Camila Morrone impacta al mundo con sus curvas latinas

Para protagonizar la campaña de Beach Riot, Camila viajó de Los Angeles a Montecito. El shooting, a cargo del fotógrafo Chris Shintani, famoso por retratar a los ángeles de Victoria’s Secret
Para protagonizar la campaña de Beach Riot, Camila viajó de Los Angeles a Montecito. El shooting, a cargo del fotógrafo Chris Shintani, famoso por retratar a los ángeles de Victoria’s Secret Crédito: Chis Shintani, para Beach Riot
A los 17 años, la hija de Lucila Polak, novia argentina de Al Pacino, gana terreno como modelo internacional
(0)
27 de marzo de 2015  • 19:01

Si bien empezó su carrera de modelo a los 12, desde que posó con su mamá, Lucila Polak (37), para la tapa de ¡Hola! Argentina en enero de 2012, su imagen se potenció. Dueña de una figura para el infarto, Camila Morrone (17) impone sus curvas latinas en cada shooting que protagoniza y desde Los Angeles –donde vive con su madre– gana terreno en el mundo fashion. En la última campaña que hizo para la marca de trajes de baño Beach Riot, en Montecito (California), se puso bajo las órdenes del fotógrafo Chris Shintani, famoso por retratar a varios de los "ángeles" de Victoria’s Secret.

–¿Cuál fue tu primer trabajo como modelo?

–Mi primera campaña fue a los 12 años en Miami para Como Quieres que te Quiera. Me acompañó mi mamá. Yo quería saber qué me pasaba con esto de posar y hacer fotos y la verdad es que me encantó. Desde los 15, soy parte de L.A. Models, donde también trabajó mi papá [Máximo Morrone]. Desde entonces no paré, fue todo muy vertiginoso.

–También te gusta sacar fotos…

–Sí, me encanta. Soy de la generación de las cámaras digitales y estoy todo el tiempo sacando fotos. Mi padre, que también es fotógrafo, me enseñó mucho y me gusta hacerlo como pasatiempo.

–¿Cómo manejás la competencia con otras chicas?

–Si dejás que la competencia tome tu cabeza, te enfermás. En este trabajo, te cruzás todo el tiempo con chicas hermosas, inteligentes y que hacen cosas maravillosas y por eso lo más importante es la seguridad en uno mismo. Todos tenemos nuestras inseguridades y para poder tener éxito en el mundo del modelaje tenés que tener mucha confianza y no estar atenta a lo que hacen las demás. Si estás todo el tiempo pensando "esta chica es más linda o tiene mejor cuerpo o tiene mejor pelo", este trabajo te come viva.

–¿Qué te gustaría hacer en un futuro?

–Yo crecí rodeada de acting con mi mamá y Al Pacino, el novio de mi madre, y vivo en L.A., donde te cruzás todo el tiempo con actores… Por el momento estoy haciendo cursos de actuación y castings para probarme muy de a poco. Igual, me falta mucho y sé que necesito dedicarme más y concentrarme en eso. No tengo dudas de que mi futuro tiene que ver con el arte, en alguna de sus aristas.

–¿Cuál es el mejor consejo que te dio tu mamá?

–Mi madre siempre me apoya en lo que decido y en lo que quiero hacer, pero como ella lleva muchos años en este business sabe algunas cosas y trucos que yo no y, aunque a veces nos cuesta escuchar a nuestros padres, sé que sus consejos me ayudan a crecer. Ella me dice que tengo que ser responsable y respetuosa con la gente que me toca trabajar, estar preparada, de buen humor y predispuesta y siempre agradecer lo que me llega y los trabajos que me ofrecen.

Texto: Sebastián Fernández Zini

Fotos: Chris Shintani, para Beach Riot

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.