Deuda: piden a Griesa limitar los reclamos de los holdouts

El Gobierno le planteó al juez que no puede pagar todas las demandas de los llamados
Rafael Mathus Ruiz
(0)
19 de marzo de 2015  

NUEVA YORK.- La Argentina le pidió al juez Thomas Griesa que "trace una línea" y rechace la ola de reclamos de los bonistas conocidos como me too, que buscan sumarse al triunfo de la demanda liderada por el fondo buitre NML en la justicia de Estados Unidos.

En un escrito presentado en el tribunal de Griesa, los abogados del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton dijeron que la Argentina "ha sido inundada con reclamos" de holdouts, los bonistas que no participaron de los canjes en 2005 y 2010, que quieren cobrar el 100% del capital e intereses de sus bonos en default.

"No hay duda de que sería imposible para la República efectuar dichos pagos a todos los holdouts, que en conjunto poseen reclamos por más de 15.000 millones de dólares", sentencia el escrito, firmado por Carmine Boccuzzi, uno de los principales abogados de Cleary a cargo del litigio por la deuda argentina.

Ese escrito es una moción en respuesta al pedido de 526 demandantes agrupados en 37 mociones presentadas entre febrero y marzo de este año, una consecuencia inevitable y anticipada del triunfo que lograron los fondos buitre el año anterior, cuando la justicia norteamericana dejó en firme el mandato judicial de Griesa en la llamada "saga pari passu". La larga lista de me too incluye, además de fondos de inversión, a varios bonistas argentinos.

"Las compuertas se han abierto", grafica el escrito de la Argentina.

Aun cuando el Gobierno ha dicho en reiteradas ocasiones que quiere un acuerdo con todos los acreedores, los abogados del país dejaron en claro que si Griesa decide extender su mandato judicial a los me too, la Argentina no podrá hacer frente a sus demandas.

Hubo, para sustentar este punto, un abanico de cifras. Casi 500 me too tienen sentencias de Griesa a su favor por 5400 millones de dólares, una cifra que, si se suman los intereses, se estiraría a 6500 millones. Todos los reclamos presentados ante el juez de Nueva York, tengan o no un fallo a favor, ascienden a 10.000 millones, indicaron los abogados del país. Ese monto representa la mayor parte de los 15.000 millones que conforman el universo de los holdouts, o el 8% de la deuda en default que no se reestructuró en los canjes de 2005 y 2010.

"Ningún país del tamaño de la Argentina podría pagar esa cantidad sin someter a su economía y a sus ciudadanos a un grado inaceptable de riesgo catastrófico", indicó el escrito de Cleary. Por esto, la Argentina le pidió a Griesa que imponga límites y "trace una línea".

"Ahora es el momento para que el Tribunal trace una línea en los reclamos extravagantes de los demandantes. El Tribunal debe rechazar el intento sin mérito de los demandantes de agravar aún más la situación mediante la introducción de órdenes incluso más perjudiciales", insistieron los abogados del país.

Cleary ofreció también, sobre el final, un dato que antaño el kirchnerismo utilizaba para destacar la solidez de la economía: las reservas del Banco Central, que en la actualidad rondan los US$ 31.000 millones .

Además del argumento económico, Boccuzzi brindó un argumento legal: la mayoría de los me too ya tiene una sentencia a favor de Griesa anterior a su fallo en la "saga pari passu". Por eso, ahora no tiene derecho a reclamar el mismo trato que recibieron NML y el resto de los demandantes de esa causa, posterior a las suyas. "Sus reclamos están prohibidos por la doctrina de la cosa juzgada", señaló el escrito de la Argentina.

Los fondos buitre ya habían previsto que los abogados de Cleary utilizarían ese argumento. Allí, Robert Cohen, abogado de NML, dio un antecedente: una disputa legal por un préstamo entre Granada, que también estuvo representada por Cleary, y el Eximbank de China. El banco chino presentó dos demandas. En la primera obtuvo una sentencia a favor para cobrar la deuda. En la segunda alegó violación de las cláusulas pari passu. Cleary argumentó que no podía hacerlo debido a la primera sentencia. Un juez, Harold Baer, le dio la razón al Eximbank.

"Inundados de reclamos"

  • Los abogados del estudio Cleary, Gottlieb, Steen &Hamilton dijeron en un escrito presentado en el tribunal de Griesa que la Argentina "ha sido inundada con reclamos" de holdouts.
  • Sostuvieron que "no hay duda de que sería imposible para la República efectuar dichos pagos a todos los holdouts, que en conjunto poseen reclamos por más de 15.000 millones de dólares".
  • Ese escrito es una moción en respuesta al pedido de 526 demandantes agrupados en 37 mociones presentadas entre febrero y marzo de este año, una consecuencia inevitable y anticipada del triunfo que lograron los fondos buitre el año anterior.
  • Los abogados del país dejaron en claro que si Griesa decide extender su mandato judicial a los me too, la Argentina no podrá hacer frente a sus demandas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.