Cómo Apple pasó del olvido a ser un titán

Con el Apple Watch, su primer producto totalmente nuevo desde 2010,busca consolidar su posición como la empresa de mayor valor en bolsa
Daisuke Wakabayashi
(0)
10 de marzo de 2015  

Fuente: AFP

Apple Inc. presentó este lunes su Apple Watch, el primer producto totalmente nuevo que pone frente a los consumidores desde 2010 con el iPad. Con este lanzamiento, sus acciones subieron 0,4% en el día, para acumular un avance de 68% en los últimos 12 meses y un valor de mercado del orden de los US$737.410 millones.

Al reafirmar su lugar como la compañía de mayor valor bursátil del mundo, una de las cuestiones que más pesan sobre su increíble éxito es si será sostenible conforme Apple se expande hacia nuevos rincones del mundo electrónico.

El mercado de relojes inteligentes como el Apple Watch es todavía incipiente. Varios competidores de nombres establecidos, como Samsung Electronics y LG Electronics, y otros menos conocidos, como Pebble Time y Fitbit, han presentado ofertas con el fin de crear una demanda de dispositivos de vestir, aunque en su mayoría no han logrado ganar impulso.

Apple está tratando de redefinir una categoría de producto con un dispositivo elegante y bien concebido del mismo modo que lo hizo con el iPhone y el iPod, parte del catálogo de innovadores productos que permitieron un crecimiento de una compañía que hace tres lustros era considerada de nicho.

Brian Flanagan y Jim Grossman aún recuerdan una cena a la que asistieron junto a otros gestores de portafolio durante una conferencia organizada por Goldman Sachs a inicios de 2000.

En ese entonces ambos coadministraban una cartera de tecnología para Thrivent Financial, una firma de servicios financieros sin fines de lucro. Grossman había comprado a nombre de la empresa acciones de un fabricante de computadoras que cotizaba en Nasdaq y cuyo precio había repuntado tras la salida forzada de su presidente ejecutivo hacía algunos años. Exhortó al resto de los asistentes a incorporarla a sus portafolios.

Las acciones de Apple se habían duplicado con creces en 1999, superando el desempeño del índice Compuesto Nasdaq. Sin embargo, la recomendación no tuvo una gran acogida y pareció un poco anticuada en un mundo que seguía fascinado con Internet y las tecnologías de comunicación más innovadoras.

"Terminó de esgrimir sus argumentos a favor de Apple y prácticamente se rieron en su cara", cuenta Flanagan, quien ahora gestiona el Thrivent Mid-Cap Core Fund. "Eso fue antes del lanzamiento del iPhone y el iPod. Todos creían que se trataba de una empresa de nicho".

En los 15 años transcurridos desde entonces, Apple se ha transformado en un titán con la mayor capitalización bursátil del mundo y acaba de anunciar la mayor ganancia trimestral de su historia. La cantidad de empleados del fabricante domiciliado en Cupertino, California, se ha multiplicado por 13, mientras que su rentabilidad se ha multiplicado por cien. Apple será incorporada al Promedio Industrial Dow Jones, culminando el ascenso de una compañía que en su momento muchos dieron por muerta y ahora no tiene parangón en los mercados financieros.

La postura de Wall Street respecto de Apple también ha cambiado. La empresa que causaba carcajadas entre los gestores de fondos en 2000 ahora es recomendada como una compra en forma amplia. Hasta el miércoles pasado, 38 analistas de Wall Street aconsejaban comprar la acción y 11 mantenerla.

El ascenso de Apple, no obstante, encierra una moraleja: un inversionista que evaluaba los principales integrantes del Nasdaq en 2000 se habría topado con nombres como los de Microsoft, Intel, Cisco Systems y Oracle, firmas sólidas que registraban ganancias considerables. Los compradores de las acciones de esas empresas, sin embargo, habrían perdido sumas cuantiosas.

Un inversionista que hubiese comprado acciones de Cisco el día de marzo de 2000 en que el Nasdaq alcanzó su máximo, y se hubiese aferrado a ellas todo este tiempo, habría sufrido una pérdida de 53% hasta el viernes medido como retorno total, incluyendo fluctuaciones de precios y dividendos.

El mismo ejercicio, pero con los títulos de Intel en lugar de los de Cisco, habría producido una pérdida de 25%. Microsoft y Oracle, por su parte, habrían producido ganancias de 18% y 10%, respectivamente, muy por debajo del retorno de 98% generado por el índice S&P 500 en el mismo período.

Los analistas resaltan que Apple es muy diferente a los líderes del Nasdaq de hace 15 años. "Apple es la empresa tecnológica que ha hecho el mejor trabajo de definir nuevos mercados, dominar nuevos mercados y hacerlo de una manera rentable", dice Michael Sansoterra, quien gestiona US$1.000 millones como director gerente de Silvant Capital Management, en alusión a la irrupción de Apple en el mercado de smartphones. El inversionista posee acciones de Apple.

La valuación de Apple también es mucho más baja comparada con la de las empresas tecnológicas durante la burbuja de Internet. El precio de la acción de Apple equivale a 17 veces sus ganancias de los últimos 12 meses, frente a 75 veces en el caso de Microsoft en 2000 y 212 en el de Cisco en idéntica fecha.

"Antes, se asumían grandes posiciones en Microsoft e Intel y la idea era no venderlas", recuerda Dan Morgan, gestor de portafolio sénior de Synovus Trust Co., que administra US$10.700 millones. "Existía cierta complacencia en el sentido de que esos nombres eran a prueba de balas", reconoce.

Hoy, el avance del índice Compuesto Nasdaq es impulsado por muchos sectores, aparte de Apple. Las acciones de la cadena de cafeterías Starbucks Corp. han subido 27% y las de la cadena de hipermercados de descuento Costco Wholesale Corp. 33% en los últimos 12 meses. La cotización de Apple se ha disparado 68% en igual lapso, la de Facebook Inc. casi 14% y la de Microsoft 13%.

Morgan, quien en 2000 trabajaba en Noble Capital Management, dice que muchos inversionistas han aprendido la lección tras el colapso de la burbuja punto com. "Ahora dicen: ‘Sí, es espléndido que sigan subiendo, pero hay que estar alerta’".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.