La española Repsol se quedó con Astra

Disputa: tras complejas negociaciones Repsol logró superar las ofertas de varias compañías nacionales y extranjeras al adquirir los activos de Astra.
(0)
7 de junio de 1996  

Finalmente la petrolera estatal española Repsol fue la que se quedó con Astra al pagar 360 millones de dólares por el 37 7 % de su paquete accionario.

La adquisición de Repsol postergó las aspiraciones de otras petroleras entre ellas Pérez Companc Compañía General de Combustibles (Grupo Soldati) y la norteamericana Texaco.

Mediante la operación piloteada por el banco norteamericano JP Morgan la española Repsol pasa a controlar a la petrolera que estaba en poder de la familia Grunensein que aún conserva el 19 5 % del paquete.

Con activos valuados en 1000 millones de dólares y ventas en el orden de los 350 millones Astra es la quinta compañía petrolera del mercado local con una producción de 6000 metros cúbicos por día. Esto representa un 5 por ciento del total del país.

Para Repsol la compra significa un nuevo hito en su plan de expansión internacional que tiene a América latina como uno de los objetivos privilegiados.

La petrolera española encaró en la presente década un proceso de reestructuración que combinó la expansión internacional con la racionalización puertas adentro.

Una oferta de 360 millones de dólares

La petrolera estatal española Repsol logró con una oferta de 360 millones de dólares comprar el 37 7 por ciento de las acciones de Astra Compañía Argentina de Petróleo SA.

En un plazo de 45 días a contar de ayer los activos de esa compañía pasarán a la posesión de Repsol mientras tanto su administración permanecerá bajo manos de sus actuales cuadros directivos.

Creada en 1912 a cinco años del hallazgo petrolero de Comodoro Rivadavia Astra adquirió talla de grande con los contratos que nacieron al amparo de la "batalla del petróleo" lanzada en 1958 por la administración política de Arturo Frondizi.

Con las privatizaciones de la reforma del Estado de 1990 Astra sirvió de cabecera de playa para el grupo francoespañol que se alzó con la concesión de Edenor.

Premonitoriamente en 1991 Respol adquirió junto con Astra una de las áreas centrales de YPF en lo que constituyó el primer paso de esa petrolera española en la Argentina.

Compradores frustrados

Con la megaoperación de compra cerrada a un valor de 3 11 dólares por acción quedaron en el camino los sueños de la Compañía General de Combustibles de adquirir la propiedad de Astra. Esa petrolera controlada por la Sociedad Comercial del Plata se habría transformado así en una petrolera del tamaño que hoy tiene Pérez Companc en ese mercado.

También quedaron en el aire los planes alentados por Texaco otra compañía que no cesa de anticipar que hará un reingreso con mayúsculas en la industria petrolera local cada día más consolidada y sumida en un contexto de creciente competitividad.

Pérez Companc también alentó sus planes de incorporar Astra. En el negocio petrolero se advierte con claridad la dificultad de crecer que experimentan las compañías nacionales. De ahí los planes que desarrolló en Venezuela en el área Quiamaré-La Ceiba. En otros negocios tales como el eléctrico las cosas pintaban mucho mejor. De ahí que la venta de Astra sea valorada en el mercado con algo más de preocupación y respeto con que la interpretan en el mundo petrolero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios