Un uso alternativo para las alfombras

Aplicadas a las escaleras resultan prácticas y estéticas. Daniel Weissmann, especialista de la firma Alsina Alfombras te da algunos consejos útiles
(0)
1 de abril de 2015  • 12:47

Las escaleras revestidas con alfombra transforman el sentido puramente funcional de una escalera en un hecho estético.

Como valor agregado, si esa alfombra es de fibras naturales, suma calidez y confort, dándole un marco lujoso pero descontracturado.

Un tejido de sisal o yute adorna los escalones, permitiendo efectos visuales que van mutando con las perspectivas y las horas del día, tanto en escaleras rectas como en curvas.

El efecto vivificante , pero sobrio, se nota tanto en escaleras interiores pequeñas como en grandes escalinatas de acceso a salones, hoteles, grandes edificios o locales lujosos.

En cuanto a funcionalidad, el revestimiento hace a las escaleras antideslizantes, protege del desgaste a las de madera y de la abrasión a las de piedras o los mármoles.

Dado que son lugares de alto transito, es recomendables hacerles un tratamiento previo antimancha.

El revestimiento puede ser parcial -ocupando el centro del escalón- o total -de pared a pared- incluyendo los zócalos.

Las fibras naturales hacen buena pareja tanto con materiales fríos -acero o mármol-, como también con materiales cálidos como la madera.

Incorporar fibras naturales a nuestro hogar hacen una diferencia y aportan calidez.

Agradecimiento: Alsina Alfombras.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.