al compositor Facundo Ramírez, hijo del célebre Ariel Ramírez y a los demás músicos que el viernes próximo interpretarán en su cincuentenario la Misa Criolla en la Basílica de San Pedro.

El Papa saludó al grupo argentino al término de la audiencia general. "Fue conmovedor", coincidieron en afirmar más tarde Sosa y Ramírez, que fueron protagonistas de una conferencia de prensa en la que se presentó el evento del viernes próximo, que coincide con la solemnidad de la Virgen de Guadalupe, patrona de América latina.

Ramírez, hijo del autor de la Misa Criolla y otros clásicos argentinos, contó que cuando el Papa lo saludó, le dijo: "era un grande tu padre y un místico". A Patricia Sosa, con mucho humor, le preguntó: "¿Vos hacés como la otra cantante que tenía tu apellido (Mercedes Sosa), que antes de actuar se tomaba una copita de vino?". "¡A ella le hacía tan bien!", bromeó, tras la negativa de Sosa.

En la conferencia de prensa, que tuvo lugar en un salón de la Radio Vaticana, el profesor Guzmán Carriquiry, secretario encargado de la vice-presidencia del Pontificio Consejo para América latina, destacó que si bien no es la primera vez que es interpretada la Misa Criolla en el Vaticano, el viernes próximo será un evento de inmensa trascendencia porque será la primera vez ante el primer Papa latinoamericano.

Carriquiry, que es uruguayo, recordó que Ariel Ramírez en 1967 le entregó al beato Pablo VI en mano su obra, que fue interpretada en 1988 en el Aula de Audiencias Pablo VI por José Carreras en un acto de benficiencia. Y que volvió a ser interpretada el 12 de diciembre de 2011 en la Basílica de San Pedro, en una celebración eucarística que presidió Benedicto XVI, que al final se manifestó "impresionado por la intensidad religiosa" de esa musica folklorica con bombos y demás instrumentos de percusión tan poco comunes en ese lugar.

El viernes la misa -"que no es un concierto", subrayó Carriquiry-, será concelebrada por 750 sacerdotes, la mayoría latinoamericanos que viven o estudian en Roma y cinco cardenales del continente americano: el mexicano Norberto Rivera Carrera; el brasileño Raymundo Damasceno Assis, el chileno Francisco Errázuriz, el candiense Marc Ouellet y el estadounidense Sean O'Malley.

Asistieron también a la conferencia el flamante embajador argentino ante la Santa Sede, Eduardo Valdés, recién llegado a esta capital; y la ministra de Cultura, Teresa Parodi y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, que viajaron especialmente junto a una importante delegación de artistas.

Todos ellos destacaron la especial colaboración de la presidenta Cristina Kirchner para que fuera posible que tanto músicos, como la producción, pudieran llegar hasta el Vaticano para un evento considerado histórico. "La Presidenta me encomendó especialmente producir este hecho importante para la cultura argentina y latinoamericana, cuidando todos los detalles", dijo Parodi, que como el resto expresó su gratitud al Santo Padre y no ocultó su profunda emoción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?