Siguen los estudios para confirmar si los restos son de Cervantes

Tras el hallazgo del ataúd con las iniciales MC, los científicos analizan otras sepulturas de la cripta de la iglesia en Madrid
(0)
27 de enero de 2015  

MADRID.- Los investigadores que buscan los restos del escritor español Miguel de Cervantes, padre del Quijote, encontraron un ataúd con la inscripción M.C., aunque, pese a la esperanza, ayer advertían que todavía no se puede asegurar que sea el féretro del literato.

El equipo de científicos que busca los restos del principal autor español de todos los tiempos en la cripta de la iglesia del Convento de San Ildefonso de las Madres Trinitarias, en el centro de Madrid, encontró este fin de semana unos fragmentos de tabla con una inscripción que disparó las ilusiones.

En uno de los nichos "han aparecido unos restos que son de féretros, maderas, piedras, algunos fragmentos de hueso, y efectivamente uno de los fragmentos de tabla de uno de los féretros tiene con unas tachuelas las letras M.C.", relató el médico y antropólogo forense de la Sociedad Científica Aranzadi, Francisco Etxeberria, en una rueda de prensa.

No obstante, trató de controlar la euforia, recordando que todavía hay mucho trabajo por hacer. "Puede ser muy interesante las dos letras", pero "en el plano antropológico no tenemos ningún avance", insistió Etxeberria, director del equipo que examina los restos de esqueletos que se van encontrando.

"Encontrar las tachuelas fue muy impresionante", afirmó Almudena García Rubio, jefa del proyecto arqueológico de la búsqueda. Aunque advirtió: "Lo que vimos en el nicho es que los restos están bastante descompuestos y son restos de varias personas".

García Rubio indicó que en la cripta hay un mínimo de siete sepulturas y hasta el momento sólo se han abierto las dos primeras. "Por ahorsa no se contempla hacer pruebas de ADN. El primer paso es el estudio osteológico de los restos", añadió.

Los investigadores se encontraron con la dificultad añadida de que en los nichos hay más enterramientos de los que esperaban.

"Lo que pensábamos antes de empezar es que aquí había pocos enterramientos, pero lo que estamos viendo después de tres días es que hay muchos, esto ha estado en uso mucho tiempo", señaló García a la prensa.

Los científicos buscan "un esqueleto de varón, de unos 70 años, que tenga seis o menos dientes en la boca y por supuesto con las lesiones en el antebrazo y la mano izquierda, que se describen, no como una amputación, sino como un brazo no funcional como consecuencia de esas heridas" sufridas por Cervantes en la batalla de Lepanto, afirmaba Etxeberria, unos días antes de que se iniciaran los trabajos de búsqueda.

Etxeberria aseguró a la prensa ayer que ya descartaron unos restos que no se correspondían con la edad de Cervantes, y señaló que también se encontraron restos óseos que habrían pertenecido a niños y a mujeres.

La búsqueda de los restos de Cervantes se inició en abril del año pasado con un equipo de 30 especialistas, liderado por Etxeberria, que ha participado en exhumaciones de víctimas de la Guerra Civil de España y en la del poeta chileno Pablo Neruda.

Durante tres días se tomaron muestras del suelo, de las paredes y de una cripta del convento, cerrada desde 1955 y ubicada bajo el sueño. Hace unos días se efectuó una prospección geofísica mediante georradar en el suelo del habitáculo con termografía infrarroja y fotografía infrarroja en los parámetros verticales y horizontales, gracias a lo que se detectó entre cuatro y ocho nuevos enterramientos.

El interior del convento se ha convertido en un laboratorio, donde una veintena de científicos vestidos con trajes especiales y mascarillas extraen restos óseos del sepulcro y los analizan.

También se hallaron tejas, arena, restos de ladrillos y otras tablas de madera.

El historiador Fernando de Prado se muestra convencido de que los restos de Cervantes están en la iglesia de las Trinitarias, donde fue enterrado el 23 de abril de 1616.

"Don Miguel se enterró aquí, no ha salido y los enterramientos que hay aquí son habas contadas; el 95 por ciento de todos los enterramientos están en la cripta, comprobando los que están ahí se pueden eliminar todos esos y si no están ahí, tienen que ser los otros", dijo De Prado en referencia a otros posibles lugares de enterramiento en la iglesia.

"Cervantes está ahí y aparecerá, cuándo, no lo sé, hay que dejar trabajar a los antropólogos", insistió el historiador. Dos placas, una colocada en 1870 por la Real Academia Española en el interior de la iglesia y otra en el interior, afirman que allí se encuentra el gran escritor español.

Nacido en 1547 en Alcalá de Henares, cerca de Madrid, el escritor vivió sus últimos años en el barrio madrileño conocido ahora como de Las Letras, donde habitaron escritores como Lope de Vega y los dos grandes rivales literarios del Siglo de Oro, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora.

Murió el 22 de abril de 1616 y fue enterrado en la iglesia del Convento de San Ildefonso de las Madres Trinitarias el 23, fecha que ha quedado como la oficial de su muerte, dado que en esa época se consignaba el entierro como fecha de la muerte.

"Mucha tranquilidad"

  • El convento de las Trinitarias Descalzas alberga a 12 monjas de clausura ancianas. La madre superiora, sor Amanda de Jesús, cuenta que las religiosas viven "con mucha tranquilidad" el proceso de búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes.
  • "A la iglesia vienen ya muchos grupos", indicó ayer al destacar que el convento, donde fue enterrado el autor del Quijote en 1616, "figura en las guías turísticas". Fundado en 1612, está situado en el barrio de las Letras, en pleno centro de Madrid. En uno de sus muros hay una placa conmemorativa de Cervantes.
  • El templo puede visitarse todos los días de la semana. La religiosa responsable del convento aclaró que si se identificaran los restos de Cervantes y se decidiera que permanezcan allí, las monjas no serían las encargadas de gestionar las visitas. Tampoco pondrían trabas para que eso suceda, pero la decisión tendrá que tomarla el arzobispado de Madrid.

Agencias AFP, DPA, EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?