Lucía Celasco: "Jamás busqué llamar la atención, pero ya no lo puedo evitar”

Crédito: Sebastián Arpesella
La nieta de Susana Giménez se sincera en una entrevista exclusiva con ¡Hola! Argentina
(0)
18 de diciembre de 2014  • 15:56

Es muy linda, canchera, fresca y, sobre todo, tiene "eso" que hace que llame la atención más que el resto, sin esfuerzo. Lucía Celasco (21), la nieta mayor de Susana Giménez , hilvanó un vínculo con la moda desde chiquita, cuando jugaba a probarse la ropa de su adorada Kika –así le dice con cariño a la diva– o revisaba el surtido vestidor de su mamá, Mercedes Sarrabayrouse . El año pasado, el hobbie se convirtió en trabajo: creó una colección cápsula para una reconocida marca de ropa y le fue tan bien que repitió la experiencia. Con todas las miradas puestas en ella –cuando va a un evento se convierte en la más fotografiada y admirada por las chicas de su generación–, apenas un mes atrás lanzó su propia página web ( www.lucelasco.com), donde no sólo posa y muestra sus equipos favoritos, sino que cuenta los secretos de un maquillaje perfecto o recomienda los hot spots de sus ciudades favoritas, entre muchas otras cosas vinculadas al fashion y el lifestyle. Según confiesa, la respuesta de las seguidoras fue inmediata y, además de "espiar" qué se puso, le preguntan desde dónde conseguir tal o cual cartera hasta dónde ir en una cita especial.

–A pesar de que no te gusta la exposición decidiste armar una página propia, que es algo muy personal. ¿Por qué?

–Me lo sugirieron y me pareció una forma muy copada y auténtica de mostrar cómo soy, cómo me gusta vestirme, las cosas que me inspiran, mis lugares preferidos en el mundo, sin sentirme tan expuesta. Mi propuesta tiene varias secciones, es personal pero no es íntima. Me gustaría que sirva para viajar y descubrir nuevos lugares, ver las tendencias del mundo, recomendar hoteles, restaurantes, retratar lo nuevo, hablar de cosas interesantes, quizás ayudar un poco a quien lo necesite y, por qué no, ganar unos manguitos.

"Me da mucha vergüenza hablar de Joaco [Joaquín Rozas, su novio]. Sólo puedo decir que nos queremos mucho y nos llevamos bárbaro".

–Pero sabés que vas a subir tu perfil…

–Jamás busqué llamar la atención de nadie, pero ya no lo puedo evitar. Entonces pensé en transformar esto en algo positivo. Si logro hacerlo en mis términos, genial, y si veo que no lo puedo manejar o me genera situaciones que no me gustan, veré qué hacer.

–¿Quién te ayudó a concretarlo y a quiénes les pediste consejo?

–Les pedí consejos a mis viejos, a mis amigos y a mi novio. Todos me apoyaron y me permitieron lanzarlo. Kika también me ayudó y me ayuda muchísimo, me da ideas, me sugiere notas y me da algunos buenos consejos.

–¿Por ejemplo?

–Desde un principio me dijo: "Lo importante es que todo lo que muestres sea lindo, no importa si es caro o barato, tiene que ser lindo. No te preocupes por si las lectoras tienen o no la plata para comprar ropa de marca. A las mujeres nos gusta soñar y, además, si no lo pueden comprar, se lo pueden copiar o mandar hacer, como yo cuando empecé y no tenía un mango". Me parece que tiene razón. A mí tampoco me importa mucho si algo es de marca o no, me importa que me guste. De hecho, en mi vestidor tengo de todo: vintage, accesible y caro. También suele decirme: "Lo que hagas, tenés que hacerlo bien". Y en eso estoy: trato de aprender todo lo que puedo y me estoy divirtiendo un montón. Ahora se van a sumar tres corresponsales: una desde Los Angeles, otra desde Nueva York, y la última en Londres. Van a contar sobre muestras de arte, lugares nuevos para ir a comer y a tomar algo, y presentarán la moda que se ve en la calle. Son todas amigas que están viviendo afuera y quieren colaborar con la causa. [Se ríe].

Crédito: Sebastián Arpesella

–¿Tomaste referencias de algunas páginas o blogs que seguías?

–Ninguna en particular. Fui inspirándome en lo que me gustaba y con lo que me sentía identificada. Quiero ser yo, ciento por ciento.

–¿Te gusta que te llamen it girl?

–No sé... Eso es algo que no puedo decirlo yo, lo tienen que decir los demás. Está bueno y lo siento como un halago, pero por otro lado me causa un poco de gracia y vergüenza, me cuesta creerlo. No sé si soy un referente, sé que me gusta mucho la moda. Me divierte diseñar, armar equipos, ver revistas, desfiles… Me parece importante tener un estilo, más allá de lo que esté o no de moda. Pero no es algo que yo trate de tener: se tiene o no se tiene. Para vestirme lo más importante es sentirme cómoda, por eso me copan tanto las calzas y los shorts.

