Suscriptor digital

Cristina Kirchner y el Episcopado destacaron el rol del papa Francisco como mediador entre Cuba y EE.UU.

La Presidenta recibió a la cúpula eclesiástica en la Casa de Gobierno; definieron el encuentro como "de cortesía, protocolar y cordial"
(0)
22 de diciembre de 2014  • 20:51

La presidenta Cristina Kirchner y la cúpula episcopal que encabeza monseñor José María Arancedo coincidieron hoy en destacar la figura del papa Francisco en la mediación que posibilitó que Cuba y los Estados Unidos retomen después de más de 50 años las relaciones diplomáticas bilaterales.

El subsecretario general del Episcopado, Pedro Brassesco, dijo a DyN que durante el encuentro en la Casa Rosada los obispos destacaron la importancia de la fraternidad entre los argentinos, sobre todo en vísperas de Navidad.

El sacerdote precisó que Arancedo le presentó a la primera mandataria a los nuevos integrantes de la mesa ejecutiva que lo acompañan en el Episcopado: el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; el vice segundo y arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargniello y el secretario general, Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús.

Brassesco definió la reunión como "un diálogo de cortesía, protocolar y cordial" y dijo que los obispos le obsequiaron un pesebre a la Presidenta.

Asimismo, precisó que la mesa ejecutiva no le llevó el mensaje navideño en el que se advertía sobre la corrupción y la falta de ejemplaridad del país, porque la Presidenta lo había recibido con anterioridad por otros canales.

De la reunión con los prelados participaron también el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich ; el canciller Héctor Timerman , y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

La agenda

Previamente, y en una deferencia especial, atento a las estrechas relaciones entre ambos países y los acuerdos firmados recientemente, la jefa del Estado recibió personalmente las cartas credenciales del nuevo embajador de la China, Yang Wanming.

En los últimos tiempos, Cristina había dejado que el vicepresidente Amado Boudou se ocupara de las ceremonias de este tipo.

El acto, que se realizó en el despacho presidencial, superó lo estrictamente protocolar ya que la mandataria estuvo acompañada, como es de ,estilo por el canciller, pero también se sumaron Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof , y de Planificación, Julio De Vido , y todos mantuvieron luego una reunión conjunta.

Luego, la mandataria encabezó en el Salón Blanco la ceremonia de entrega de sables e insignias a los nuevos jefes superiores de las tres Fuerzas Armadas.

Por otra parte, fuera de la agenda oficial, la presidenta saludó a Miriam Bullión, usuaria del ferrocarril Sarmiento, que ganó un automóvil en el primer sorteo para usuarios de trenes con la tarjeta SUBE y poco después al nieto recuperado número 116, Jorge Castro Rubel.

Agencias: DyN y Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?