Suscriptor digital

Las confesiones del Coco Basile: qué pasó en el Mundial ’94 y su salida de la selección en 2008

Crédito: La Capital de Mar del Plata
A los 71 años, confirmó que se retiró como entrenador; brindó una extensa entrevista con varias perlitas para rescatar
(0)
23 de enero de 2015  • 20:27

A los 71 años, Alfio Basile habla y no le tiembla el pulso. Por eso, en una extensa entrevista con el diario La Capital de Mar del Plata, el Coco dejó varias confesiones, además de confirmar que se retiró como entrenador de fútbol. Aquí, lo más destacado.

Su retiro como entrenador

- ¿Por qué eso de decir me retiro del fútbol, Coco?

- Porque sí, porque me cansé. Porque vos en el fútbol tenés que estar con todas las energías. Como dijo una vez Bielsa, y ahora algo parecido ocurrió con Sabella. Si vos no tenés energía no podés trabajar, te tenés que ir. Yo las energías para el campo las perdí. Yo ya no puedo correr a la par de los jugadores como hace el Cholo Simeone. Tenés que entrenar con ellos a la par. No puedo por una razón física directamente…

- ¿Y con entrenadores que lo ayuden?

- Y, pero no es lo mismo. El jugador quiere que vos estés ahí con él. En el campo. Ya me pasó. Yo hice lo que vos me decís. Y no resultó. Ahora tenés que llegarle directo vos, explicarle vos. Por eso no sé cómo hace Bielsa en Francia. Porque él es uno de los grandes entrenadores del mundo. Pero yo no puedo creer que por un traductor un tipo pueda transmitir exactamente lo mismo que quiere. Y estamos hablando de fútbol. Hay términos puramente futbolísticos para el diálogo entre el jugador y el técnico. Tenés que hablarle directo, y vos no sabés lo que te está traduciendo. Es muy difícil. Y lo otro, si no entrenás con ellos, es complicado…Por más que seas un "bocho", que tengas mucho talento, que tengas llegada, presencia, carisma…Pero además tenés que laburar con ellos…

Sobre el Mundial de Estados Unidos 1994: "La FIFA nos sacó"

- ¿Fue uno de los mejores equipos que dirigió Coco (por la selección de la Copa América 2007)?

- Uno de los mejores sí. No el mejor. El del Mundial 94 era mejor. Y antes del Mundial también. Ese que arrancó en la Copa América de Chile en el 91, no te olvidés que llegamos a 33 partidos invictos y le ganábamos a todos y en todos lados. Nunca ponía reparo sobre dónde teníamos que jugar y con quién. Porque yo sabía que tenía un cuadrazo. Yo sabía lo que tenía. Y la desgracia que me pasó después. Me tocó. A otros les toca la varita al revés y salen campeones. Yo estaba convencido de que nosotros éramos campeones. Es jodido decir esto en fútbol pero yo tenía una fe enorme de que éramos campeones del mundo. Yo tenía la sensación de que "con este equipo le gano a todos, somos campeones del mundo".

- Los que vivimos eso allí, en Dallas, con lo que pasó con Diego, comprobamos que el equipo se destruyó anímicamente, más aun que en lo futbolístico...

- Sí.....Sí, además nos cambió el panorama, en 72 horas tuvimos que ir a jugar a otro hemisferio, dejamos Boston. Se nos desgarró Caniggia también. Sin Maradona y sin Caniggia, más el golpe, más la seguridad de que la FIFA nos quiso echar, nos destruyó. Sabíamos que éramos boleta.

- A la luz de lo que pasó, con esa experiencia, si tuviera que vivirla otra vez, ¿usted hubiera hecho algo diferente en ese Mundial?

- Es que nos tomó de sorpresa. Hay cosas que las sabe poca gente...Nosotros estábamos en todo el detalle. Nosotros llegamos un 4 de junio, jugábamos el 19. Veníamos de jugar un amistoso en Zagreb. Llegamos temprano para estar primeros, para que este todo bien. Y sin decir nada, el lunes previo a la apertura del Mundial todos se levantaron en ayunas y los llevamos a Harvard para el chequeo de todos. Salió 10 puntos. Si hubiese algo, habría saltado antes. El doctor me dijo "Coco, cero kilómetro todos los jugadores, nadie tiene nada". Es jodido todo...No quiero hablar mucho del tema porque no quiero que me tilden de vigilante a esta altura de la vida. Ya pasó, y me la comí. Pero lo sufrí muchísimo.

- Nosotros ya en Los Angeles, después que el jefe médico de la FIFA había dictaminado cóctel de drogas en Dallas, pudimos hablar con los bioquímicos que tomaron la prueba del dóping, un chileno y un español. Y ellos mismos, en nota que hicimos para LA CAPITAL, desmintieron a su jefe porque dijeron que "no hubo cóctel de drogas", sino la metabolización de la pseudoefedrina del medicamento que tomó Diego, una metabolización en cinco formas diferentes de efedrina.... Esto abona la teoría de que la FIFA quería sacar a Maradona y la Selección...

