Telefé 25 años: lo mejor y lo peor

Susana también estuvo presente
Susana también estuvo presente
Repasamos los puntos altos (y bajos) de la celebración
Martín Fernández Cruz
(0)
8 de abril de 2015  • 11:09

Lo mejor

La fiel construcción de un canal

La historia de Telefé y sus primeros 25 años de vida bien puede armarse como un horóscopo. Basta ver cuáles son los programas favoritos de un espectador para deducir cuál es la edad de esa persona y lo cierto es que como todos grandes canales, la historia de este puede segmentarse en base a sus programas-símbolo, esos que marcaron a fuego a determinadas generaciones de espectadores. Desde '90 con Amigos son los Amigos o Grande Pá, hasta la llegada del nuevo milenio con hitos como Los Simuladores o Montecristo, hasta llegar a estos últimos años y encontrarse con Graduados o Aliados, el canal tuvo varios ciclos que se convirtieron en los favoritos de un público que crecía con esas series. "Dime qué viste y te diré qué edad tienes", hubiera sido un eslogan acorde a su celebración.

En el festejo, afortunadamente, casi no hubo olvidos, dándole su cuota de pantalla a todos y cada uno de los grandes ciclos (y artistas), que pasaron por esa pantalla, en una muy cuidada grilla que repasó lo más trascendental en la historia de Telefé. En ese sentido, la fiesta por lo 25 años cumplió con creces el objetivo de festejar (y recordar) a los grandes nombres que de allí surgieron.

La estructura del festejo

La noche tuvo un esquema sencillo de dividir que se basaba principalmente en tres tipos segmentos: 1) Marley presentando distintos clips que compilaban los estrenos más importantes del canal según cada período, 2) los adelantos de los programas que la señal está a punto de estrenar, y 3) las charlas y clips temáticos centrados en distintas figuras, ciclos o géneros. Por lejos, estos últimos fueron los momentos más interesantes de la noche, los momentos que demostraron por qué Telefe fue, es y seguirá siendo, un canal cuna de grandes ficciones y de inolvidables ciclos televisivos. Simplemente, basta rememorar varias de las ficciones que se emitieron por esa señal, para comprender por qué se dice siempre que fue una canal que acompañó a la familia. Los clips, perfectamente resumidos, repasaron una enormidad de programas exitosos (y otros no tanto) que se transmitieron por esta pantalla que nos devolvieron latiguillos históricos de shows que jamás olvidaremos.

Amigos son los Amigos y Cris Morena

Los momentos más emotivos de la noche, por lejos, fueron los dedicados al programa Amigos son los Amigos, y a la figura de Cris Morena . Con respecto al ciclo protagonizado por Carlos Calvo y Pablo Rago, se mostró un video que compilaba varios momentos emblemáticos de la ficción, acompañados por algunas de sus canciones más representativas: "Just a Gigolo", y la muy emotiva "Viento, dile a la lluvia", de Los Gatos. A continuación, apareció en el escenario Rago, que presentó junto a Marley un video en el que Carlín mandó sus saludos. La importancia de Amigos son los Amigos para toda una generación de televidentes, se concentró en esos emotivos minutos que conmovieron a cualquier que, allá por el año 90, viera la serie desde su primer episodio.

El otro gran homenaje de la noche fue a Cris Morena, y a su enorme producción para Telefé. Desde Jugate Conmigo, pasando por Verano del 98 y todas las encarnaciones de Chiquititas, un extenso segmento recorrió su carrera en el canal de las pelotitas, y el presente recuerdo de su fallecida hija Romina Yan. Un cierre con Benjamín Rojas, Peter Lanzani y Sofía Reca cantando "Corazón con Agujeritos" fue otro de los momentos más logrados de la ceremonia.

Ni fu ni fa

El humor, siempre presente

La sombra de Marcelo Tinelli parece infinita. Primero, hubo una infinidad de rumores sobre si el conductor iba a estar o no en la ceremonia. Y si bien no apareció en vivo y en directo, sí mandó sus saludos a través de un video. Lo que sí llamó la atención es la ausencia de Claudio Villarruel [un histórico productor del canal y quien supo llevarlo al éxito durante muchos años] y la cantidad de pequeños sketches de Videomatch que aparecieron a lo largo de la velada. Desde Pablo y Pachu haciendo el segmento de poesía, pasando por Jose María Listorti y Diego Peréz en El Insoportable, hasta llegar a Toti Ciliberto e incluso a Leo Rosenwasser con su clásico "Rompé Pepe, rompé", la figura de Tinelli y los cómicos que de allí surgieron forman parte del núcleo duro del pasado de Telefé.

Aunque esos pasos de comedia estuvieron bien distribuidos, por momentos se extrañaron otros programas cómicos que la ceremonia no destacó. Eso sí: no deja de ser raro que al insistir tanto con los sketches de Videomatch, Telefé pareció un novio dolido que aún no puede cerrar la herida que le dejó el ver partir al amor de su vida...

¡Los no!

El anticlimax televisivo y los problemas técnicos

Este tipo de veladas tienen un problema de base y es que cuesta mantener la emoción que se va construyendo poco a poco. La seguidilla de presentaciones y recuerdos indefectiblemente termina por emocionar al espectador. El problema surge entonces cuando luego de un clip lacrimógeno, el programa salta a una publicidad de matamosquitos destruyendo en un minuto el clima que se había logrado. Para colmo, muchas veces los abruptos cortes hacia las tandas publicitarias empeoraban el asunto. Es un problema casi imposible de solucionar porque sin los avisos, no habría ingresos, ergo, la fiesta duraría tres minutos y sería en la esquina del Luna Park, y no adentro. La solución, claramente, está en presenciar la fiesta en vivo, y ,ya que estamos, tomar un vino y comer algo rico.

Otro NO de la noche fueron los problemas técnicos relacionados con el sonido de la ceremonia, era difícil escuchar con claridad lo que pasaba en el Luna Park, ya que había mucho ruido ambiente y eso seguramente habrá echado de la pantalla a más de un televidente.

Xuxa, la reina de los quietitos

Xuxa es religión (¡eso sí, no pongan sus discos al revés!), y sus fans la adoran incondicionalmente. Por eso, Telefé llevó a la reina de los bajitos al festejo, para que cante sobre el final de la gala uno de sus temas más emblemáticos. En ese momento, toda la concurrencia se descontracturó y empezó a bailar al ritmo de la artista brasileña, pero su show dejó gustó a poco. El carisma de la cantante no alcanzó para disimular la poca energía que hubo arriba del escenario. Comprendemos que para quienes la tuvieron allí, a pocos metros de distancia, la emoción realmente debió haber sido extraordinaria, pero para quienes vimos el asunto por la tele, realmente pareció que Xuxa bailaba (bah, "bailaba") con una onda que estaba años luz de lo que muchos recordábamos.

Un número musical que estuvo muy lejos de la importancia que Xuxa tuvo en la historia del canal...

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.