Suscriptor digital

José Alperovich reforzó el plan antisaqueos con punteros políticos al cuidado de los supermercados

Controlan la tarea de los vigías, que visten pecheras para ser identificados y en algunos casos llevan impresa la palabra seguridad; buscan evitar los disturbios del año pasado
Fabián López
(0)
13 de diciembre de 2014  • 17:25

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Con la premisa de evitar que este año se repitan los saqueos que en diciembre de 2013 pusieron en vilo a la provincia, el gobernador José Alperovich echó mano a la estructura de punteros y militantes del PJ para custodiar la seguridad en los supermercados. A los cientos de policías que fueron afectados al operativo "Felices Fiestas", que comenzó el pasado 8 de diciembre, se sumaron esta semana los "vigías civiles", nombre pomposo con el que bautizó el Poder Ejecutivo a estos grupos de dirigentes barriales y desocupados.

Estas personas, en su mayoría hombres, visten pecheras de color amarillo flúo para ser identificadas y en algunos casos llevan impresa la palabra seguridad. Según informó el diario La Gaceta, la presencia de los punteros en las sucursales de las principales cadenas de supermercados tiene por objetivo disuadir posibles intentos de saqueos.

Los punteros se dedican a controlar la tarea de los vigías, a quienes se pide estar atentos ante cualquier movimiento extraño y tienen que cumplir un trabajo por turnos, de 8 a 13 o de 13 a 22, en grupos de 25 hombres. Además, se informó que son los propios encargados de los comercios quienes deciden cómo distribuir a los vigías que trabajan para el Gobierno, ya sea en los alrededores de los locales, en sus accesos o en los depósitos donde se guarda la mercadería.

"En nuestro caso decidimos que se dividan entre el depósito y la entrada. No quisimos que estén todos al frente del local porque hay mucha susceptibilidad y cuando los clientes ven mucha gente prefieren no entrar a comprar", explicó al matutino tucumano Marcelo Malpeli, subgerente de la sucursal de los supermercados Luque, de avenida Benjamín Aráoz al 1.100.

Este particular operativo de vigilancia está coordinado por el Ministerio de Seguridad , que se desplegará hasta el 31 de diciembre, es financiado por el Poder Ejecutivo, que entre otras medidas también otorgó un "plan antisaqueos" de $ 1.000 durante tres meses a miles de desempleados que viven en las villas de la capital y alrededores.

Según el secretario de Seguridad provincial, Paul Hofer, para prevenir los saqueos "hay aproximadamente, entre policías y civiles, unas 1.000 personas custodiando distintos puntos y prevenir así cualquier tipo de disturbio. Los civiles que están colaborando con el operativo son alrededor de 200 personas a las que les paga el Estado", explicó Hofer.

A pesar de esto, el funcionario admitió que desconoce cuál será la remuneración de los vigías ni cuáles son sus funciones. "Son personas que tienen conocimiento de las zonas en las que están trabajando y que están vinculadas con la política pero desconozco a quién responden", expresó Hofer.

Cuestionamientos

La polémica medida de seguridad implementada por el gobierno despertó fuertes críticas de la oposición. "El último tramo de la gestión alperovichista desnuda la realidad con una crudeza que indigna. Mandar a punteros políticos a cuidar la seguridad es de una gravedad extrema", expresó el diputado nacional José Cano (Acuerdo Cívico). A continuación, el legislador planteó que "cómo ocurrió hace un año, cuando los funcionarios miraron para otro lado con la rebelión policial y los saqueos, ahora el Estado abandona su principal responsabilidad en manos de ciudadanos que no están preparados para esa tarea".

Según Cano, quien aspira a suceder a Alperovich en la Gobernación en 2015, opinó que "lo que es más grave es que estas personas responden a las directivas de legisladores y concejales que sólo están pensando en su reelección. Hay una evidente irresponsabilidad e improvisación del oficialismo ante una situación de descomposición social que ellos mismos generaron", resumió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?