El "liso" es desde ahora Patrimonio Cultural de Santa Fe

Esta forma de tomar la cerveza en un vaso liso, bien frío y con ingredientes fue popularizada como el "liso" por Otto Schneider, quien decía que así se podía sentir mejor la temperatura
José E. Bordón
(0)
12 de diciembre de 2014  • 18:00

SANTA FE.- El "liso", en realidad, como lo popularizó con Otto Schneider, un vaso de vidrio liso, sin textura ("para poder sentirle la temperatura"), es, de esta semana "Patrimonio cultural de la ciudad". Razones sobran para tal distinción, y de ello dan muestras quienes visitan esta ciudad. Acá se bebe cerveza en vaso liso, bien fría, y con ingredientes como maníes, pororó, palitos, etc.

"Esta forma particular de tomar cerveza que tenemos los santafesinos, forma parte indiscutible del patrimonio cultural único y de la identidad que distingue a nuestra ciudad a nivel nacional. Queremos que este modo especial de llamar a la cerveza tirada, de barril, que nació y se desarrolló en esta ciudad allá por 1930, tenga su lugar destacado y pueda ser promovido y difundido como un producto característico de los santafesinos", explicó la concejala radical Adriana Molina, autora del proyecto que aprobó el Concejo Municipal local.

"Este tipo de iniciativas no sólo tienen que ver con los sentimientos y costumbres de una comunidad si no que están encaradas pensando en la promoción de productos auténticamente locales como el liso, que da trabajo a mucha gente y que gusta tanto en el público de todo el país, por lo que debemos potenciarlo aun más", amplió la legisladora.

Según Molina, "los santafesinos tenemos que estar orgullosos de lo que producimos y seguir creciendo, con el aporte de la tecnología y de las nuevas generaciones que traen nuevas ideas para mejorar lo tradicional, lo que crearon nuestros abuelos".

Vale destacar que por primera vez se sanciona en el Concejo a una tradición, en uso, como patrimonio cultural inmaterial en consonancia con lo establecido por la Convención de la Unesco.

Antecedentes

La ciudad de Santa Fe se convirtió en un polo de la elaboración de cerveza por una conjunción de factores geográficos e históricos que hicieron que, entre 1920 y 1930, dos cervecerías se instalen y se desarrollen en la ciudad, como lo fueron Santa Fe y Schneider.

En el caso de Otto Schneider, llegó a la ciudad en 1911 y luego de trabajar varios años como maestro cervecero en la Cervecería Santa Fe -anteriormente en Bieckert y San Carlos-, en 1931 fundó su propia cervecería y comenzó a darle forma a su sueño. Es allí donde despliega no solo su tradicional receta, sino su propio modelo de producción y forma de servir la cerveza. "Si bien se tomaba desde un principio en jarras, fue Otto Shneider el que popularizó hacerlo en vaso de vidrio liso, sin textura, para sentir su temperatura y apreciar su color y pureza, eligiendo un vaso liso. Muy pronto llegaron desde otras provincias para probar el liso santafesino", relató Molina.

Lo tradicional es pedir un liso y que el mismo sea de 250 cm3 y servido con dos dedos (horizontales) de espuma. La gente lo adoptó inmediatamente y lo popularizó. Los grandes locales, como fueron en su momento, La Moderna o El Cabildo (pleno centro de la capital) servían el "liso con ingredientes", algo que no se observa en otros lugares del país. Pero la característica, no sólo difundida sino demostrada en cualquier punto del país que haya un santafecino, es que la cerveza (en botella) o el liso (en vaso) tienen que ser servidos "muy fríos".

Dato

Según estadísticas oficiales, con respecto al tipo de alcohol consumido en América Latina, la cerveza es la bebida que más se ingiere 53%; seguida por el vodka y el whisky 32,6%, y un 11,7% de vino, especialmente en Argentina y Chile.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?