La Reserva Federal cambiará su política monetaria expansiva sin sobresaltos

Luis Palma Cané
(0)
8 de marzo de 2015  

Desde que en octubre de 2008 la Fed finalizó el programa de "Relajamiento Monetario" ( Quantitative Easing, QE) , a través del cual cuadruplicó la base monetaria, es mucho lo que se ha especulado respecto de cuándo y en qué forma la autoridad monetaria de los Estados Unidos iniciaría el cambio de su actual política monetaria "expansiva" por una "restrictiva". Esta última incluiría, entre otras medidas, la suba de la tasa de referencia y la disminución de la emisión monetaria generada por el QE.

Para poder realizar un pronóstico en relación con este tema, es necesario primero efectuar un diagnóstico del actual escenario económico y definir su proyección a mediano plazo; así como también analizar las últimas comunicaciones de la Fed. Respecto del primer punto:

  • Ya se ha consolidado la recuperación económica. En efecto, el nivel de actividad continúa expandiéndose a un ritmo razonable, habiendo crecido su PBI en 2014 a una tasa del 2,4%. Para 2015/2016, estimamos crecimientos dentro del rango 2,5% a 3%.
  • El nivel de inflación está aún por debajo del target máximo del 2% anual. En nuestro escenario base, se proyecta que recién en 2016-2017 se llegaría al objetivo
  • Los distintos indicadores del mercado laboral señalan una clara mejoría, con importantes incrementos en la generación de empleo y un razonable descenso en la tasa de desocupación a su nivel actual del 5,7%. Esperamos que continúe la tendencia a la baja, y pronosticamos un nivel de desempleo no mayor al 5,2% para fines del 2016.
  • Respecto de la situación de la economía global, su impacto presenta riesgos balanceados. Desde el punto de vista negativo, se destacan la desaceleración de China, los lentos crecimientos de Japón y la eurozona y un eventual aumento de los actuales conflictos geopolíticos. Sin embargo, es probable que las medidas de estímulo vigentes en la mayoría de los países desarrollados puedan atenuar e, incluso, compensar dichos sucesos.En lo que hace a la posición de la Fed respecto de su objetivo dual de "máximo empleo con estabilidad precios", sus recientes documentos expresan lo siguiente:
  • Si bien la situación del mercado laboral ha mejorado sustancialmente, todavía existe camino por recorrer; en especial en lo que hace a la reducción del empleo part time y a una mejora en los salarios reales.
  • Con respecto a la inflación, la entidad espera que -merced a los futuros aumentos del consumo- los niveles de precios se acerquen gradualmente al objetivo del 2% anual.
  • Teniendo en cuenta el análisis macroeconómico efectuado anteriormente, los lineamientos de la futura política monetaria podrían esbozarse de la siguiente manera:
  • La autoridad monetaria respetará a rajatabla su mandato dual de "maximo empleo con estabilidad de precios".
  • La suba de la tasa de referencia -actualmente en 0,25%- se implementaría en forma "paciente", sin un cronograma predeterminado y sólo en función de la marcha de la economía; especialmente en lo que respecta a los objetivos mencionados en el punto anterior.
  • A este respecto, es altamente probable que la tasa no se modifique hasta que , al menos, transcurran dos reuniones adicionales del Comité. Sin embargo, no significa que lo haga automáticamente a partir de dicho lapso. Por el contrario, el análisis se hará reunión por reunión.
  • El proceso de endurecimiento de la política monetaria comenzaría por la suba de tasas, que sería gradual y se mantendría por debajo del nivel que el Comité considera normal para el largo plazo (2.5%3.0%) por el tiempo necesario para consolidar el mercado laboral.
  • A posteriori de comenzado el sendero de suba, se iniciaría el proceso de disminución de la tenencia de activos generados por el QE.

A nuestro juicio, las conclusiones son bien claras:

  • En el proceso de endurecimiento de la política monetaria, la Fed actuará de una manera prudente. En efecto, preferirá una demora y un exceso de gradualismo en las medidas a tomar antes que poner en peligro el crecimiento, la generación de empleo y la consecución del target del orden del 2% anual para la inflación.
  • En consecuencia, si se mantienen las condiciones y tendencias actuales, estimamos que la entidad comenzaría a modificar la tasa de referencia en algún momento del segundo semestre del corriente año. Si -tal como esperamos- éste fuera el caso, hacia diciembre de este año la tasa de referencia alcanzaría un valor del orden del 0,5% y a fines del 2016,un rango de 1,5%/2.0%
  • Respecto de la disminución de su tenencia de bonos, el proceso recién se iniciaría durante el primer semestre de 2016. Estimamos que a lo largo de dicho año la entidad disminuiría dichas posiciones en no más de un 25%.

Una observación final. A fuer de ser reiterativos, aclaramos que todas estas hipótesis están sujetas a la evolución de las principales variables macroeconómicas; en especial los niveles de empleo y de inflación.

El autor es presidente de la consultora Fimades

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.