–¿Qué es lo que más hay en tu guardarropa y qué es lo que jamás te pondrías?

–Tengo miles de borcegos, que adoro y uso aunque hagan cincuenta grados. También tengo muchas remeras, leggings y shorts. No me gusta decir que jamás me pondría algo porque no lo sé, quizás hoy no uso algo pero mañana me encanta… Sí te puedo decir que hoy no uso vestidos largos ni tacos altísimos, tampoco me pongo muchas polleras ni botas de caña alta.

–¿Quiénes son, a tu criterio, las chicas de tu edad con más estilo?

–Te puedo decir quiénes tienen un estilo que a mí me gusta: Man Repeller, las hermanas Olsen, Mary Kate y Ashley, y las hermanas Jenner, entre otras. Igual, me gusten a mí o no, está buenísimo que la gente se vista como se le da la gana. Las que se arriesgan se pueden equivocar, pero es la única y mejor manera de marcar tendencia. Peor es vestirse todas iguales, con cosas que ni siquiera quedan bien, sólo porque lo ven en las revistas.

–¿Sos amiguera? ¿Mantenés las amigas del colegio?

–Sí, con algunas del colegio me sigo viendo. Me encanta estar con mis amigas e ir a comer afuera o hacer algún plan copado.

–¿Cuál es tu recuerdo favorito de la infancia?

–¿Un solo recuerdo? Uff, qué difícil. La verdad es que no puedo elegir solamente uno porque tuve una infancia muy feliz, gracias a Dios.

–¿Qué sentís que heredaste de tus padres?

–Un poco de todo. El carácter fuerte, el amor por los animales y por los viajes, la importancia de tener amigos, la debilidad por la moda, la certeza de que no quiero una vida pública...

–¿Y de Susana?

–Su personalidad, el gusto por la ropa y por viajar.

–¿Cuándo tomaste conciencia de que Kika era ni más ni menos que Susana Giménez?

–Siempre me va a costar tomar conciencia de eso. ¡Para mí es mucho más que Susana Giménez!

–Jorgelina Aranda, tu abuela paterna, brilló en el mundo del espectáculo. ¿Cómo es tu vínculo con ella?

–Increíble, nos llevamos muy bien por suerte y me acuerdo que de chica me hacía la gamba en todo.

"Siempre me va a costar tomar conciencia de que Kika es Susana Giménez. ¡Para mí es mucho más que eso!"

–¿Te gustaría hacer tele o cine?

–¡Por ahora ni loca!

–Siempre decís que el casamiento no está necesariamente en tus planes, pero hace ya casi tres años que estás con Joaquín [Rozas]. ¿Qué proyectos los unen?

–Me da mucha vergüenza hablar de Joaco. Sólo puedo decir que nos queremos mucho y nos llevamos bárbaro. Nos unen varias cosas más allá del amor, como el gusto por viajar o comer rico. Somos muy parecidos en nuestros intereses y eso está buenísimo.

–¿Te imaginás como una mamá joven o lo ves como algo muy lejano?

–No me imagino nada, pero me gustaría ser una mamá joven.

–¿Qué tan romántica sos?

–Lo suficiente. [Se ríe].

Crédito: Sebastián Arpesella

–Sos fanática de los viajes. ¿Cuál fue tu favorito?

–Todos mis viajes fueron favoritos y me llevé una experiencia espectacular. Soy una viajera práctica: cuanto menos llevo, mejor. Siempre estoy planeando alguna escapada, porque me encanta conocer. Eso sí: no compro guías, prefiero sorprenderme.

–Venís de una familia con mujeres con mucha actitud. ¿Cómo te definirías?

–Soy bastante decidida y me gusta estar segura de lo que quiero hacer. Si empiezo a dudar es porque hay algo que no está bien... También soy sincera, aunque a veces reconozco que demasiado, y muy alegre. Y si bien me muestro muy fuerte, como si nada me afectara, soy sensible.

–Leí que estudiaste cocina. ¿Te gusta sorprender con algo rico a tus amigos o a tu novio?

–Estudié hace un tiempo en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG). Tomaba clases con papá, así que fue muy divertido. Pero por ahora nunca le cociné a nadie, es algo más para mí.

–¿Cuál es para vos la imagen perfecta de la felicidad?

–Para mí, la felicidad se encuentra en las cosas simples de todos los días, como tener una buena charla con alguien que quiero.

–Acabás de cumplir 21. ¿Con qué soñás?

–Quiero trabajar de lo que me gusta y que eso me haga feliz.

Llega el momento de la despedida. Es probable que en unos días parta hacia Punta del Este, uno de sus lugares favoritos en el mundo. Es probable, también, que siga brillando.

Texto: Lucila Olivera

Fotos: Sebastián Arpesella/Juana Mauri

Maquillaje: Rosario Recondo, para Frumboli estudio con productos LancÔme.

Peinado: Juan Olivera

Agradecimientos: De la Ostia y hotel Faena

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?