Científicos en alta mar

Detalles de la llegada del FS Sonne, el buque alemán que compró el Conicet para realizar estudios marinos y submarinos; dudas respecto de quiénes lo tripularán
Emiliano Galli
(0)
10 de marzo de 2015  

Abbey Sea fue nominado agente del armador alemán RF para el buque FS Sonne, el "laboratorio flotante" que el Conicet compró en Alemania para investigaciones científicas en aguas argentinas, y que se encuentra amarrado en la base naval de Mar del Plata.

"Siempre estamos buscando cosas nuevas", comentó al respecto Richard Ker, uno de los socios del diversificado grupo marítimo y naval, especializado en el mercado tramp, pero con incursiones exitosas en el mercado liner, con Nile Dutch, y recientemente en el diseño y construcción de buques graneleros y remolcadores, y que ahora incursiona en el agenciamiento de uno de los research vessels que más servicios científico prestó en los mares del mundo.

Ker despejó dudas respecto del tipo de buque que representan: "Es un buque alemán, cuyo casco es de 1969. Se trata de un pesquero reconvertido en buque de investigación. Pero a bordo tiene más de 20 oficinas-laboratorio de última generación que es lo que, en definitiva, define el precio final", destacó en diálogo con la nacion. El Conicet pagó poco más de 5 millones de euros por el laboratorio flotante.

El FS Sonne fue reconvertido en buque de investigación oceanográfica en 1977, y completamente modernizado por su armador, RF Forschungsschiffahrt, en 1991. Es tripulado por 25 personas y además tiene capacidad de trabajo para 25 científicos.

"El Sonne ha sido históricamente charteado por el armador a distintos gobiernos para actividades de sondeos de plataformas marina y submarina", explicó Ker. No obstante, en su 1,8 millones de millas náuticas navegadas cobijó mayormente equipos de científicos alemanes y franceses, especializados en investigaciones en el Pacífico, desde Sri Lanka (último destino) hasta Chile.

La especialidad del buque es la prospección sísmica, razón por la cual está equipado por distintos tipos de sonares y sondas, equipamiento para el estudio de sedimentos, y una base de datos con información hidrográfica, mapas, y sistemas de observación de suelos, medición de salinidad, entre otros instrumentos.

Asimismo, Ker destacó la innovación en materia comercial que lleva adelante Abbey Sea: "No es un buque común, es como el agenciamiento de los buques para el operativo Unitas, que realizó Silversea en su momento, con el agenciamiento de seis barcos de guerra. En este caso, es un buque que aportará tecnología oceanográfica", amplió, tras concluir: "Fuimos nominados por recomendación de clientes alemanes para el call en la Argentina. Llegó el 31 de enero y está en la base naval de Mar del Plata", amplió Ker.

En tanto, espera que el Conicet nomine los científicos que lo abordarán para cumplir con las tareas de investigación que forman parte, probablemente, del programa Pampa Azul.

La llegada del Sonne generó incertidumbre respecto de qué tipo de tripulantes lo embarcarán. La Liga Naval se hizo eco de la situación y transmitió sus inquietudes. Mañana, Lino Barañao, ministro de Ciencia y Tecnología (bajo cuya órbita funciona el Conicet) recibirá a la Liga Naval. Según trascendió, la institución privada propondrá un esquema de tripulación civil para el Sonne.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.