Andalucía, el primer test electoral de la nueva era de la política española

Los ciudadanos de la región más poblada del país definen hoy su futuro gobierno; en los comicios, los partidos Podemos y Ciudadanos desafían a la vieja guardia del PP y el PSOE
Martín Rodríguez Yebra
(0)
22 de marzo de 2015  

MADRID.- Andalucía es una versión exagerada de España. Un tercio de la población activa no tiene trabajo, el 40% vive en riesgo de pobreza, es la comunidad con peores índices de desigualdad y la corrupción estatal bate récords, con más de mil imputados en causas judiciales en curso por fraudes con dinero público.

Quizá no haya escenario más simbólico para el primer test electoral de la nueva era política en España. Los comicios que definirán hoy el futuro gobierno regional ponen a prueba a las estrellas emergentes de Podemos y Ciudadanos, retan al Partido Popular (PP) a demostrar que es capaz de evitar la sangría de votos que le pronostican las encuestas y obligan al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) a defender su último bastión.

Es la batalla de lo nuevo contra lo viejo. La relevancia del duelo puede medirse por el despliegue que vivió Sevilla, la capital andaluza, anteanoche. En los actos de cierre de campaña, a pocas cuadras de distancia, se batían el presidente Mariano Rajoy; el alma máter de Podemos, Pablo Iglesias; el líder socialista Pedro Sánchez, y el fundador de Ciudadanos, Albert Rivera. Los cuatro hombres que, con una paridad jamás vista, pelean por encabezar a partir de noviembre el próximo gobierno español.

No fracasar en el primer round resulta clave en esa pelea. Más allá del contenido simbólico Andalucía marca una tendencia por su peso en el padrón: es la región más poblada del país, con 8,5 millones de habitantes (18% del total).

Todas las encuestas dan como favorita a la actual presidenta regional Susana Díaz, del PSOE, aunque sin mayoría suficiente para formar gobierno. Esta sevillana de 40 años, carismática, que lució en la campaña su panza de embarazada primeriza, aspira a mantener vivo a un partido en crisis. Por lo pronto, logró que el PSOE no se haya derrumbado después del escándalo que forzó a renunciar a sus dos predecesores, imputados por un desfalco de fondos de ayuda a desempleados.

"El socialismo gobierna Andalucía desde hace 36 años y construyó una red clientelar muy exitosa. Es una característica que condiciona toda la política local", explica Manuel Arias, politólogo de la Universidad de Málaga.

Un desafío de Díaz es resistir el avance de Podemos en el electorado de izquierda. En sus discursos, al igual que en los del PP, se destacó el reclamo de un voto útil, una apenas disimulada defensa del agonizante bipartidismo español.

Iglesias la atacó por ese flanco. "El domingo empieza aquí el cambio en España. Vamos a acabar con los buitres de la política", clamó en el suburbio sevillano de Dos Hermanas. Viajó a apoyar a su candidata, Teresa Rodríguez: 33 años, maestra de escuela y dirigente de un partido llamado Izquierda Anticapitalista.

Según la consultora Metroscopia, Podemos alcanzaría el 14,7% de los votos, lo que le daría una cosecha de bancas para convertirse en la llave para formar gobierno.

En el otro polo ideológico, pero en el mismo flanco de los nuevos, los liberales de Ciudadanos se estrenan en una competencia importante fuera de su Cataluña natal. Rivera apuntaló a Juan Marín, un dirigente casi desconocido dos semanas atrás y con una intención de voto del 11%.

Para Rajoy, Andalucía es una escala incómoda. "La gente vota una cosa en unas elecciones y otra distinta en otras", dijo antes de viajar a Sevilla para acompañar al candidato del PP andaluz, Juan Manuel Moreno. Las encuestas le auguran una caída desde los 41 puntos que sacó en 2012 a no más de 25%.

Otra incógnita es cómo hará el ganador para formar gobierno. Ciudadanos y Podemos juraron que no pactarán con Díaz para investirla presidenta. Rajoy dejó trascender que, si el PSOE consigue un liderazgo claro, estaría dispuesto a abstenerse para que pueda jurar en minoría.

Podría ser un espejo de lo que le espera al país. Parlamento fragmentado, rechazo a los acuerdos, gobiernos débiles. La política all'italiana que en los últimos días lamentó el hombre que más tiempo ejerció el poder en la España democrática, Felipe González.

Cuatro partidos quieren el cetro

SUSANA DÍAZ

Presidenta regional

  • Andalucía es la región más poblada del país y el mayor centro de poder del PSOE, que va por la reelección de Susana Díaz
  • Los sondeos auguran un nuevo triunfo del socialismo, que lleva tres décadas en el poder, pero sin mayoría absoluta. Para gobernar serán necesarios pactos
  • También se anticipa el ascenso de Podemos y Ciudadanos, que se presentan como alternativas a los dos partidos tradicionales

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.