La Legislatura postergó el debut del voto electrónico

Pro logró aprobar un proyecto que lo deja sin efecto para las PASO; se aplicaría en las generales de julio
Jaime Rosemberg
(0)
5 de marzo de 2015  

Primer acto: dirigentes del kirchnerismo en sus distintas vertientes, la CC-ARI, el radicalismo y partidos de centroizquierda critican duramente el proyecto impulsado por el macrismo. Segundo acto: los mismos dirigentes votan de manera afirmativa el proyecto y ayudan a Pro a lograr el objetivo.

La inédita situación, que algunos comparaban ayer con el denominado teatro del absurdo, se dio ayer, en la Legislatura porteña, donde el macrismo logró postergar hasta las generales del 5 de julio la puesta en marcha del sistema de boleta única electrónica, luego de reconocer que "no le daban los tiempos" para las tareas de capacitación de fiscales y público en general imprescindibles para evitar demoras y problemas el día de la votación.

Con 55 votos a favor, 2 en contra (el MST de Alejandro Bodart y el PO de Marcelo Ramal) y una abstención, la norma propuesta por Pro suspende la aplicación de la boleta electrónica para las internas porteñas, previstas para el 26 del mes próximo, donde se utilizará la boleta de papel y las formas que se usan de acuerdo con la ley electoral nacional.

Pese a lograr el objetivo, la bancada macrista debió escuchar, durante una hora y media, una catarata de críticas hacia su jefe, Mauricio Macri, y sus ministros, que en diciembre de 2013 (cuando se aprobó la ley) afirmaban que se trataba de un "paso adelante hacia la transparencia" y la "rapidez" con que se realizarían los escrutinios de allí en más.

"Esta ley es el símbolo de la improvisación. Someten a la sociedad a los vaivenes de la interna electoral", afirmó Aníbal Ibarra (Frente Progresista), en alusión a la disputa entre Horacio Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti por la sucesión de Macri. "Venimos a sacarle las papas del fuego a Pro", agregó Maximiliano Ferraro (CC-ARI). "Estamos ante una verdadera oportunidad perdida", afirmó el radical Hernán Rossi (SUMA), otro de los diputados que después votaron a favor del proyecto.

Dudas y certezas

Otros dirigentes que criticaron el proyecto mostraron sus dudas acerca de la posibilidad de que el 5 de julio, fecha de la elecciones generales en la ciudad, se ponga efectivamente en marcha el nuevo sistema.

"En las elecciones a jefe de gobierno se va a comenzar a utilizar el nuevo sistema", contestó el macrista Helio Rebot, que junto con Francisco Quintana tuvieron la dura tarea de defender la iniciativa. Y adjudicó la "necesidad" del proyecto "a un pedido de la Defensoría del Pueblo, que tenía dudas razonables sobre la posibilidad de que se lentifique el sistema de votación" el día de las elecciones.

"Preferimos postergar su utilización y que salga bien, a implementarlo y que cuando las urnas hablen y elijan a Pro, nos digan que hicimos trampa", desafió el vicepresidente primero de la Legislatura, el macrista Cristian Ritondo, que durante buena parte del debate estuvo fuera del recinto y dejó la tarea de presidir la sesión al kirchnerista Juan Carlos Dante Gullo.

Además de suspender la aplicación de la boleta única electrónica en la próxima interna, el proyecto establece que el gobierno porteño pagará las boletas electorales (fija en 30 centavos de peso lo que recibirá cada agrupación por la boleta completa). Establece que el Tribunal Superior de Justicia estará a cargo de la fiscalización de los comicios a través de los presidentes de mesa, y determina que la boleta de candidatos a comuneros estará "pegada" a la de jefe de gobierno, y no separada, como lo establecía la ley electoral en vigor.

Al margen del sistema que se utilizará, ayer fue otro día ajetreado para los operadores de Pro, que trabajan contra reloj para armar las listas de candidatos a legisladores porteños, mientras se aguarda que Macri le comunique a Diego Santilli, Sergio Bergman y el propio Ritondo que preferiría que no compitan en las internas a jefe de gobierno, y dejar así el camino despejado para la interna entre Larreta y Michetti. Hernán Lombardi, ministro de Cultura y cercano a la senadora, seguía sonando para encabezar la lista, secundada por la actual legisladora Lía Rueda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.