El kirchnerismo ya piensa en diciembre

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
5 de abril de 2015  

Así como el oficialismo planifica cómo sobrevivir políticamente en el Congreso y en la Justicia en caso de que el representante del Frente para la Victoria que surja de las PASO no triunfe en octubre, también está poniendo foco en dominar una red mediática propia que actúe como fuerte caja de resonancia por si le toca volver al llano.

La transmisión simultánea, en virtual cadena informal de medios adictos al Gobierno, de la sorpresiva entrevista a Máximo Kirchner el martes último, fue una no tan involuntaria prueba piloto, un indicio de por dónde podrían ir los tantos para seguir siendo fuertes en lo mediático, si el bastón de mando llegara a caer en manos enemigas.

Esto sucede en paralelo con los sugestivos movimientos que se registran en el seno del Grupo Indalo. Su dueño, Cristóbal López, tras incorporar a su patrimonio los poderosos medios de Daniel Hadad (Radio 10, C5N y un par de FM) y Minutouno.com, se compró los diarios Ámbito Financiero y el Buenos Aires Herald, más las productoras La Corte (encargada de las transmisiones de Fútbol para Todos y de los actos presidenciales) y PPT (la factoría de Diego Gvirtz que arma los ásperos libelos 6 7 8, Duro de domar y TVR).

Los memoriosos asociaban estos movimientos con lo que solían hacer algunas dictaduras militares a las apuradas antes de irse: digitaban licitaciones de señales de TV y radio para controlar su entrega a grupos amigos y no sufrir desagradables estocadas arteras tras su retirada.

Mientras el Grupo Szpolski pierde centralidad, cierra algunos de sus medios, despide gente y le estallan conflictos gremiales, el megaempresario del juego y del petróleo se pertrecha cada vez más en materia de medios y los vuelve, ahora mismo, más persistentemente agresivos hacia las empresas periodísticas que el Gobierno más odia y tiene en la mira, aun a costa de armar soporíferas e interminables campañas que aburren y desinteresan a sus audiencias.

La deferencia del hijo doblemente presidencial hacia el relator de fútbol Víctor Hugo Morales se sobreentiende por los infinitos y obsecuentes méritos realizados al micrófono por el animador charrúa, autoinvestido en comunicador N° 1 del kirchnerismo, en particular desde el 2 de febrero de 2010 cuando una llamada telefónica que recibió de Néstor Kirchner obró el milagro de la conversión incondicional. Sus diarias homilías apologéticas hacia el kirchnercristinismo, replicadas cada día por 6 7 8 y buena parte de la usina oficial lo convirtieron en el vehículo predilecto de los más altos funcionarios para hacer sus descargos cómodamente sin peligro de incómodas preguntas.

Morales también será una pieza fundamental en el andamiaje comunicacional K posterior al 10 de diciembre, ya que Radio Continental, luego de una ardua negociación, acaba de firmarle un nuevo contrato, con mutuo pacto de confidencialidad, hasta diciembre de 2016, con la excusa de que el año que viene también quiere celebrar al micrófono su medio siglo en el relato futbolero.

Continental se convirtió en victorhugodependiente porque, paradójicamente, es el que mide mejor en su grilla. Todo el rating de esa radio se ha caído, y Nelson Castro no viene rindiendo lo esperado (se estima que las tres horas diarias por la tarde en TN pinchan el interés mañanero de sus oyentes). Para colmo, Continental se ilusionaba con que el refuerzo de Tomás Bulat podía depararle alguna alegría, expectativa abruptamente frustrada por el trágico accidente en el que perdió la vida el periodista especializado en economía.

Fue muy impresionante lo que sucedió días atrás con la entrevista a Kirchner Jr.: el anuncio fue viralizado minutos antes por referentes periodísticos y de las redes sociales del kirchnerismo. Una vez en el aire -duró 48 minutos- se fueron enlazando para replicarla los medios más próximos al Gobierno. La experiencia resultó un éxito y bien podría ser una nueva herramienta de comunicación a ser utilizada por el oficialismo, en particular si en diciembre deja de serlo.

Recientemente, Máximo Kirchner buscó controlar otro importante frente al recibir, en son de paz, en la residencia de Olivos, al personaje más exitoso e influyente de la TV argentina, Marcelo Tinelli, en corta y cordial visita. Durante el ameno encuentro, en el que hasta hubo tiempo para recordar anécdotas protagonizadas por Néstor Kirchner, se habló de la abortada experiencia con Fútbol para Todos y sobre el futuro de la AFA. Allí, Tinelli ya se muestra como un jugador clave que aspira a mucho más de lo que ya es actualmente (director de comunicación de la entidad y vicepresidente de San Lorenzo).

A esto se suman los 129 millones de pesos que este año está invirtiendo la Afsca en el "fomento de nuevas voces" para financiar proyectos de medios comunitarios, más los millones del Incaa y del ministerio comandado por Julio De Vido, que vierten sobre los artistas para mantenerlos felices y ocupados.

El kirchnerismo no se duerme en los laureles y ya hace buenos acopios para afrontar el posible "invierno" político que podría aguardarle cuando en la Argentina esté a las puertas del próximo verano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?