Los bonos del BCRA sostienen las ganancias de los bancos

Como en los 90, su principal ingreso viene de títulos que coloca la autoridad monetaria para reabsorber los pesos que emite de más
Javier Blanco
(0)
7 de marzo de 2015  

En lo que constituye otra señal de los vicios que acumula el desmembramiento del denominado "modelo económico", las ganancias que obtiene hoy el sistema bancario local ya no derivan principalmente de su actividad crediticia, sino que provienen, como a fines de los 90, de los ingresos por intereses que logran por invertir en bonos de deuda pública.

La diferencia con aquel entonces radica en que, mientras que hacia el final de la convertibilidad el grueso lo obtenían por comprar y cobrar renta de bonos de un Tesoro que recurría periódicamente al mercado para financiar su déficit, ahora la logran de los pagos que regularmente reciben del Banco Central (BCRA) por comprarle los títulos que coloca para quitar de circulación los pesos que emite de más para financiar al Tesoro.

El negocio deriva del festival de bonos al que se ve obligado el BCRA al supeditar el manejo de la política monetaria a las necesidades financieras del fisco. Para paliar el creciente déficit fiscal, el BCRA emite y luego absorbe parte del mismo dinero pagando tasas de interés promedio que van del 26,3 al 30% anual.

"Le presta al Gobierno sin interés y le paga al mercado actualmente más de $ 80.000 millones al año para retirar lo que colocó sin cobrar", explica el economista Jorge Todesca, que considera esta deuda como otro de los "legados" complejos que dejarán al próximo gobierno.

"El año pasado el Central emitió $ 161.500 millones [72% más que en 2013] para financiar el Tesoro. Sin embargo, como se preocupó por reabsorber buena parte de esa liquidez emitiendo Lebacs (por esta vía esterilizó $ 94.600 millones) el ritmo de expansión monetaria se mantuvo por debajo del 20% anual", explicó el consultor Federico Muñoz.

La contracara fue que el stock de Letras y Notas en poder de los bancos alcanzó un nivel récord. "Directamente se duplicó en los últimos 12 meses", apunta Pablo Curat, de Curat, Martínez Larrea & Asociados.

Adicionalmente, como los bancos fueron obligados a desinvertir en bonos del Tesoro en dólares (como parte de las medidas para tratar de evitar corridas cambiarias) las apuestas que hicieron por este tipo de títulos se agudizaron en un contexto en que la demanda de crédito se resintió. Así, mientras sus ingresos por prestar dinero tendieron a moderarse, los aportados por las inversiones financieras se dispararon.

La foto de 2014 y lo que implica

Durante 2014 el sistema bancario obtuvo ganancias de $ 46.000 millones, superiores en un 58% a las del año previo, es decir, tuvo un resultado positivo en términos reales.

Pero la mayor parte de ellas ya no provino de la intermediación financiera y el cobro de comisiones por servicios, sino de la renta cobrada por sus tenencias de deuda pública, en especial, la emitida por el BCRA.

"En 2014 el saldo neto entre intereses ganados y pagados fue de $ 70.000 millones y el del cobro de comisiones sumó otros $ 23.000 millones netos. Crecieron 33,8 y 24,4%, respectivamente en comparación con 2013, es decir, sufrieron contracciones en términos reales", detalló al repasar los números en un reciente informe la consultora Ecolatina.

Por el contrario, su rentabilidad (que había recibido un empujón con la devaluación de enero de 2014) pasó a estar sostenida por las inversiones en títulos, especialmente en los del BCRA, que les reportaron intereses por $ 44.350 millones que más que duplicaron la renta obtenida por esta misma inversión un año antes.

El fenómeno de un sistema sostenido en lo que le paga su controlador preocupa. Al inmovilizar crecientes cantidades de dinero en este tipo de inversiones, los bancos disminuyen su capacidad de dar préstamos.

Ya en la actualidad, si se suman los pases pasivos (colocaciones de corto plazo en el BCRA) y encajes (depósitos obligatorios por cuestiones prudenciales), "se ve que casi la mitad del dinero del que disponen los bancos está depositado en el propio BCRA", alertó M&S Consultores al señalar un problema que se agudiza sólo porque el BCRA arrancó el año duplicando su nivel de asistencia al fisco.

"No es negocio apostar a la devaluación"

El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, dijo que "no están dadas las condiciones" para una devaluación abrupta. "No es negocio apostar a eso", frase que recuerda a "el que apuesta al dólar pierde" del ex ministro Lorenzo Sigaut. Vanoli prometió que se podrá seguir comprando dólares ahorro y que se acotará la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.