Suscriptor digital

Tecnología que ayuda a la cosecha

Ante un escenario donde podría complicarse la recolección por falta de piso, las empresas de maquinaria agrícola ofrecen alternativas para contratistas y productores; recomendaciones para un equipamiento completo
Fernando Bertello
(0)
7 de marzo de 2015  

SAN NICOLÁS.- Las últimas lluvias, que dejaron zonas anegadas, abrieron las siguientes preguntas: ¿cómo estarán los suelos en el momento de cosecha en un par de semanas más?, ¿qué habrá que hacer si la falta de piso se torna un dolor de cabeza?

En Expoagro 2015, esas preguntas no dejaron de pasar por la cabeza de productores y contratistas.

Se trata de un tema donde afloran miradas distintas. El productor dueño de una máquina se plantea cómo cosecha si se entierra. A su vez, el productor que hace ingresar un equipo de afuera se pregunta qué daño se le hace al suelo. En tanto, el contratista busca resolver cómo cosechar en un campo difícil y continuar luego cosechando en el resto de los campos donde tendrá que trabajar.

En la muestra, las empresas destacaron que tienen alternativas en equipos y una batería de consejos que bien siempre sirven recordar y tener en cuenta.

"Lo primero es disponer de doble tracción. Nosotros en todas las máquinas tenemos la opción para dar la doble tracción", señaló Mauro Valetti, gerente comercial de territorio de Case.

Esta firma tiene dos familias de cosechadoras. La Mid Range y la 230. La primera familia es con máquinas de un tamaño pequeño dentro del segmento VI y VII, con potencias que van de 284 a 330 caballos y plataformas de 30 a 35 pies de corte. Mientras tanto, la serie 230 posee máquinas de 380 a 510 caballos de fuerza y plataformas de 35 a 45 pies.

En una situación con piso demasiado húmedo, el productor analiza quedarse con la familia Mid Range, admiten en la firma.

"Aparte de la doble tracción otro punto a tener en cuenta es el peso de la máquina. Nuestras máquinas tienen 1500 kilos menos que la competencia", afirmó Valetti.

Valetti recomendó también estar atento a la pisada de la máquina. "En esto cobra mayor importancia el uso de duales para que sea más pareja la compactación", dijo.

Según el técnico, con un cabezal draper puede asegurarse además un ingreso homogéneo y constante del material y evitar que el consumo de la máquina no tenga picos.

La irrupción de los draper o cabezales de lona ha sido explosivo en el país. En tres años ya ronda el 70% del mercado.

En John Deere, por ejemplo, venden el 100% con draper. En esta empresa destacan que los compradores vieron los beneficios de un incremento del 15% en el volumen de cosecha por hectárea por día, un ahorro del 10% en el consumo de combustible y un menor desgaste de la máquina. La firma arma drapers en el país.

Equipamiento

Fernán Zampiero, gerente comercial de John Deere, subrayó que el uso de dos rodados duales delanteros es un punto que debe considerarse para equipos que deben trabajar en una condición extrema. Y agregó: "Si la máquina tiene doble tracción trabaja mejor".

Además, remarcó: "Cuanto más liviana vaya la máquina, mejor. Si se mete la tolva llena, pesa más. Hay que evitar ir con la tolva llena. Para la máquina el agua es una condición de trabajo extrema".

En la muestra, John Deere lanzó su nueva Serie S de cosechadoras que fabrica en la Argentina.

En el stand de Metalfor, Rafael Tosco contó que en un año con problemas de piso el productor se vuelca por un equipo liviano.

"Te busca una máquina convencional liviana de 25 pies de corte y buena capacidad de trilla", expresó.

Para este caso, la firma tiene el modelo 1360 Metalfor Araus convencional con rolo acelerador. Sin la carga, la máquina pesa 10 toneladas, menos que las 18 toneladas sin la carga de la axial 1475.

Por otra parte, en la muestra la firma presentó la axial 1775, de 35 pies y 410 caballos.

Otro eslabón que juega en la cosecha es el de las tolvas que transitan por el lote y suman peso.

Para destacar, Cestari presentó, con el diseño de Marco Busalacchi, una tolva de 20.000 litros con polímero rotomoldeado. Pesa 400 kilos menos que un equipo con chapa común.

Si bien los productores que se acercaban al stand enfatizaban que la tolva es más liviana, en la empresa resaltan como característica que se trata de un acoplado dual que puede usarse todo el año. Es decir, no sólo para semilla sino también para fertilizantes. En rigor, al tener polímero no se corroe con fertilizantes. Su piso tiene chapa galvanizada, que tampoco se corroe con fertilizantes.

Tendencias que se afianzan en los equipos

Más grandes

Una tendencia marcada en cosechadoras es hacia equipos cada vez más grandes, con mayor capacidad de trilla, tolvas más grandes y con menor consumo de combustible

Inteligentes

El automatismo en las funciones de la máquina, con pilotos automáticos que ayudan a una mayor precisión no deja de expandirse entre las distintas marcas

Motores eficientes

Los motores buscan acompañar el avance de las máquinas. En este punto, se destacan transmisiones hidráulicas y/o automáticas para trabajar en situaciones difíciles

Axial

En menos de cinco años, este sistema ganó el mercado. La mayor parte de los modelos lo tienen, aunque también persiste el sistema convencional

Duales

La tendencia es hacia neumáticos duales de gran diámetro, pero que también resulten de fácil colocación y luego desmontaje para una situación de transporte

Draper

Los cabezales de lona representan otra clara tendencia. Ya representan el 70% del mercado. Ofrecen mayor volumen de cosecha de una manera uniforme

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?