En un trámite exprés, asumió Durán, el juez impulsado por el kirchnerismo

Ocupará el Juzgado Electoral de La Plata; la oposición presentará un amparo
Paz Rodríguez Niell
(0)
20 de diciembre de 2014  

El fax llegó a media mañana y en menos de tres horas la Cámara Federal de La Plata organizó la jura: Laureano Durán es el nuevo juez subrogante que ocupará el poderoso Juzgado Electoral de la provincia de Buenos Aires.

Juró a las 13.30, mientras varios partidos de la oposición estaban trabajando en proyectos de presentaciones judiciales con los que pretendían evitar su asunción. Ahora se tomarán el fin de semana para estudiar cuál es la mejor estrategia, dijeron ayer a LA NACION dirigentes de la UCR, Pro y el Frente Renovador. En principio, trabajan en presentaciones independientes.

El argumento de todos ellos es que fue ilegal la designación de Durán como subrogante, dispuesta anteanoche por el Consejo de la Magistratura, que ayer a las 10 le notificó su resolución por fax a la Cámara. Las críticas que le hacen al nombramiento de Durán coinciden con los motivos que esgrimieron los seis consejeros que votaron en contra en el plenario, que fueron derrotados por el kirchnerismo por un voto: básicamente, que la ley sólo prevé como posibles subrogantes a otros jueces o a conjueces. No a secretarios.

"Estoy contento" y "tengo un gran desafío por delante", fue todo lo que dijo el joven subrogante que reemplaza a Manuel Blanco, magistrado que falleció en septiembre pasado y que había sido el juez electoral de la provincia durante los últimos 30 años. Nada dijo Durán de las críticas a su nombramiento.

La ceremonia de asunción fue breve y se hizo en el edificio de los tribunales federales platenses, en el centro de la ciudad. Además de Durán juró Jorge Eduardo Di Lorenzo, el otro subrogante nombrado en el último plenario, que cubrirá el Juzgado Federal N° 3. Tanto el Juzgado N° 1 como el N° 3 tienen competencia penal, pero el N° 1, además, es el único de la provincia con competencia electoral. De ahí la preocupación de los partidos políticos.

Antes de que la Cámara recibiera la notificación oficial de las designaciones, uno de sus miembros, el camarista Leopoldo Schiffrin, intentó frenar la asunción. Él integra un grupo minoritario del tribunal que sostuvo siempre que la designación de Durán no cumplía con las exigencias de la ley.

Ayer, a primera hora, Schiffrin presentó una nota dirigida al vicepresidente de la Cámara (el presidente no estaba), en la que pidió una reunión con todos los camaristas para analizar los "vicios" del nombramiento, enviar el caso en consulta a la Corte Suprema y suspender el juramento hasta que la Corte se pronunciara.

Su planteo no prosperó. Era previsible porque la Cámara Federal platense, por mayoría, se había pronunciado en favor de la designación de este secretario, incluso antes de que Durán fuera un secretario formalmente nombrado (hasta esta semana su cargo era de escribiente a pesar de que ejercía como secretario contratado desde hacía más de cinco años).

La oposición estudia ahora qué camino tomar, si presentarse en bloque o por separado -idea que por el momento se impone-; si cuestionar de inmediato la designación o esperar un fallo dictado por Durán que afecte a algún partido; si hacerlo en la Capital, en el fuero contencioso administrativo, o en La Plata.

"No podemos errarle porque si nos sale mal, estamos cuestionando al juez que en un par de meses va a tener que decidir sobre nosotros", dijo a LA NACION un legislador opositor, sin intenciones de enfrentarse con Durán si va a ser en vano.

El diputado Adrián Pérez (Frente Renovador) fue el primero en anunciar que tiene redactado ya un amparo, que firmará junto con el asesor del massismo en temas de Justicia, Álvaro Herrero. Dijo que va a presentarlo el lunes próximo. Pedirá que se declare inconstitucional, por un lado, la resolución del Consejo de la Magistratura que designó a Durán y a Di Lorenzo como subrogantes, y por el otro, el artículo 7 del Reglamento de Subrogaciones del Consejo, que prevé la posibilidad de nombrar a secretarios para cubrir vacantes judiciales.

La Corte Suprema dijo hace siete años, en el fallo Rosza, que no puede nombrarse a un juez, aunque sea un juez suplente, sin intervención del Poder Ejecutivo y el Congreso. El borrador de Pérez incluía además el pedido de una medida cautelar para frenar la jura de los subrogantes, pero cuando él presente su amparo, ambos estarán ya instalados en sus nuevos despachos.

En la misma línea irán todos los planteos de la oposición y es probable que varios de ellos se presenten en la Justicia en lo contencioso administrativo, un fuero donde el kirchnerismo tenía una enorme influencia, pero ha perdido parte de su poder en los últimos años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.