La polémica por el cálculo de los que fueron a la marcha

Laura Zommer
(0)
22 de febrero de 2015  

Cincuenta mil personas, según la Policía Federal; 400.000, según la Policía Metropolitana. Enormes diferencias en los cálculos oficiales que hacen difícil saber efectivamente cuánta gente participó en la concentración principal del 18-F, la manifestación silenciosa realizada a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman . Hasta la Presidenta se refirió ayer explícitamente al punto. "La polémica sobre la marcha y el número de la concurrencia merecen un análisis especial", señaló Cristina Kirchner en un texto que publicó ayer.

Hay algunas herramientas para saber cómo se calcula la cantidad de personas que participa en una manifestación. El primer paso es estimar la superficie que ocupa la multitud. En este caso sería de unos 109.000 metros cuadrados, si se tiene en cuenta la mitad de la Plaza de Mayo (ya que el resto estaba vallado y no se podía ingresar); las esquinas completas de Bolívar e Yrigoyen, y Bolívar y Rivadavia; la Avenida de Mayo, Rivadavia e Yrigoyen desde la plaza del Congreso hasta la Plaza de Mayo; las dos cuadras de las diagonales Sáenz Peña y Roca que salen de la plaza, y la avenida 9 de Julio entre Rivadavia e Yrigoyen.

Video

Luego hay que estimar la densidad de la marcha. Sandra Crucianelli, especialista en periodismo de datos, señala que si las personas se encuentran en una marcha comprimida, hay alrededor de cuatro personas por metro cuadrado. Si la marcha es menos compacta, hay dos personas por metro cuadrado, y si es muy dispersa se debe calcular una por cada metro cuadrado. Una posibilidad para medirlo es utilizar fotografías aéreas (éste fue el método que utilizó LA NACION para calcular en 350.000 manifestantes la concurrencia de la marcha).

Es posible que en distintas partes de la marcha las densidades varíen, por lo que hay que tener en cuenta cuál es la concentración en cada lugar. Cerca de la Plaza de Mayo en general la densidad es mayor que la de las calles aledañas. En la marcha del último miércoles, los paraguas que portaban los manifestantes hicieron más difícil la estimación de la densidad.

Otro factor que influye en el cálculo es el movimiento. En ese caso la densidad suele ser menor que con gente parada, aunque de todas maneras puede haber partes muy compactas en las que el movimiento es muy difícil. Este método de estimación, sobre base de la densidad por metro cuadrado, es llamado la fórmula de Jacobs, por el profesor universitario que lo desarrolló en los años 60 en la Universidad de Berkeley en los Estados Unidos.

El cálculo de la Policía Metropolitana, de 400.000 personas, surge de las siguientes premisas, según detalló en una entrevista Ricardo Pedace, el subjefe de la fuerza: había alrededor de cuatro personas por metro cuadrado, que se multiplicó por la cantidad de cuadras (desde Paraná o Luis Sáenz Peña, según del lado en que uno se encontraba de Avenida de Mayo, hasta poder llegar a Hipólito Yrigoyen y Bolívar, aproximadamente 12 cuadras, más las calles aledañas y las partes de la Plaza de Mayo). Luego se tuvo en cuenta una estimación promedio de entre 20.000 y 25.000 personas por cuadra, según Pedace.

La información se obtuvo a través de la imágenes del Centro de Monitoreo Urbano que tiene la Policía Metropolitana.

La fuerzas federales (que incluyen a la Policía Federal, la Gendarmería, la Prefectura y Seguridad Aeroportuaria), por otro lado, utilizan la información recabada por el Centro Unificado de Respuesta Rápida y Entrenamiento, desde donde se monitorea toda la Capital. De acuerdo con esta estimación, de la que no se conoce método, había alrededor de tres mil personas por cuadra, según informó el diario Ámbito Financiero, con lo que llegaron a una estimación de 50.000.

En toda manifestación existen intereses para agrandar o reducir el número de participantes. Los organizadores tienden a exagerar como demostración de fuerza, mientras que del otro lado se intenta minimizar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.