Alemania vs. Grecia, una enemistad marcada por la historia

Atenas exigió a Berlín un resarcimiento por daños de la Segunda Guerra; sería la mitad de la deuda
Luisa Corradini
(0)
15 de febrero de 2015  

PARÍS.- Es el otro gran tema de tensión entre Grecia y Alemania. Si Angela Merkel persiste en exigir que el nuevo gobierno de Atenas pague su deuda, los griegos exigirán el pago de las reparaciones de guerra pendientes. Para mostrar sus dientes, el gobierno que dirige Alexis Tsipras presentó el martes pasado a Berlín un pedido formal de indemnización por los cuatro años ,que la Wehrmacht ocupó Grecia entre 1941 y fines de 1944. La factura se elevaría a 162.000 millones de euros. Es decir, más de la mitad de la actual deuda pública griega (315.000 millones).

"Existe una obligación moral ante nuestro pueblo, ante la historia, ante todos los pueblos europeos que combatieron y dieron su sangre contra el nazismo, una obligación histórica de reclamar a Alemania esas indemnizaciones de guerra", dijo el nuevo premier griego, Alexis Tsipras, el domingo pasado.

Para Alemania, sin embargo, el caso está cerrado. La cuestión, calificada de "jurídicamente injustificada" por Berlín, tiene el mérito de colocar la crisis de la deuda que atraviesa Europa en una perspectiva histórica. Denunciados como irresponsables, excedidos por el diktat alemán, cada vez son más numerosos los griegos que recuerdan a Alemania sus errores del pasado.

El 6 de abril de 1941, la Wehrmacht invadió Grecia. Hitler se había cansado de ver cómo su aliado Mussolini no conseguía dominar al ejército griego, que le resistía valientemente desde octubre de 1940. El Führer les haría pagar caro esa desesperada lucha. Comenzó así una durísima ocupación que puso de rodillas al país.

A juicio de los historiadores, Grecia fue el país que más padeció la barbarie nazi durante la Segunda Guerra Mundial, después de Polonia y la Unión Soviética. Una cifra da cuenta de ese drama: durante ese período, unas 300.000 personas habrían muerto de hambre debido a las privaciones impuestas por la ocupación.

Después de la liberación, Alemania fue obligada a compensar materialmente los sufrimientos y las pérdidas humanas que el Tercer Reich infligió a los pueblos ocupados. Como ya entonces Alemania Federal se había convertido en un aliado frente al bloque soviético, Estados Unidos consiguió reducir el monto a la mitad. El objetivo era claro: construir una Alemania fuerte y serena, en vez de asfixiada por las deudas y humillada. Tras largas tergiversaciones, las reparaciones fueron fijadas por un tratado de 1953 y Grecia recibió 58.000 millones de euros.

"A partir de entonces, Alemania vivió una asombroso renacimiento, mientras que el resto de Europa se desangraba tratando de curar las heridas dejadas por la guerra y la ocupación", resume el historiador de economía Albrecht Ritschl, profesor en la London School of Economics.

El problema es que esas compensaciones no tuvieron en cuenta otra deuda fácilmente cuantificable: un préstamo forzado de 476 millones de reichsmarks que el Banco Central de la Grecia ocupada había sido obligado a otorgar a Berlín en 1941, a título de "contribución al esfuerzo de guerra alemán". Un préstamo sin ninguna esperanza de reembolso, que hoy Alemania considera como incluido en las reparaciones pagadas.

"En la práctica, el acuerdo de 1953 liberó a los alemanes de la obligación de reembolsar todas sus deudas de guerra", señala Ritschl. Así y todo, nadie olvida en Europa que el actual campeón de la virtud de la zona euro hizo default cuatro veces durante el siglo XX: en 1918, 1932, 1939 y 1950, según la recopilación de los especialistas de deuda Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff.

Según una evaluación hecha en 2012 por el Tribunal de Cuentas griego, la factura se elevaría hoy a 162.000 millones de euros, la mitad de la deuda pública del país. Esa suma engloba el préstamo forzado (más intereses) y los 108.000 millones de euros que había fijado la Conferencia Internacional de Paz de París para la reparación de daños causados por las tropas nazis.

En Grecia nadie ignora ni olvida que Alemania debe su fabulosa recuperación económica a los favores consentidos por otras naciones.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios