Suscriptor digital

Quién es Ernesto "Nabo" Barreiro, el ex militar carapintada que hizo una confesión histórica

Aldo Rico encabezó el levantamiento carapintada en 1987
Aldo Rico encabezó el levantamiento carapintada en 1987 Fuente: Archivo
Cobró notoriedad en la Semana Santa de 1987, cuando se desató el levantamiento que encabezó Aldo Rico; ayer reveló dónde sepultaron a desaparecidos durante la dictadura
(0)
11 de diciembre de 2014  • 10:26

Corría la Semana Santa de 1987. Cuando el mayor Ernesto Barreiro se negó a declarar en la Justicia, que lo había imputado por las responsabilidades en la represión ilegal durante la dictadura militar, se desató en la Argentina uno de los momentos más tensos de la por entonces joven democracia: el levantamiento carapintada, que fue liderado por el teniente coronel Aldo Rico.

Confinado en el Comando de Infantería Aerotransportada 14 del Tercer Cuerpo de Ejército de Córdoba, cuando la policía intentó detener a Barreiro por "desacato" el personal del cuartel se amotinó y exigió el cese de los juicios iniciados contra los represores.

Ese episodio le dio visibilidad pública a Barreiro, quien ayer reveló en el juicio que se le sigue en Córdoba por delitos de lesa humanidad el lugar donde fueron enterrados 25 desaparecidos en el centro clandestino de detención La Perla. A los 67 años, Barreiro pareció romper ayer con un pacto de silencio al que se comprometieron los represores juzgados en los últimos años.

Tras el levantamiento carapintada, "el Nabo" -o "el Gringo", como también se lo conocía- fue beneficiado con la ley de obediencia debida dictada durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Evitó así el juicio, pero fue dado da baja de las filas del Ejército, donde se había especializado en inteligencia militar,.

Según consignó el diario Página 12, los organismos de derechos humanos de Córdoba aseguraron que en los noventa Barreiro fundó el Modin (Movimiento por la Dignidad Nacional), se acercó al menemismo de la mano de la Felac, la fundación de Alberto Kohan, y trabajó como asesor de la familia Trusso, propietarios del quebrado Banco Comercial de La Plata.

En 2004 se radicó en The Plains, en el estado norteamericano de Virginia, con su esposa, Ana Delia Maggi, y cinco hijos. En Estados Unidos tenía un negocio de artesanías en cuero y vendía vinos.

Hace seis años fue extraditado, al reabrirse las causas de derechos humanos tras la anulación de los indultos y de las leyes de punto final y obediencia debida durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Conducido al penal de Marcos Paz, Barreiro fue trasladado en 2012 a Córdoba para ser sometido a juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en La Perla, uno de los centros clandestinos emblemáticos de la dictadura militar, junto con la ESMA y Campo de Mayo.

El año pasado, ante el periodista español Vicente Romero que lo entrevistó para el diario El Mundo, había manifestado su intención de admitir sus responsabilidades durante la última dictadura. "Hice lo que tenía que hacer" y "no debió haber desaparecidos, sino fusilados", fueron algunas de las expresiones que soltó en aquel reportaje. "Teníamos todo perfectamente detallado", aseguró en la entrevista, donde admitió el uso de la picana y otros "métodos de interrogatorio no ortodoxos". "Nuestras órdenes eran obtener información como fuera", afirmó.

La megacausa de La Perla reúne 27 causas por delitos de lesa humanidad, y los imputados suman unos 50, entre los que se encuentra el ex represor Luciano Benjamín Menéndez, que comandó el III Cuerpo del Ejército, con asiento en Córdoba. Se estima que el juicio se prolongará hasta promediar el año próximo. Las audiencias se extenderán hasta el miércoles próximo y se reanudarán el 4 de febrero.

Reportaje a Barreiro durante el levantamiento carapintada de 1987

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?