Suscriptor digital

La emoción de Gomito Gómez: "Es lo más hermoso que puede pasarle a un futbolista"

Gomito, abajo del festejo de Chicago
Gomito, abajo del festejo de Chicago Fuente: Telam
El emblema de Chicago celebró el ascenso a la A entre lágrimas; "El plantel lo merece por sufrir tanto; fueron seis meses muy duros", agregó
(0)
20 de diciembre de 2014  • 10:41

Tenía que ser en Córdoba, esa provincia que traía tan buenos recuerdos, allí donde se consiguieron otros dos ascensos, en 2001 y 2006. Nueva Chicago está de regreso en la máxima categoría, por cuarta vez en su centenaria historia y en el final de un 2014 inolvidable, en el que logró ascender dos categorías -al igual que Temperley- en una misma temporada. Una conquista muy especial para el verdinegro, que pareció hundirse luego de aquel descenso en 2007 tras los graves incidentes frente a Tigre, y una dura sanción que lo arrastró a la Primera B Metropolitana, y se vio complicado en otras ocasiones por las internas de su barra brava. Pero Chicago ha expiado sus errores y está de regreso.

Tenía que ser él también, el que se calzó el traje de héroe. Tenía que ser Christian Gómez , el "10" que, a los 40 años, es el símbolo y el artífice de Nueva Chicago. Un histórico del club de Mataderos por jerarquía en el juego, por liderazgo y por amor a los colores. Como en la etapa decisiva de ascenso a la B Nacional , Gomito fue el autor del gol más trascendente, el que hizo la diferencia.

"Esto es lo más hermoso que puede pasarle a un jugador. Se nos escapó en las últimas fechas pero pudimos lograrlo. Jugamos dos finales y logramos el ascenso merecido, el plantel lo merece por sufrir tanto", dijo Gomito emocionado tras el triunfo.

Muchas cosas cambiaron en Chicago en un año. Porque, a fines de 2013, el equipo no levantaba vuelo y ocupaba un lejano séptimo puesto en el larguísimo campeonato de la B Metropolitana. Mario Finarolli se fue y la conducción del club le ofreció el cargo a Pablo Guede, que estaba al mando de la cuarta división. Con una visión de juego asociado, basado en el buen trato de la pelota y en la generación de espacios, el Torito se lució en la segunda parte y se consagró campeón. Guede emigró a Chile y le dejó la posta a Omar Labruna . El arranque no fue el mejor, con tres derrotas en las primeras cinco fechas. Pero la dirigencia sostuvo al entrendaor y la racha cambió con diez partidos sin tropiezos. Volvió a complicarse en la recta final, pero en el triangular de desempate selló su vuelta a primera con un 0-0 frente a Aldosivi y el 1-0 de anoche frente a Gimnasia, de Jujuy.

"Se lo dedico a mis compañeros, fueron 6 meses muy duros, también pienso en la gente de Chicago que nos banca y en mi familia" concluyó el goleador.

El gol de Gomito, con desvío en un defensor, desató la emoción ante ese puñado de hinchas en la cancha de Instituto, y la fiesta en Mataderos. Todavía quedaba un largo rato, pero el conjunto de Labruna supo mantener la diferencia mínima sin grandes apremios y se quedó con el último pasaje a primera. Como en 1981, 2001 y 2006. De regreso desde las cenizas, el Torito vuelve a tocar las puertas del cielo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?