Un escritor ante el desafío de una novela musical viva

Federico Andahazi dice que la versión escénica de Errante en la sombra le gusta mucho más que su libro original
Alejandro Rapetti
(0)
26 de marzo de 2015  

En puntillas de pie, como para pasar inadvertido, el escritor y psicoanalista Federico Andahazi (Buenos Aires, 1963) salta de las páginas de los suplementos culturales y aterriza sin aviso, digámoslo con todas las letras, insolente, en las páginas de los suplementos de espectáculos. Se lo ve contento, en muy buena forma, y sin disimular la satisfacción por el salto consumado. "Para un escritor es muy bueno salirse de las páginas de Cultura y entrar a las páginas de Espectáculos. Me gusta que la literatura invada todo, tratar de no circunscribirla a los cenáculos, a cierta solemnidad, que salga a dar una vuelta de manera irrespetuosa por todas partes", confiesa Andahazi, en una mesa del bar ubicado en el subsuelo del Cultural San Martín.

El autor de El anatomista, la novela que ganó el Premio Fortabat y fue llevada a escena por José María Muscari en 2010, vuelve a subir a escena con una obra de su propia cosecha. Se trata de Errante en la sombra, "novela musical", según palabras del escritor, publicada en 2004, que con la dirección de Adrián Blanco estrenó el último fin de semana en este centro cultural, con música original de Daniel Iacovino. El texto, para el cual compuso la letra de unos cuarenta tangos, parece haber sido creado para su posterior musicalización y puesta en escena. Incluso para la realización de un largometraje. Como sucede en las comedias musicales, los personajes de Errante en la sombra suspenden la acción en los momentos clave de la trama y cantan canciones; esta vez, los tangos alusivos, que se superponen a la línea argumental. La historia de Juan Molina, un hombre condenado a vivir en el silencio bajo la sombra de Carlos Gardel, que amó el tango, y que por devoción a su música, por veneración al destino fatal que ésta le imponía, eligió callar la pasión que lo consumía. Un personaje perdido en la sombra, errante en la sombra, condenado a la oscuridad perpetua de la cual no puede salir por lealtad al "zorzal criollo".

Según Andahazi, la obra surgió de una manera completamente espontánea, y coincidieron una cantidad enorme de factores que confluyeron milagrosamente para llevarla a escena. Hace unos años, Iacovino se puso en contacto con el escritor porque tenía ganas de hacer un disco con los tangos que Andahazi había compuesto expresamente para la novela. Se puso a trabajar, hizo algunos temas con Lidia Borda. Tiempo después, los actores Pablo Goldberg y Carlos Ledrag -que hoy integran el elenco junto a Javier Araya, Gastón Biagioni, Alejandro Degasperi, Mario Galvano, María Lucía Gerpe y Marita Picasso, le manifestaron su entusiasmo para llevarla a las tablas bajo las órdenes de Adrián Blanco. "Los contacté, hablaron entre ellos y se armó un equipo bárbaro. Yo decidí no meterme en nada. No quería molestar. La semana pasada vi el ensayo general y quedé con la boca abierta. Realmente me conmovió muchísimo", asegura el autor de El a natomista, antes del estreno. Y añade: "A medida que la iba escribiendo, imaginé Errante en la s ombra como un musical, necesitaba imaginarla así. Esta gente entendió la novela mejor que yo y la subió a un escenario con música en vivo, unas guitarras acústicas tremendas. Luego la obra adquirió un giro shakespeariano impresionante. Tiene algo inspirado en el teatro clásico griego, en la tragedia, que de verdad me encanta. No sé si debería decirlo, pero no puedo ser hipócrita. Me gusta más la obra que mi novela", concluye Andahazi, quien está pronto a presentar su nueva novela Los amantes bajo el Danubio, en la próxima Feria del Libro, el mes próximo.

"Sobre la base de la novela, Adrián Blanco y Daniel Iacovino construyeron el gran musical argentino. Juan Molina es la doliente metáfora nacional de aquél que siempre está a un paso de consumar su destino de gloria y cuando lo tiene al alcance de la mano, se condena al fracaso perpetuo", señala orgulloso Andahazi.

Más que contado, este inédito melodrama musical tanguero merecía ser cantado. Por fin, los personajes se levantaron del papel, cobraron vida y se han puesto a cantar.

Errante en la sombra

Dirigida por Adrián Blanco

Jueves, viernes y sábados, a las 21; domingos, a las 20.

Cultural San Martín, Sarmiento 1551. $ 90.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.