"Pacho" O'Donnell propuso cerrar el polémico Instituto Dorrego

En una carta a sus integrantes, pidió debatir su disolución por considerar que ya no cumple con los objetivos fijados; "Nuestros peores enemigos estaban adentro", advirtió
Lucila Barreiro
(0)
20 de diciembre de 2014  

El Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, creado en noviembre de 2011 por decreto de la presidenta Cristina Kirchner, en medio de una fuerte polémica, atraviesa hoy una crisis interna que amenaza con su cierre.

Su fundador y presidente honorario Mario "Pacho" O'Donnell envió una carta a los miembros del comité directivo, en la que propuso la disolución del organismo. "Es un momento muy doloroso para mí", reconoció a LA NACION el historiador y ensayista, pero no quiso agregar más declaraciones que las expresadas por escrito.

En la carta, a la que accedió LA NACION, O'Donnell reconoce momentos de "crisis" en la institución y lanza duras acusaciones a "enemigos internos". "No eran Luis Alberto Romero ni Beatriz Sarlo nuestros peores enemigos", indicó el historiador, en alusión a las críticas de los intelectuales cuando se creó el organismo hace tres años. "Estaban adentro", advirtió.

"Como fundador del Dorrego propongo que en la asamblea tratemos la disolución definitiva del instituto, si convenimos con sinceridad que no estamos ya en condiciones de seguir cumpliendo con los objetivos que nos fijamos y que la Presidenta de la Nación avaló con su reconocimiento", expresó. Pero pidió que "no perturbe la estabilidad laboral de los trabajadores" (unos 57), que, según dijo, "serían distribuidos en otras áreas del Ministerio de Cultura".

O'Donnell destacó "los muchos logros" alcanzados, y pidió "que las lacras de hoy no nos contaminen también la memoria". Y añadió: "También Forja se disolvió cuando las disensiones internas amenazaban con el deterioro y el desprestigio", en referencia a la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina.

Según pudo reconstruir LA NACION, la crisis que atraviesa el Instituto Dorrego se acentuó este año con la renuncia de algunos de sus principales miembros e historiadores, como Felipe Pigna, Hernán Brienza y Hugo Chumbita. Además de las crecientes tensiones internas entre algunos de sus integrantes, que llevaron a la renuncia de su fundador en junio pasado, la crisis se reflejó en la posterior designación de Víctor Ramos y su pedido de licencia en el instituto, luego de ser despedido del Museo del Cabildo por Teresa Parodi.

Si bien la carta generó reacciones contrarias entre los miembros del comité directivo, aún no se conocieron mayores repercusiones públicas. Sólo Ramos se hizo cargo de las críticas expresadas por O'Donnell. "Es por una cuestión política. El enemigo de esta situación soy yo, por haber atacado a La Cámpora y a Parodi", dijo a LA NACION.

Ante una consulta de este diario, el Ministerio de Cultura expresó que no recibió "ninguna información formal ni informal sobre el tema". Para 2015, el Dorrego tiene asignado un presupuesto de $ 15 millones, muy por encima de otros institutos históricos, como los de Juan Domingo Perón y Juan Manuel de Rosas.

El Instituto Dorrego fue creado por el decreto 1880/11, con el objeto de "reescribir" la historia argentina a través de algunos de los grandes personajes del pasado y reestudiar figuras como San Martín, Güemes, Artigas, "el Chacho" Peñaloza y Facundo Quiroga, entre otros.

Su creación, que apuntaba a rescatar a quienes "defendieron el ideario nacional y popular ante el embate liberal y extranjerizante", provocó una fuerte polémica entre reconocidos historiadores, que cuestionaron la meta de instaurar un "pensamiento único" respecto del pasado.

O'Donnell desestimó en su momento las críticas y explicó que la finalidad sería promover la difusión de "otra" historia. "Es una manera distinta de ver la historia, porque los hechos existen, están en el rango de lo objetivo, y después viene la interpretación de las circunstancias. El llamado revisionismo histórico está muy cerca del peronismo.

Los historiadores Luis Alberto Romero, Beatriz Sarlo, Mirta Zaida Lobato, Hilda Sabato y Juan Suriano, entre muchos otros, alzaron sus críticas por la constitución del organismo.

Una institución discutida

Mario "Pacho" O'Donnell

Fundador del Instituto de Revisionismo Histórico

Fuente: LA NACION

"No estamos ya en condiciones de seguir cumpliendo con los objetivos que nos fijamos"

"No eran Luis Alberto Romero ni Beatriz Sarlo nuestros peores enemigos. Estaban adentro"

  • El instituto fue creado por decreto por la Presidenta Cristina Kirchner en noviembre de 2011 y generó gran polémica entre los historiadores
  • Entre sus objetivos, planteaba reescribir la historia argentina a través de algunos de los grandes personajes del pasado, a partir de una mirada "nacional y popular"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?