Suscriptor digital

Condena a un científico argentino por espiar

Intentó pasar datos nucleares secretos a un supuesto agente venezolano
(0)
29 de enero de 2015  

WASHINGTON (De nuestra corresponsal).- Su castellano tiene, todavía, un dejo de acento del norte de nuestro país, del que se fue hace mucho, antes de que su vida diera la extraña vuelta por la que ahora terminará preso por intentar robarse secretos nucleares de los Estados Unidos para pasárselos a un supuesto agente venezolano.

"Soy inocente", juró el científico argentino-norteamericano Pedro Leonardo Mascheroni, cuando, hace cinco años, dio su versión de los hechos a LA NACION. Lo hizo en una comunicación telefónica desde su casa, en California, en ese momento, dada vuelta por los agentes del FBI, "Me revisaron todo y se llevaron de todo", protestó.

Pero, ante la evidencia, terminó por declararse culpable de los cargos que se le imputaban. Entre ellos, intento de robo de información confidencial para pasarla a un país extranjero. Y un tribunal federal le dio ayer cinco años de cárcel y tres de libertad condicional. Su mujer, Roxby Mascheroni, fue condenada a un año y un día de prisión por conspiración, tras haber admitido su participación en la trama.

Mascheroni intentó vender información nuclear reservada a un supuesto agente venezolano. Parte de los datos sustraídos del laboratorio nuclear de Los Álamos, uno de los más importantes del país y donde él trabajaba, podía ayudar a construir una bomba atómica.

En medio, hubo una trama de celos y postergaciones en cuestiones laborales. Todo ello, mezclado con una supuesta "posición crítica" hacia la industria atómica en este país. "No podemos permitir que se incumpla la promesa de confidencialidad a la hora de proteger información sobre material bélico nuclear", dijo el fiscal John Carlin.

Mascheroni tiene 79 años, su mujer, 71. Pero difícilmente zafen de cumplir parte de su condena tras las rejas. Más allá de lo que se propuso, los investigadores determinaron que, entre sus objetivos figuraba cobrar dinero para colaborar, a cambio, en el supuesto desarrollo bélico nuclear de Venezuela, de modo de dejar al país en posición de convertirse en una "potencia" en la materia.

Antes de dar ese giro en su vida, Mascheroni había trabajado en la división de diseño de armas nucleares del laboratorio norteamericano. Pero su historia terminó mal: fue despedido en 1988. Poco después, comenzaron los escarceos para una venta de información.

Es, aún hoy, un hábil vendedor. Capaz de argumentar durante horas para mostrarse como un patriota, incapaz de violar compromiso alguno. Desde hace dos años, sin embargo, cuando aceptó su culpabilidad, sabía ya que sus días terminarían en la cárcel.

Pedro mascheroni

Científico

El científico, de 79 años, nació en la Argentina, pero tiene pasaporte estadounidense. Trabajó en el Laboratorio Nacional de Los Álamos entre 1979 y 1988

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?