Tragedia aérea: siguen las dudas y el dolor en Punta del Este

Aún continúan las tareas de identificación de los cuerpos; más peritajes en la aeronave que protagonizó la catástrofe
Nelson Fernández
(0)
22 de marzo de 2015  

PUNTA DEL ESTE.- El avión de la tragedia ya fue retirado, los familiares de las víctimas volvieron a la Argentina, los peritos aeronáuticos revisaron el aparato, el que ha sido trasladado al lugar seguro donde se hará la investigación: la justicia espera resultados y no puede hacer mucho más por ahora.

El avión carecía de caja negra y no hay testimonios de algún sobreviviente que pudiera haber contado qué pasó. Ahora, hay que esperar que "hablen los fierros", dicen los investigadores. La inspección en el lugar de la tragedia permitió despejar algunas dudas. No tantas, como para encontrar una explicación final de por qué a 37 segundos del despegue el avión Beechcraft King Air B90, matrícula LV-CEO, se vino abajo.

Fuentes de la investigación dijeron a LA NACION que el impacto del avión no fue tan fuerte, porque la nariz de la nave estaba en buenas condiciones, aunque el fuego había causado que se derritiera esa zona. "No cayó de punta, y eso indica que el piloto intentó un aterrizaje de emergencia y, de alguna manera, pudo llevar el avión hasta el agua", explicó un informante. El avión iba completo, con el tanque lleno de combustible, por lo que al caer, el fuego envolvió gran parte del fuselaje y provocó el incendio de inmediato.

Los cuerpos de los diez muertos en el accidente fueron a la morgue, y la justicia dispuso que, aunque se hiciera el trabajo de identificar cadáveres, éstos no se entregarán a los familiares hasta tener datos de la investigación técnica. El Comité de Emergencia Departamental de Maldonado trabajó anteayer con los familiares que llegaron desde Buenos Aires.

Del grupo de familiares, 18 fueron a la morgue judicial acompañados de los forenses para la identificación de los cuerpos. El resto se quedó en una sala del aeropuerto de esta ciudad, acondicionada para esa recepción. El Comité dispuso que hubiera psicólogos para asistir a los familiares.

En la Laguna del Sauce siguieron trabajando efectivos de varias brigadas, junto a representantes de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes Aéreos (Ciaia). Todos trabajaron en el retiro del avión del agua y el traslado hacia tierra, para luego llevarlo a Montevideo. Todos los peritajes se realizarán en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, donde se hará el informe final.

Ayer, buzos y técnicos, mediante una serie de lingas, ataron el fuselaje de manera de asegurarlo y buscaron la forma de retirarlo sin afectar al avión. Para sacarlo, usaron una gran retroexcavadora del gobierno departamental de Maldonado y lo llevaron a tierra firme. Con paciencia, pudieron preservar la aeronave. Luego se cortaron las alas del avión para trasladarlo a un hangar en el aeropuerto de Carrasco.

Por el momento, no existe certeza sobre lo que realmente ocurrió, aunque algunas versiones e hipótesis ya fueron descartadas; por ejemplo, se sabe que el avión no explotó en el aire, sino que lo que algunas personas dijeron haber sentido puede haber sido el impacto sobre el agua.

La tragedia generó conmoción en Uruguay, especialmente en la comunidad de aeronavegación. Cuesta entender qué pudo ocurrir en tan poco tiempo. El avión estaba habilitado para volar, los pilotos tenían capacitación adecuada y eran bien valorados, no había meteorología adversa que hubiera podido complicar el vuelo. Si un motor hubiera fallado, el otro debería haber contribuido para que el vuelo no sufriera una alteración como la que tuvo, salvo que tuviera sobrecarga. Lo cierto es que hoy hay más conjeturas que certezas.

Algunos técnicos han transmitido interrogantes sobre el peso que pudo haber llevado el vuelo. Porque si hubiera tenido sobrepeso, eso complicaba la reacción de un motor que hubiera que tenido que quedar solo por falla del otro. En la noche del jueves, cabe recordar, el avión despegó poco después de las 20.30, y apenas 37 segundos después, ya estaba en tierra e incendiado.

La jueza Adriana Morosini ordenó la extracción de fluidos del piloto y el copiloto para descartar que estuvieran bajo efecto de bebidas alcohólicas o de drogas.

El comandante de Aviación Naval, capitán Gonzalo Ciganda, dijo ayer a LA NACION: "El avión salió desde la Pista 01-19, se vio que despegaba hacia el Norte, que intentó virar a la izquierda y se cayó enseguida. Evidentemente, tuvo una emergencia, y el piloto quiso hacer un aterrizaje de emergencia, pero ni tuvo tiempo de avisar a la torre de control, porque fue todo en poco tiempo, y no logró hacer esa maniobra; fue todo muy rápido y trágico".

La despedida en las redes sociales

Luis "Poncho"

Pivida piloto

"A «Poncho» y a Diego [ChiaradIa] que vuelan hacia la eternidad: los aviadores no mueren, vuelan más alto"

Carlos Curbelo

Amigo de los pilotos

Alfredo dietrich

Jefe de electricidad de La Rural

"Todavía no encuentro palabras para medir el dolor que siento. Sólo decirte adiós, Fredy. Hasta pronto"

Silverio Dietrich

Tío de la víctima

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?