0

Otra concepción de lo sagrado

Vicente Massot
Vicente Massot PARA LA NACION
0
16 de enero de 2015  

Los redactores del semanario Charlie Hebdo se creyeron con derecho a hacer befa de todo lo divino y humano que se pusiera a tiro de sus plumas aceradas y de su espíritu volteriano. Se consideraron facultados, en consonancia con los principios del pluralismo democrático occidental, para mofarse de las ideas políticas, pero también de la fe y valores de otros credos, distintos de los suyos, que fueron puestos en ridículo cada vez que les vino en gana. Tributarios, en buena medida, de los tópicos echados a rodar en el Mayo Francés y venidos de las más diversas corrientes de la izquierda gala, a ninguno de entre ellos se le ocurrió pensar, por lo visto, en algo que les pasó desapercibido en atención a su formación ideológica: para el islam lo sagrado, valga la redundancia, es sencillamente sagrado.

Faltarle el respeto a la Santísima Virgen María, a Martín Lutero o al rabinato israelí podría haber causado al citado periódico un dolor de cabeza o una rotunda paliza a sus editores responsables, nada más. Entre otras razones, porque la neutralidad axiológica que caracteriza a la sociedad francesa, su laicismo militante y su proverbial sentido del humor harían imposible que alguien decidiese cobrarse venganza de las injurias enderezadas contra sus creencias tomando las armas con el propósito específico de matar a los ofensores.

Permítaseme trazar una comparación para explicar mejor el tema. Musulmanes, judíos, protestantes y católicos pueden entrar en calidad de personas, vestidos decorosa o indecorosamente, con cámaras fotográficas y teléfonos celulares a cualquier iglesia sin inconveniente. De hecho eso sucede en las grandes catedrales de la cristiandad. Templos ornados con las pinturas de Rafael y de Caravaggio, las estatuas de Miguel Ángel y de Bernini y los baldaquinos y baptisterios nacidos de la creatividad de tantos otros maestros del Renacimiento se transforman a diario en obligados recorridos turísticos. Allí se habla, se grita, se gesticula, se comenta, se filma, se sacan fotos y se camina de un lado al otro al compás de los guías. Sería impensable, en cambio, que espectáculo de semejante naturaleza ocurriese en una mezquita.

Por de pronto habrá que olvidarse, salvo en contadísimas excepciones, de las faldas cortas, las máquinas fotográficas, las filmadoras, los teléfonos portátiles y, sobre todo, de esas largas procesiones encabezadas por supuestos especialistas en la materia, puestos en ese lugar por alguna de las innumerables agencias de viajes que existen en el mundo. Y algo más, desconocido entre nosotros, que en los países islámicos se respeta a rajatabla: lo divino es inviolable. Así como en las mezquitas abiertas al turismo se cuidan las formas de manera estrictísima, así también se castiga la blasfemia en forma brutal.

Para los humoristas políticos de Charlie Hebdo la religión no era cosa muy distinta de la sociología, las matemáticas, la gastronomía, el deporte, la publicidad o el erotismo. Es lógico, pues, que la tomaran a risa y no aceptasen poner límite a sus pullas e improperios levantados a expensas de Mahoma. Ateos confesos en su inmensa mayoría, no es que despreciasen la religión del islam como que la trataban a la manera de una superchería peligrosa e intentaban combatirla mediante el sarcasmo. En esto seguían una tradición que los había convertido en celebridades: la de ridiculizar a sus oponentes.

Lo que no percibieron en su verdadera dimensión -y si lo hicieron, no adoptaron, en todo caso, las debidas precauciones- es que Mahoma no era lo mismo que Jesús, Sarkozy, Messi o Woody Allen. Para ellos no había grandes diferencias a la hora de tomarlo como objeto de burla y seguramente para buena parte de la sociedad francesa tampoco. En este sentido, la libertad carece de límites. Sólo que cuanto para los occidentales es parte del sentido común, para ciertas sectas islámicas es el peor de los pecados. No una idea política antagónica, una concepción de la economía errónea o una variante teológica heterodoxa, sino un insulto al Profeta. Nadie hubiese reparado en los redactores y luego procedido a asesinarlos si éstos hubiesen ensayado una crítica a tal o cual rama del fundamentalismo. Pero meterse con Mahoma entra en una categoría cualitativamente distinta.

Suponer que los responsables de este crimen brutal son un producto de la fallida experiencia de integración llevada a cabo por Francia respecto de los inmigrantes de origen árabe o de las desigualdades de su sistema económico es no entender la profundidad de un fenómeno que tiene menos que ver con las finanzas, programas de ayuda social e inequidad en la distribución del ingreso que con una concepción del mundo, de los valores y de la vida.

Es cierto que no sería legítimo extender las creencias de estos presuntos miembros de Al-Qaeda al resto del universo islámico. Siquiera insinuarlo resultaría un reduccionismo inaudito. Pero no hay que perder de vista que las tres religiones del libro, la católica, la islámica y la judía, han dado lugar en la historia a toda clase de ramificaciones, precisamente por el hecho de que el Corán, la Biblia y el Talmud admiten -conforme se entiendan sus enseñanzas, parábolas, mandamientos y relatos- interpretaciones muy distintas. Eso sí, tratándose de islamitas, las blasfemias siempre resultan peligrosas.

El autor es director de La Nueva Provincia

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.