Verano porteño con Saluzzi y Barboza

Un bandoneón y un acordeón que hacen base en Buenos Aires
(0)
15 de enero de 2015  

Pasarán por el mismo escenario, pero en días distintos. Dino Saluzzi y Raúl Barboza no les temen al húmedo verano en la ciudad ni al éxodo de público hacia otras partes del país en esta época del año. Siempre que pueden, programan algunas fechas veraniegas.

Barboza y Saluzzi son considerados dos de los mejores compositores e intérpretes de la música popular argentina de raíz folklórica que más refinamiento han alcanzado. Incluso, muchas veces se los ha podido calificar de profetas en otras tierras, ya que las posibilidades de tocar en escenarios europeos (o de grabar para sellos de ese continente) fueron mayores de las que tuvieron acá. Sin embargo, siempre hay un público local que está bien dispuesto a escucharlos.

Raúl Barboza comenzó a principios de este mes un ciclo de conciertos, todos los jueves, a las 21, que se extenderá hasta fines de enero. Se presenta en trío, con Nardo González, en guitarra, y Roy Valenzuela, en contrabajo, que son dos de sus habituales colaboradores. Su repertorio consiste en las obras más conocidas de su cancionero y temas nuevos.

Dino Saluzzi subirá al escenario mañana, pasado mañana y el domingo, a las 21, en formación de quinteto. Como es su costumbre, estará rodeado por los músicos de su familia: Félix Saluzzi, clarinete y saxo; José María Saluzzi, guitarra; Matías Saluzzi, bajo, y Quintino Cinalli, batería, quien, a estas alturas, podría ser considerado de la familia. Raúl y Dino se presentan en Café Vinilo, Gorriti 3780.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.