Suscriptor digital

El regreso de los cocineros

Vuelve la versión local de MasterChef, con la conducción de Mariano Peluffo, en capítulos que se verán por Telefé y se repetirán a la semana por Home & Health
Ricardo Marín
(0)
8 de abril de 2015  

Él último año se había instalado una incógnita en Twitter entre los televidentes de la versión local de MasterChef. La duda era cómo hacía la producción para evitar que Mariano Peluffo probara los platos que preparaban los participantes antes de que lo hicieran los jurados. "Tal cual -recuerda el conductor muerto de risa-, era una pregunta recurrente. La respuesta es muy fácil: me garantizaban que después del veredicto, cuando se apagaban las cámaras, podía comer lo que quisiera. Si hubieran observado el crecimiento corporal que tuve durante los meses que estuvo el programa al aire no habrían tenido dudas de que no me privé de degustar ningún plato." Desde hoy, a las 21, los miércoles, por Telefé (y una semana después, los martes, en el mismo horario, por Home & Health), el conductor podrá saborear nuevas preparaciones en la segunda temporada del ciclo.

Para este nuevo año, los interesados en participar del reality tuvieron que enviar un video que demostrara sus habilidades culinarias. Mediante este sistema se eligieron 50 semifinalistas, quienes en el programa que se verá esta noche tendrán 45 minutos para cocinar algo que convenza a los jurados de que pueden formar parte del grupo de 28 personas que merecen vestir el delantal de MasterChef e ingresar a la cocina del programa. Allí tendrán un nuevo desafío: preparar una milanesa con guarnición de excelencia. Los 20 que lo consigan serán los que competirán en el ciclo para conseguir en cada capítulo el visto bueno de los jurados: los chefs Donato De Santis, Germán Martitegui y Christophe Krywonis.

"Los concursantes de este año tienen más herramientas gastronómicas que los de la primera temporada. Éste es un fenómeno que vi en todos los realities en los que me tocó trabajar", cuenta Peluffo, quien ya tuvo la oportunidad de estar en la conducción de Gran Hermano y Talento Argentino. "Al principio no se anotan todos los que tienen condiciones para hacerlo. Muchos no tienen confianza en lo que se va a hacer en el programa. Pero para la segunda temporada la inscripción se hace masiva porque ya saben que lo que se va a hacer es de calidad. Todos quieren estar y los interesados se multiplican", agrega.

En cuanto a las características de quienes se anotaron, comenta: "Un elemento que aparece en varios perfiles es el de participantes que cocinan muy bien, pero en su zona de comodidad. Se manejan perfecto con cierto tipo de elementos, con cierto tipo de materias primas, pero que al salir de allí se les complica. Gente que sabe preparar carnes, pero que cuando tienen que amasar se pone nerviosa y empieza a blasfemar. Otros que no quieren cocinar cosas que ellos no comen. Algo inaceptable para un chef, que aunque sea vegetariano tiene que saber hacer de todo. En los primeros capítulos el jurado tiene que realizar una labor de apertura mental con varios de estos temas. Uno de ellos es el de los que creen que por saber cocinar algunos platos, que aprendieron en la televisión o en YouTube, se la saben todas, y no es así".

Además de esta experiencia, que ahora se verá en otras partes del mundo gracias a las repeticiones de Home & Health, el trabajo de Peluffo ya es conocido en otras latitudes gracias al programa Tu vida más simple, que hacía junto con Narda Lepes en Fox Life. De esa labor rescata la sorpresa de que la gente lo reconozca por la calle en Miami o por alguna ciudad de Colombia. "En esos lugares la gente ve programas de cable o de aire sin notar la diferencia. Es impresionante cómo te conocen enseguida porque apareciste en algún programa que se da por esos lados", afirma. Pero también rescató un gustito por experimentar con la gastronomía que se refuerza con lo que hace en MasterChef. "Siempre fui de cocinar bastante en casa, para mi familia o para recibir a amigos. Pero fui abriendo mucho mi espectro de sabores y de combinaciones a partir de mi paso por este programa y por el de Fox Life que hicimos con Narda. Aprendí que hay combinaciones que uno no se imagina que puedan funcionar, pero cuando las prueba resultan exquisitas. Una ensalada de rúcula, queso pecorino, nueces ralladas y peras, por ejemplo, o unos gajos de duraznos pelones, cocinados en el fondo de cocción de unas salchichas parrilleras", confiesa.

Lo que no confiesa, pero se nota, es que le gusta comer tanto o más que cocinar. "Me gustan las carnes. Respeto mucho a los vegetarianos, pero me encantan las carnes rojas y blancas. Disfruto las cocciones con mucho fuego y con condimentos fuertes, aunque últimamente también les tomé el gusto a las cocciones lentas", devela. "Eso sí, los frutos de mar no me apetecen. Te como un pescado, pero una paella o una cazuela de mariscos no me sacan el sueño", agrega.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?