Subas de hasta 60% en útiles escolares

El aumento promedio es del 42%; los manuales, aún sin precio
Denise Rabin
(0)
8 de febrero de 2015  

Salvo por el papel glacé, que bajó 30%, la canasta escolar de este año podría ser un duro golpe al bolsillo de las familias. Útiles, uniformes, manuales, libros y transportes escolares, entre otros ítem, superarán la inflación de 2014, cuya estimación privada fue de 41%. El aumento promedio de la canasta escolar -sin incluir vestimenta- es del 42%, pero cuando se revisa la lista de útiles, algunos presentan incrementos de más del 60%.

"Una compra básica inicial que incluya mochila, guardapolvo y zapatillas de lona, además de la canasta de útiles, llega a $ 918 e implica un aumento de 77,8% en relación con la misma canasta del año pasado", expresó Fernando Blanco Muiño, presidente de la Unión de Consumidores de Argentina. Esa estimación no contempla la canasta escolar de Precios Cuidados, dado que esa iniciativa oficial, impulsada en los últimos años por el gobierno nacional, aún no se dio a conocer.

Fuente: LA NACION

Al momento de llenar la cartuchera, los bolígrafos azules y negros subieron casi un 43% pasando de $ 3,50 a $ 5. El lápiz de grafito pasó de $ 2,10 a $ 4, prácticamente duplicando su valor, y la goma de borrar (de $ 3,50 a $ 5) y el sacapuntas (de $ 5,50 a $ 9) aumentaron un 42 y 63%, respectivamente. Los resaltadores también subieron su precio el 32%, pasando de $ 12 a $ 16, mientras que la tijera de $ 9,50 a $ 15 con un incremento superior al 57%. Por su parte, los adhesivos vinílicos pasaron de $ 4,50 a $ 6,40 (42% más) y las reglas de 20 cm de $ 2,80 a $ 4,50 (más de 60%).

Con respecto a las opciones en cuadernos, los forrados y de tapa dura de 48 hojas que el año pasado se conseguían a $ 23, ahora están alrededor de los $ 29, un 26% más caros. Las clásicas carpetas escolares de tres anillos y fibra negra subieron más de un 71%, pasando de $ 14 a $ 25. Los repuestos de 96 hojas para estas carpetas están entre $ 32 y $ 39 mientras que los de 480 hojas ascienden a $ 155.

En cuanto a las mochilas, se ofrecen diferentes diseños, medidas y calidades, cuyos precios oscilan entre los $ 100 y $ 800, registrando un aumento promedio del 30% en relación con el año anterior, según confirmó la ONG Consumidores Libres, que realizó un relevamiento en distintos negocios minoristas de la ciudad de Buenos Aires. Eso sí, si el objetivo es comprar una mochila con personajes, por ejemplo, de Barbie, Princesas de Disney, Hello Kity, Violetta, Cars, Spiderman o los Minions, los precios sin duda se disparan y superan en varios casos más de $1 000, mientras que las cartucheras alcanzan hasta $ 250.

Con respecto a los uniformes, un pantalón gris se consigue a $ 270 y una pollera, a $ 140, mientras que una camisa o una chomba rondan los $ 149 y $ 119, respectivamente; un sweater, $ 149, o un polar, $ 189, y los zapatos a partir de $ 390, haciendo un total que va entre $ 798 y $ 968.

Armar un conjunto de ropa deportiva sale, por lo menos, $ 750, compuesto por una remera ($ 99), un buzo (entre $ 99 y $ 220), un pantalón (entre $ 110 y $ 230), medias deportivas (entre $ 40 y $ 70) y zapatillas (a partir de $ 400). Por su parte, los guardapolvos, que el año pasado se adquirían entre $ 49 y $174, hoy se consiguen entre $ 199 y $ 259.

En cuanto a los materiales de estudio, desde la editorial Aique informaron que los libros de textos escolares que editan van desde los $ 110 hasta $ 300 y, en relación con los libros en inglés, según informaron desde Kel, distribuidora argentina de material en ese idioma, los libros sufrieron un aumento del 30% en comparación con febrero de 2014. Ahora, algunos student's books se consiguen a partir de $ 280 para la primaria y $ 370 para la secundaria. Por otra parte el diccionario inglés -español, que es de los componentes más solicitados, se consigue a $ 149. Las editoriales Santillana y Estrada, las principales proveedoras de textos escolares, dijeron a LA NACION que aún no definieron los precios de los materiales. En tanto, en varias librerías consultadas confirmaron que hasta que las editoriales no definan los precios no tendrán stock para proveer los títulos solicitados por las escuelas. Por el momento, comercializan los ejemplares remanentes del año anterior.

Finalmente, e ingresando ya en la categoría de transporte, desde la Asociación de Propietarios de Ómnibus, Escolares, Turismo y Afines expresaron que los precios de los traslados en combis de los chicos se incrementarán entre un 20 y 25%.

Ideas para ahorrar

El ingenio y la creatividad de los padres redoblan sus esfuerzos al momento de adquirir productos de calidad, pero al menor precio posible. "Los útiles no son un gasto, son una inversión, porque si no invertimos en educación no hay manera de tener mejores generaciones de argentinos", comentó Daniel Iglesias López, presidente de la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (Capla). Entre los consejos para no gastar de más, recomienda a los padres asesorarse con libreros de barrio para realizar una compra inteligente. "Además, es preferible no ir con los chicos a hacer las compras porque en la góndola deciden las criaturas y no los padres. Lo importante es comprar lo adecuado para cada etapa escolar y lo que el chico realmente necesita", agregó. Por eso, y sobre todo en los últimos años, se fueron generando nuevos patrones de comportamiento a la hora de comprar los elementos necesarios para el comienzo de las clases. Algunas de las tendencias más usuales son:

  • Compras en Internet: tanto de objetos nuevos o incluso algunos usados. En varios sitios especializados en ventas en línea se pueden adquirir todo tipo de útiles, pero, además, también se pueden encontrar canastas prediseñadas con 9, 10 o 12 productos, que incluyen en general cuaderno, marcadores, lápices de color y negro, bloc de notas, lapicera, tijera y goma, entre otros ítems, y que rondan entre $ 160 y $ 300.
  • Compras comunitarias: otra tendencia es la que ponen en práctica algunos padres que juntos elaboran un listado en común y concurren a un vendedor mayorista de útiles escolares. También hay algunas editoriales que buscan estimular con descuentos de entre 10% y 15% en compras al por mayor.
  • Descuentos especiales y facilidades de pago: la clave reside en estar atento a las promociones, ya que muchas cadenas de supermercados o librerías ofrecen descuentos y promociones en estas fechas. Las tarjetas de crédito también brindan beneficios exclusivos o cuotas sin interés en algunos negocios.
  • Comprar fuera de temporada: ¡para tener en cuenta a fin de este año! Los más precavidos se adelantan y compran los útiles predecibles, es decir, los que se repiten todos los años, como biromes, cuadernos o lápices, durante noviembre, antes de las Fiestas y las vacaciones. En general, por esta fecha se logra evitar los aumentos que en general sufren los mismos productos entre fines de enero y principios de febrero.
  • Sondeo de precios: comprar todo en un solo lugar es cómodo aunque no siempre más económico. Por eso, muchos padres realizan sondeos por sus zonas de referencia en busca de los mejores precios y también para poder comparar entre varias opciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?