Suscriptor digital

Estafadores estafados: un Goya falso en una cadena de falsedades

Dos hermanos vendieron una supuesta pintura del pintor español a un jeque, que abonó 1,7 millones de francos en billetes fotocopiados
(0)
21 de febrero de 2015  

La historia podría haber sido una novela intrincada o una especie de alegoría moral que admitiría resumirse del siguiente modo: quien fue estafado, estafó y volvió a ser estafado. A los hermanos Jaume y Joan Font les llevará un buen tiempo comprender cuál es la moraleja de sus fallidas peripecias en el mercado del arte, que terminaron al recibir 1,7 millones de francos (equivalentes a 1,1 millones de euros) en billetes fotocopiados a cambio de una falsa pintura de Goya.

La trama se remonta a 2003. Fue entonces cuando los hermanos Font acordaron adquirir por 270.000 euros Retrato de Antonio María Esquivel, un cuadro de 80 por 60 centímetros pintado presuntamente por Goya. Pagaron un anticipo de 20.000 euros al fotógrafo Ramón Calvet, que lo había adquirido en una casa de subastas. Esperaban un certificado de autenticidad. En el contrato de compraventa habían acordado que, en el caso de que el cuadro fuera auténtico, pagarían 250.000 euros más. Aunque Calvet había entregado a los dos hermanos informes que acreditaban la autenticidad, en 2006 la Audiencia de Girona determinó que la obra era falsa.

Lo curioso de toda esta historia es que ningún experto en cuestiones de estilos había confundido jamás el Retrato de Antonio María Esquivel con un Goya auténtico. Como sea, tras un juicio se quedaron con el cuadro, pero sin los 20.000 euros de anticipo. Doce años más tarde, decidieron vengarse.

Jaume y Joan Font parecen haber creído que no sería muy difícil encontrar otro comprador tan incauto e inexperto. Después de todo, si ellos habían sido crédulos, por qué no también otros. Con la misma falsa documentación con la que Calvet los había convencido, entraron en contacto con un jeque árabe que, según el informe publicado por el diario El País, pretendía vender la obra en Asia. Las cosas iban bien, aunque había algunos requisitos, el principal de todos pagarle a un intermediario 300.000 euros en concepto de comisión. Siempre según El País, en diciembre del año pasado quedaron con el misterioso mediador en Turín y pidieron prestado a un empresario amigo esos 300.000 euros. La idea era devolverle 380.000. Viajar aTurín con ese efectivo no era muy prudente y decidieron que el empresario entregaría, en Girona, los 300.000 euros a un enviado por el intermediario. Antes de la Navidad, los hermanos llegaron a Turín con los documentos falsos. Allí el mediador artístico dio por buenos los informes y les entregó los 1,7 millones de francos suizos. Los Font dieron los 300.000 euros al enviado.

Pero los francos suizos del intermediario eran simples fotocopias. Los hermanos se enteraron de ese detalle cuando intentaron depositar el supuesto dinero en un banco de Ginebra. De vuelta a España, la policía los interceptó con los billetes falsos. El hilo de la historia los condujo finalmente al cuadro. El enigma sigue siendo el jeque y el destino de los 300.000 euros. Peripecias de los cazadores cazados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?