Suscriptor digital

El dueño de los aplausos

Battaglia, la figura entre los pibes: "podemos jugar en la primera de Boca", dijo.
(0)
22 de mayo de 2000  

No hubo miedo escénico. Sí hubo mucha presión, pero no se sintieron afectados. Los pibes se pusieron el overol y salieron a dar la cara por Boca, que piensa más en la Copa Libertadores que en el torneo local. Debían ganar para mantenerse cerca de River, a tres unidades, y lo hicieron. Pese al descreimiento de mucha gente, los juveniles lo hicieron.

"Le demostramos a muchas personas que los pibes pueden jugar y hacerlo muy bien. Podemos jugar en la primera de Boca. No hay que hablar por hablar antes del partido", señaló Sebastián Battaglia.

El juvenil mediocampista, de 20 años, se destacó por sobre el resto. Volvió a mostrar sus dotes de Mauricio Serna -no por nada sus compañeros le dicen Chichito- y, como dicen en los potreros, la descosió. Pero eso no fue todo. En el segundo tiempo, el pibe oriundo de Santa Fe tuvo un ratito para vestirse de Juan Román Riquelme -preservado por Carlos Bianchi para la Copa Libertadores- y dejar a Antonio Barijho de cara a José María Buljubasich para que conquistara el 2 a 0 final.

"Me agarró un ataque de habilidad. Acá el que sabe más es Riquelme. Yo me dedico a hacer lo mío y por suerte las cosas me están saliendo muy bien", señaló Battaglia.

Boca no le pierde pisada a River. Las posibilidades para quedarse con el título continúan intactas, aunque la Copa Libertadores lo seduce mucho más.

"Sabemos que Bianchi dijo que la prioridad es la Libertadores, pero los chicos vinimos a romperla, a dar nuestro granito de arena. Salimos a ganar para que River no nos sacara seis puntos de diferencia y lo conseguimos", concluyó Battaglia.

Fue un día de estrenos. Y muy auspiciosos. José María Calvo, de 18 años, Gustavo Pinto, de 20 años, y Matías Arce, 20 años, realizaron su debut oficial con el pie derecho.

"Estaba ansioso, pero no me temblaron las piernas. Este día no me lo voy a olvidar más, porque debutar es lindo cuando lo hacés con una victoria", comentó Calvo, conocido en la pensión xeneize como Pampa, a pesar de que nació en Quenumá, Buenos Aires, un pueblo de 1000 habitantes que queda a 20 kilómetros de La Pampa.

Arce, alias el Loco o la Hiena -por su risa-, llegó a Boca en 1996 desde Estación Clucellas, un pueblo cerca de Sastre, Santa Fe. Un volante con pinta de crack. "No esperaba tener una actuación así. Bianchi me dijo que me haga cargo de todos los tiros libres y que estemos tranquilos, más allá del resultado. Me voy contento, aunque me quedé con las ganas de patear el penal", dijo.

Pinto, o el Chavo, está en Boca desde los nueve años y ayer cumplió su sueño. "Estoy muy conforme con el debut. Más allá de haber jugado con un hombre de más, Boca siempre manejó el partido y se llevó una victoria legítima", sostuvo.

Los pibes aprobaron el examen y le dieron más vida a Boca en el torneo Clausura. Ahora, Bianchi puede pensar tranquilo en River y en la Copa Libertadores.

Latorre fue insultado por la gente

"Nos ganaron bien"

Me duele que después de haber hecho tantos goles con la camiseta de Boca la gente me haya insultado tanto. Pero bueno, si bien tuve algunas actitudes fuera de lugar, pensé que el tema estaba superado." Así, Diego Latorre se despedía de la Bombonera tras la derrota con Boca, uno de sus ex clubes.

Serio, el volante de Central hizo un autocrítica sobre el funcionamiento del equipo. "Jugamos muy mal, no hicimos nada de lo que pretendíamos y nos ganaron bien. Claro que la expulsión de Quiroga nos complicó todo. El árbitro estuvo mal y eso fue determinante en el resultado", remarcó el Latorre, frase que se repitió en todos los jugadores del equipo que dirige Edgardo Bauza.

"Ahora hay que tratar de terminar el campeonato de la mejor manera, porque ya quedamos lejos de la pelea. Estuvo mal expulsado Quiroga y a partir de allí cambiaron todo los planes de Central", comentó Juan Antonio Pizzi.

El defensor Ricardo Canals fue aún más duro: "El árbitro nos expulsó mal a un jugador y después cobró un penal en contra muy dudoso. ¿Si éste fue nuestro peor partido? No lo sé, porque venimos parejito...", comentó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?