Humberto Tumini y Sergio Abrevaya: la dupla que responsabiliza a Lousteau y a Ocaña de ser "funcionales" a Pro

Rivales en la interna de Surgen, acusan a Carrió y la UCR de romper a propósito el frente UNEN para beneficiar a Macri; las cuentas pendientes del progresismo y sus propuestas
Lucrecia Bullrich
(0)
8 de abril de 2015  

Todavía molestos con Elisa Carrió, Martín Lousteau y la UCR, a los que acusan por la "movida" para "dejarlos fuera" del armado de las listas de lo que hasta hace meses fue el Frente Amplio-UNEN, Humberto Tumini y Sergio Abrevaya apuestan a ocupar el lugar de la "verdadera y única" propuesta progresista para la ciudad y disputar el electorado al que también apunta el kirchnerismo.

Un mes antes de enfrentarse en las PASO por Surgen -el espacio en el que se reagruparon Proyecto Sur, GEN, Libres del Sur y Podés-, acusan a Lousteau y Graciela Ocaña de sostener proyectos "funcionales" a Mauricio Macri y a la supervivencia de Pro en la ciudad.

-¿Por qué decidieron compartir la interna?

Sergio Abrevaya: -Porque ECO impidió discutir las cláusulas del cierre con Ocaña. Eso tenía camino al acuerdo nacional con Macri. Por eso los otros cuatro partidos terminamos construyendo una alternativa propia en la ciudad y en la Nación.

Humberto Tumini: -Lo que ya había pasado a nivel nacional, donde Carrió había roto UNEN, lo llevaron adelante en la inscripción de las alianzas porteñas. Íbamos camino, incluso incorporando a Ocaña, a una interna abierta de todo UNEN. Decidieron romper UNEN.

-¿Carrió es responsable de que ustedes no integren ECO?

H.T.: -No. Carrió es responsable de haber llevado ese frente hacia la alianza con Macri. Era sabido que no íbamos a ir ni Libres del Sur ni Podés, ni Proyecto Sur, ni el GEN. Eso es lo que subyace detrás de ECO. Lousteau dice: «Voy a votar a los candidatos de mi espacio», o sea, Carrió y Sanz. Pero todo el mundo sabe que ninguno le va a ganar la interna a Macri. Por lo tanto, en octubre, Lousteau va a decir: «Yo voto a Macri».

S.A.: -También jugó la UCR, que se veía venir lo que pasó en la convención. La vocación para mantener junto a UNEN estaba condicionada por ir a un esquema que va a terminar con Macri como candidato a presidente.

-¿No habría sido más inteligente construir un polo opositor fuerte para enfrentar a Pro?

H.T.: -El problema no es solamente si hacés algo más fuerte o más débil, tiene que ver con el proyecto. Y el proyecto de ellos es fortalecer a Macri presidente y no disputar seriamente con Pro. Son una oposición funcional al triunfo de Pro.

-Lousteau dice que son competencias con contextos distintos.

S.A.: -¿Cómo hacés para agitar la banderita que dice: «Macri presidente», si creés que no gobernó bien la ciudad? No sé cuál es el truco psicológico que usa Lousteau para decir dos cosas absolutamente incompatibles.

H.T.: -Hay un engaño a la ciudadanía. Lousteau buscaba ser parte de la interna de Pro y porque Michetti se quedó en la ciudad no pudo hacerlo. Entonces hizo ECO, que es una ficción de lista opositora.

-UNEN se fundó hace menos de dos años y hoy no tiene candidato. ¿Cómo lo explican?

S.A.: -Surgen es la continuidad de UNEN. UNEN era una alternativa. ECO no lo es. Es una rueda de auxilio, una colectora de Pro. Ellos se fueron. La única alternativa, en la ciudad y en la Nación, sigue siendo esto.

H.T.: -Somos una propuesta progresista, con un proyecto político distinto al proyecto neoliberal y con rasgos de derecha que es Pro. No un rejunte entre derecha y progresismo para gobernar.

-Sus ex socios los acusan de ser testimoniales.

S.A.: -La visión de que el ejercicio del poder sólo viene en la garantía de ganar una elección se estrelló contra el piso en 1999 con la Alianza, de la que formé parte. Cuando no tenés claro para dónde vas, gobernás mal. Ni Lousteau ni Ocaña tienen idea de qué miércoles hacer con la ciudad. Yo no soy testimonial porque creo en una ciudad distinta. Me puede ir mal, pero sostengo un modelo de ciudad.

-¿Lousteau y Ocaña no tienen modelo de ciudad?

S.A.: -Jamás se los he escuchado. Es toda una descripción de cómo el macrismo podría hacer mejor las cosas.

H.T.: -Es una falacia para justificar el paso que dieron. ¿Nosotros testimoniales? Nosotros hicimos UNEN con una flexibilidad muy grande y disposición de ganar el gobierno. Tuvimos mirada de disputa del poder, pero por un proyecto distinto al de Macri y al del kirchnerismo. Para ellos, somos testimoniales si no vamos con la derecha. La derecha amenaza ganar la ciudad, entre otras cosas, por la ayuda que le prestaron ellos dividiendo la principal oposición en la ciudad.

-¿Cuáles serían sus tres prioridades de gestión?

S.A.: -Una política de vivienda con créditos a 40 años, poner en funcionamiento la garantía bancaria de alquiler y construir vivienda entramada recuperando muchísima propiedad que hoy está tomada y en barrios postergados. La segunda, la seguridad, con mayor gasto para investigar el delito, pero no con más efectivos. La tercera es una profunda reforma educativa. No hay inclusión sin calidad.

H.T.: -Cambiaría los gastos y la forma de recaudar. Subiría los tres presupuestos que Macri bajó: salud, educación y vivienda. Bajaría el sobreprecio de la obra pública y el gasto en publicidad. Segundo, impediría cualquier construcción en espacios verdes. Tercero, daría rango de secretaría a la Dirección de la Mujer. Tomaría en particular la violencia de género, la trata de personas y el cumplimiento de la ley de aborto no punible.

-¿Por qué creen que Pro sigue captando a una parte importante del electorado, tras ocho años?

S.A.: -Hay una responsabilidad del progresismo. A partir del fracaso del gobierno de Ibarra, hay una enorme dificultad del progresismo de plantear propuestas de cómo gobernar, tener lenguaje de gobierno, sustituido en general por el lenguaje de la denuncia o del reclamo.

H.T.: -El fracaso del gobierno de Ibarra y la ruptura de UNEN tuvieron impacto. La ciudad es un territorio donde la confrontación con las ideas de derecha siempre va a ser dura porque es una ciudad rica. Por eso necesitamos una centroizquierda claro, que no puede estar diluida.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.