- Sí, sí, no tengas dudas...Claro, eso de los bioquímicos ya en la UCA. A mí también me mandaron el informe. Me acuerdo que decía "Coach...metabolitos". Sí, sí, yo estoy convencido de que nos sacó la FIFA. Era el último Mundial de Havelange y el tipo, antes de retirarse, se quería ir campeón mundial. Y cuando nos vieron jugar a nosotros otra vez dijeron "con estos tenemos que hacer algo". ¿Vos te creés que lo de Maradona fue fruto de la casualidad? Yo no me la como esa. Después que vino esa toma de mierda, cuando Diego vino a gritarle el gol a Grecia a la cámara, estos dijeron: "¿este que tiene?, se los comió a todos en el minuto 94". "Estos salen campeones otra vez", seguro dijeron. Esa es mi intuición y mi olfato. La FIFA es difícil...Además teníamos el antecedente del español Calderé, que había tomado lo mismo y solo le dieron una fecha, efedrina. Me acuerdo que me llamó Julio (Grondona) y me dijo "Coco, ni vengas a hacer ninguna defensa porque nos quieren sacar del Mundial; Maradona ya está retirado del Mundial y si seguimos jodiendo nos sacan a todos". Se nos vino el mundo abajo. A las 10 de la mañana teníamos que ir a hacer la defensa con el doctor Ugalde y Julio nos paró y nos dijo que ni vayamos. Y nos dio la orden de que teníamos que sacarlo de la delegación, como hicieron con Luis Suárez ahora. No podía ni convivir con nosotros. Porque si no cumplíamos, nos suspendían para el próximo Mundial.

Sobre su salida de la selección en 2007: "Si mandaba a alguien a los Juegos Olímpicos, por ahí seguíamos"

- Mirá, yo me equivoqué en una cosa. Yo efectivamente no tenía que ir a los Juegos Olímpicos (de Beijing 2008, en los que la Argentina ganó el oro). Yo le dije a Julio (Grondona) y a Batista: Yo no dirijo más equipos que no sea la Selección mayor. Porque ya había tenido un problema cuando al juvenil lo dirigió Mostaza (Merlo). El problema es que nosotros teníamos como 70 jugadores en Ezeiza y era un quilombo. Entonces esta vez dije que nos íbamos a dedicar a una sola cosa. Nosotros somos sólo responsables de la Selección mayor. Por eso dije que no iba a dirigir al equipo cuando llegaran los Juegos Olímpicos. Pero en realidad, yo le dije a "Checho", "este es el equipo nuestro". Porque era así en realidad, era nuestro equipo. Con Riquelme... Pero yo digo que ahí, en esa decisión, me equivoqué en una cosa, en no mandarlo al Ruso (Jorge) Ribolzi. Yo tenía que haberlo mandado al Ruso Ribolzi. Yo pensé que así lo cuidaba, porque nos podía ir mal y si eso pasaba después me iban a cuestionar a mi colaborador. Eramos grandes candidatos pero uno no sabe si va a ganar. La verdad, pensé demasiado. Yo tenía que haber mandado al Ruso Ribolzi a dirigir ahí, y entonces sí a lo mejor seguíamos todos por mucho tiempo más...

- Con el Ruso no le hacían "la cama"...

- Seguíamos, por ahí seguíamos. Es la verdad...

- ¿Usted siente que ahí se armó algo? (Nota de R: cuando fue Maradona a Beijing)

- Sí...Pero no puedo hablar. Yo sé todo. Pero me la comí. No puedo hablar. Me lo llevo a la tumba. Horacio (Pagani) está todo el tiempo conmigo y tampoco se lo digo...Pero él ya te habrá contado. Todos se imaginan todo. Tan boludos ustedes no son...¿Por qué me voy a ir yo? ¿Porque como vidrio? Noooo...Ya está. Yo siempre sé cuando me tengo que ir, y cuando a mí me hacen una jugada mala no hay retorno...

- Pero si ustedes dirigían en los Juegos Olímpicos...

- Seee, seguro seguíamos. Si era el equipo nuestro. Y fue el Checho y hablé con él y le di toda la confianza...

- El problema no fue Checho...

- Noooo...El Checho nada que ver...

- El problema fue otro. Otra persona y otras personas...

- Seeee...Dejalo así.

- Y volvemos a lo de la cuestión cultural, lo de los pibes...

- Si, sí, porque yo soy de esta cultura también. Por ahí a otro para que deje la Selección hay que pegarle un balazo. Me mandé una cagada, con eso del Ruso a los Olímpicos, después vi algo que no me gustó y me fui. Ya me iba a ir antes del último partido. Nosotros habíamos jugado tres días antes contra Uruguay en la cancha de River, dónde insólitamente lo amonestaron a Román (Riquelme) por jugar rápido y ¡íbamos ganando!. Vos te crees que soy pelotudo yo... Y también suspendieron a Tevez. Ese día debutó Bergessio. Yo ya sabía que me iba después de Chile, ganando o perdiendo, no pasó por el resultado. Solo dos sabíamos que nos íbamos. Ni el resto del cuerpo técnico sabía. Y me fui por todo lo que se fue gestando, por todo lo que yo sabía. Porque yo le digo a ustedes los periodistas, "ustedes tienen alcahuetes". Y se reservan, por lógica, como debe ser, la fuente. Y nosotros tenemos tantos o más fuentes que ustedes. Los entrenadores tenemos más alcahuetes que ustedes... ¿Lo sabés no? ¿Estás convencido vos también de eso?

- Sí claro, al técnico siempre le van al oído...

- Pero mirá que hay tipos que no eh...Que se creen que porque son periodistas saben más que nosotros. Nosotros no tenemos menos alcahuetes que ustedes. Cuando uno sabe, sabe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?