Pasta de goleador

(0)
7 de mayo de 1996  

Qué mejor después de tanto esfuerzo un plato de ravioles preparados por la madre que Guillermo Barros Schelotto disfrutó ayer al mediodía en La Plata (Foto: Domingo Felice)

Con las ilusiones acuesta el delantero de Gimnasia y Esgrima La Plata volvió al seleccionado y en su futuro puede aparecer San Lorenzo.

LA PLATA.- Para la familia Barros Schelotto fue un día diferente. Atípico. Impensable imaginar tanto ajetreo periodístico y de admiradores ávidos por conseguir un autógrafo. Claro que el más solicitado era Guillermo autor de tres goles y de una actuación notable contra Boca. Entre tantos requerimientos el futbolista preparaba su bolso para sumarse a la selección que tenía previsto jugar con El Salvador. "No tengo respiro. Pero no me quejo. La gente es sincera. Es una cabal demostración de que mi rendimiento es bueno y me hace feliz."

-Los seis goles a Boca fueron s un hecho histórico...

-Es lógico que sea así. La hinchada no se olvidará más. Uno como futbolista trata de mantener la cordura pero no es fácil. No cualquiera concreta una goleada en la Bombonera y se transforma en un hecho periodístico trascendental. Pero lo más importante fue el rendimiento del equipo tanto en lo individual como en lo colectivo. La tarea fue impecable.

-¿Lo sorprendió?

-No quiero pecar de soberbio pero no. Claro que nunca imaginé tanta diferencia. El equipo está en ascenso y rápidamente se adaptó a una forma distinta de jugar. Y eso es encomiable porque demuestra la practicidad de un plantel para responder a las variantes que intenta un técnico. Jugar con una línea de tres zagueros y seis volantes la mayoría de creación y conseguir armonía y contundencia es un mérito grande.

-El de Boca ¿fue su mejor partido en primera?

-No estoy seguro. Si fuera por los tres goles podría afirmar que sí. No obstante me resulta difícil seleccionar mi mejor actuación. A veces no se marcan goles pero se puede jugar muy bien.

-Passarella lo volvió a convocar...

-Es una alegría inmensa. Es una posibilidad más para consolidar mi carrera. Por ahora Gimnasia es la vidriera donde debo exhibirme. Uno quiere crecer. No se conforma con lo que hace. Ser ambicioso no es un defecto. Sólo fortalece el espíritu para seguir progresando .

-¿Y el futuro?

-Seguir en Gimnasia. Después se verá. Uno tiene ilusiones. Si no fuera así no tiene sentido dedicarse al fútbol profesional. ¿San Lorenzo? Una posibilidad cercana que se frustró dos veces. Dicen que la tercera es la vencida. Pero debo ser sincero fue el ofrecimiento más serio que tuve. Pero su concreción no depende de mí.

La entrevista había llegado a su fin. Guillermo cargó el bolso y se fue con destino a Ezeiza.. Tal vez sin saber así lo pareció que San Lorenzo volverá a insistir.Claro que todo dependerá de su continuidad en la Copa Libertadores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?