Atrincherados y con un rehén, los sospechosos por la masacre de Charlie Hebdo dicen que quieren "morir como mártires"

Los hermanos Kouachi están en el interior de una empresa ubicada en Dammartin-en-Goele; la Policía de Francia los tiene cercados
(0)
9 de enero de 2015  • 10:35

Mientras la Policía de Francia los tiene cercados, los dos supuestos autores del ataque contra el semanario Charlie Hebdo, atrincherados desde esta mañana en una imprenta en Dammartin-en-Goele, al norte de París, dijeron en una conversación telefónica que quieren "morir como mártires".

Así lo reveló a la cadena televisiva iTele el diputado Yves Albarello, representante de Seine-et-Marne. Los hermanos Kouachi se encuentran en el interior de una pequeña imprenta en una zona industrial, donde mantienen cautivo al menos a un rehén.

"Actualmente una operación está en marcha en Dammartin-en-Goele, para la que se han movilizado a todos los efectivos sobre el terreno", anunció a la prensa el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. Las fuerzas de seguridad armaron un fuerte cordón policial de varios kilómetros en torno a la zona donde los hombres se encuentran atrincherados.

Tiroteo y un rehén

Cerca de las 8.40 hora local (4.40 en la Argentina), los dos hombres le robaron su auto a una mujer en la localidad de Montagny-Sainte-Félicité, en el departamento del Oise.

La mujer identificó a los asaltantes como los hermanos Chérif y Said Kouachi, buscados por la masacre del seminario satírico en la que el miércoles murieron doce personas, entre ellas el director satírico, Stéphane Charbonnier, y varios dibujantes.

Unos minutos más tarde, ya en Dammartin-en-Goele se produjo un tiroteo con la policía. Desde entonces, los sospechosos se encuentran en el interior del edificio, donde tienen al menos un rehén.

Un testigo citado por la emisora RTL explicó que había escuchado dos disparos y que poco después llegaron helicópteros y las fuerzas de seguridad, que ya ordenaron a los vecinos que no salgan de sus casas y que mantengan sus ventanas cerradas.

El presidente francés, François Hollande, interrumpió hoy la tercera reunión de crisis con los miembros de su Gobierno ante la noticia de la operación de la toma de rehenes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios