Respaldarán el paro algunos sindicatos de la CGT oficialista

Comparten los reclamos de los opositores; Caló pidió 32% de aumento
Nicolás Balinotti
(0)
27 de marzo de 2015  

Cuando hoy se reúna la cúpula de la CGT oficialista, más de un dirigente planteará la necesidad de apoyar el paro nacional al que convocaron los gremios del transporte y las centrales obreras opositoras. El giro de algunos sindicatos alineados con la Casa Rosada no será por una razón corporativa: quieren protestar porque coinciden con el rosario de reclamos, sobre todo el pedido por un cambio en el impuesto a las ganancias.

Ya hubo dos gremios que manifestaron públicamente su aval a las consignas del paro del martes próximo. Uno es el de Alimentación, cuyo líder, Rodolfo Daer, anunció ayer su adhesión a la huelga. Y el otro es el sindicato de Luz y Fuerza, que amenazó con activar un paro sectorial por mes en contra del tributo que pesa sobre los salarios. El primero de ellos sería el 8 de abril, si es que anoche Guillermo Moser, el jefe lucifuercista, no cambió su idea después de haber estado en la Casa Rosada por el anuncio de un programa energético de inclusión social.

Pero hoy en la sede de los taxistas habrá otras voces que compartirán las reivindicaciones que empujan Hugo Moyano y sus circunstanciales aliados del transporte. Los marítimos y los capitanes de ultramar, por ejemplo, están afectados "de punta a punta" por los alcances de Ganancias. ¿Qué les dirán Omar Suárez o Marcos Castro a sus afiliados? Ellos, como otros tantos dirigentes de la CGT oficialista, que encabeza Antonio Caló, no moverán un pelo para minimizar el impacto de la huelga opositora.

"El paro será fuerte", aventuró un jerárquico de la CGT cercana al Gobierno. Con intenciones de ratificar su gen, agregó: "No vamos a ponernos en contra del paro porque es un reclamo por mejoras para el bolsillo del laburante, más allá de que hay ingredientes políticos".

Desde el Gobierno, a través de diversos interlocutores, se intenta contener a la tropa de gremios oficialistas con promesas de que habrá modificaciones de fondo en Ganancias durante la campaña electoral. La maniobra oficial, anticipada por LA NACION hace unas semanas, prevé modificar por ley el impuesto. No sería un mero anuncio presidencial para elevar las escalas del mínimo no imponible. Habría algo más. Y algunos sindicalistas ya lo saben.

En forma paralela al debate por la postura a tomar ante el paro de los opositores, habrá dos temas que guiarán el encuentro de la CGT oficialista: la millonaria deuda que el Estado mantiene con las obras sociales sindicales y el rumbo de las negociaciones paritarias.

Sobre los fondos de la salud se evaluaría una alternativa que ofreció el Gobierno para agilizar el pago de los reintegros. Entre los gremialistas, sin embargo, gobierna la desconfianza. En reserva, asumen que la deuda ya es "casi incobrable".

En cuanto a las paritarias, habrá un repaso de los acuerdos que se firmaron y de las negociaciones que están en curso. Caló ya mostró un camino de lo que será la pauta salarial de referencia: exigió ayer un 32% de aumento ante las cámaras empresarias metalúrgicas y delante de los inspectores del Ministerio de Trabajo. Caló estaría dispuesto a cerrar un trato por debajo del 30%, como lo hizo el año pasado (29,6%). Seguiría sus pasos el mercantil Armando Cavalieri, quien logró minimizar las aspiraciones de sus opositores dentro de Comercio.

Más allá de lo que resuelva hoy la CGT oficialista, Moyano, Barrionuevo y los transportistas avanzaron ayer en el armado del paro del martes. Oficializaron su adhesión la CTA Autónoma y los estatales de ATE, que están inmersos, además, en una batalla judicial con el Ministerio de Trabajo porque el organismo intervino en el proceso eleccionario del gremio.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.