Suscriptor digital

Difícil escenario para el oficialismo tras la feria

A partir de febrero se reactivarán algunas de las causas que más preocupan al Gobierno y que quedaron cerca de definición; los casos Hotesur y Boudou son los más firmes; Alak y Jaime, en tanto, esperan definiciones
Hernán Cappiello
(0)
4 de enero de 2015  

Este año Tribunales estará atravesado por causas de corrupción que involucran a la presidenta Cristina Kirchner, su familia y al vicepresidente Amado Boudou. A juzgar por cómo quedaron los procesos en marcha al comenzar el receso de verano, éste es el escenario que se dará al comienzo del año electoral.

Sin embargo, las previsiones pueden cambiar por la llegada, desde el 2 de febrero, de los nuevos fiscales subrogantes de Primera Instancia y de Cámara designados por la procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó. Es que el nuevo Código Procesal Penal establece que las causas viejas serán sorteadas entre el actual fiscal de Cámara Germán Moldes y los nuevos fiscales de Cámara Miguel Ángel Osorio y Miguel Palazzani. Bastaría con que, por ejemplo, un acusado de corrupción plantee la nulidad de su caso, el asunto llegue a la Cámara y recaiga por sorteo en una de estas fiscalías. Si uno de estos fiscales consiente la nulidad, el caso desaparecerá.

De no mediar estas sorpresas el juez federal Claudio Bonadio, que lidera la embestida contra el Gobierno y recibe el contraataque más frontal, tiene decidido avanzar con el caso Hotesur. Allí investiga irregularidades registrales en la inscripción de la sociedad de la presidenta ante la Inspección General de Justicia. Hotesur administra los hoteles presidenciales y Máximo Kirchner es uno de sus dueños.

Además Bonadio investiga si existió una maniobra de lavado de dinero, dado que se verificó que el empresario Lázaro Báez recibió facturas por el alquiler de cuartos en los hoteles por 14 millones de pesos entre 2010 y 2011 aun cuando no estuvieran ocupados. Bonadio, sancionado en el Consejo de la Magistratura por iniciativa del Gobierno y con acusaciones pendientes en su contra, tiene pensado seguir avanzando en esta causa donde ya se hizo con los documentos de la empresa, sus registros en la IGJ, en la AFIP y analiza los próximos pasos. Una nueva embestida en su contra acelerará el caso.

Lázaro Báez, investigado por lavado de dinero en el juzgado de Sebastián Casanello, deja otro frente abierto. Máxime después de que la Cámara Federal instó al juez a actuar en esta senda y analizar la estructura financiera de Báez y su familia al momento en que Leonardo Fariña y Federico Elaskar admitieron haber blanqueado y sacado del país sus fondos.

La segunda preocupación judicial para el Gobierno se llama Boudou, con varios frentes abiertos. Apenas comience el año, los jueces de la Cámara Federal confirmarán su procesamiento por haber querido quedarse con el 75% de las acciones de la imprenta Ciccone. Los cargos son negociaciones incompatibles con su función y cohecho. Con el procesamiento firme, el juez Ariel Lijo podría elevar el caso, aunque sea parcialmente a juicio, mientras sigue nuevas pistas. Lijo espera además un peritaje sobre los bienes de Boudou para decidir su eventual procesamiento por enriquecimiento ilícito. Paralelamente, el Tribunal Oral Federal N° 1 debe decidir si le pone fecha al juicio oral contra Boudou por insertar datos falsos en los papeles de un viejo auto que compró hace 20 años.

Otros casos contra el vicepresidente están avanzados, uno en el que se pidió su indagatoria por recibir dádivas, por vuelos gratuitos en función de su cargo, y otro donde se investiga si se benefició con la refinanciación de la deuda pública formoseña que realizó la consultora The Old Fund.

El ministro de Justicia, Julio Alak, está en la lista de los indagados en marzo. Lo citó el juez Marcelo Martínez de Giorgi por una causa de cuando era director de Aerolíneas Argentinas. Es sólo un traspié, parte de la guerra entre la parte de la justicia federal y el Gobierno, más que un serio problema.

La procuradora Gils Carbó está bajo fuego con denuncias en su contra que avanzan a medida que ella avanza con la designación de sus fiscales. Es el contraataque de los jueces y fiscales ante sus avances en Comodoro Py 2002.

Paralelamente, en un año electoral la Justicia tiene en sus manos definir la situación de Mauricio Macri. El juez Sebastián Casanello ya decidió que no había pruebas para juzgarlo por el espionaje telefónico que sufrieron su ex cuñado y uno de los familiares de las víctimas de la AMIA que criticaban a su gobierno. Casanello envió exhortos a Estados Unidos en busca de nuevas pruebas para decidir si finalmente sobresee al jefe de gobierno, precandidato a la Presidencia este año.

Éstos son los problemas judiciales para el Gobierno más importantes, porque sus protagonistas son funcionarios de alto rango que están en sus cargos. Pero siguen en juicio dos ex secretarios de Transporte: Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, ambos por la tragedia de Once. Están siendo juzgados junto a los ex funcionarios Pedro Ochoa Romero, Guillermo Luna y Antonio Sícaro. Jaime, de todos modos, espera otro juicio oral por recibir dádivas en dos casos diferentes y por su enriquecimiento mientras fue funcionario entre 2003 y 2009.

Las definiciones que se acercan

Las preocupaciones del Gobierno en Tribunales para 2015

La trama Hotesur

El juez Claudio Bonadio profundizará la pesquisa sobre la empresa hotelera de Cristina. Analiza inconsistencias en los registros de la firma. También, evalúa el posible lavado de dinero mediante alquileres de cuartos hechos por empresas de Lázaro Báez.

Las sospechas sobre Báez

La Cámara Federal le pidió al juez Sebastián Casanello que acelere la investigación por lavado de dinero. El magistrado debe evaluar cómo estaban las finanzas de Báez y su familia cuando Leonardo Fariña y Federico Elaskar confesaron haber blanqueado sus fondos.

Boudou y Ciccone

La Cámara Federal confirmará el procesamiento del vicepresidente por haber intentado quedarse con la imprenta. Con esa decisión, el juez Lijo podrá elevar a juicio la causa. También lo acosa un expediente por dádivas y otro por la deuda reestructurada de Formosa.

Alak, citado a indagatoria

El ministro de Justicia deberá presentarse a indagatoria en marzo, por su actuación como director de Aerolíneas Argentinas. El juez Marcelo Martínez de Giorgi lo investiga por autorizar pagos a Marsans, cuando sus ejecutivos vaciaban la línea aérea.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?