Suscriptor digital

Daredevil, un superhéroe que pelea contra su oscuridad

Desde hoy, Marvel desembarca en Netflix con esta serie de trece episodios que cuentan la historia de Matthew Murdock, el justiciero ciego
Natalia Trzenko
(0)
10 de abril de 2015  

CIUDAD DE MÉXICO-. "Lo que me atrajo de esta propuesta fue, justamente, el hecho de que podíamos hacerla más oscura y cruda y que, por ende, terminamos existiendo en un mundo que es algo más realista", dice Charlie Cox, el protagonista de Daredevil, la serie que marca el desembarco de Marvel en Netflix. Las palabras del actor británico son bastante más que una respuesta aprendida de memoria para satisfacer a los periodistas de todo el mundo -entre los que está LA NACIÓN- reunidos para conocer las novedades del gigante del streaming. Es que después de ver las primeras escenas de la ficción de trece episodios -disponibles desde hoy- la contestación de Cox puede y debería ser usada como una advertencia: su Daredevil no tiene la liviandad ni la canchera ironía de Iron Man ni el humor zumbón de Guardianes de la galaxia, ni los elementos fantásticos de Thor. Todo lo contrario: el justiciero, ciego desde su niñez, pasa sus días como el abogado Matthew Murdock y sus noches recorriendo el peligroso barrio neoyorquino de Hell's Kitchen luchando contra el crimen a puño limpio, sin superpoderes ni modernos artefactos que lo asistan. Si se lastima (algo que sucede seguido y con una violencia bastante explícita), Murdock sangra y no tiene otra forma de curarse que con la ayuda de la enfermera que interpreta Rosario Dawson.

"Pudimos mostrar a estos personajes primero como personas y eventualmente nos convertimos en esas figuras icónicas que los fans aman desde hace años. Por momentos es un mundo bastante sombrío, pero todo tiene relación con la verdad emocional de cada uno de los personajes ", cuenta Vincent D'Onofrio, que habiendo terminado de grabar todos los episodios de esta primera temporada recuperó el pelo, del que su personaje, el temible mafioso Wilson Fisk, carece por completo.

Uno de los villanos más populares del nutrido universo Marvel, Fisk -o Kingpin, como se lo conocerá más adelante-, es en la serie un enigma, una figura misteriosa y escurridiza que probablemente fascine a los fanáticos del cómic, esos críticos implacables que destruyeron con maliciosa satisfacción la versión cinematográfica de Daredevil que interpretó Ben Affleck en 2003.

"Nuestra ventaja con este programa es que desde el principio elegimos un tono y un estilo y los respetamos hasta el final. Nunca podés dejar contentos a todos. Si ves las versiones del cómic de Daredevil de la época de Stan Lee o los de Frank Miller, son muy diferentes. Todos tienen un favorito, y por ende es imposible que todos estén totalmente de acuerdo con el nuestro, pero fuimos fieles a nuestra propia línea de relato y espero que los espectadores se enganchen con eso", dice Cox, que luego de participar de Boardwalk Empire algo sabe ya sobre la popularidad que aporta la TV, pero claro, nada se compara con las pasiones que despiertan las historietas y la posibilidad que aporta Netflix de que el paso de la fama moderada a la global ocurra, literalmente, de la noche a la mañana.

"Me parece que los fans verán los trece episodios de una sentada", dice D'Onofrio, que durante una década fue el peculiar detective Robert Goren en Law & Order: Criminal Intent. A su lado, Cox asiente en silencio, tratando de imaginar lo que sucederá cuando todos puedan ver su versión noir de este héroe no vidente conocido como "el hombre sin miedo" .

"La serie estará disponible desde la medianoche y creo que para el momento en que nos despertemos ya habrá gente que la habrá visto completa", arriesga el actor, que a pesar de los rumores que insisten con que hará una aparición en la inminente Los vengadores: la era de Ultrón (que se estrenará el 23), asegura que el programa existe en su propio -y corrupto- rincón del mundo Marvel.

"Hacemos pocas referencias al universo creado en las películas y a las otras series. Hay un comentario al pasar en el primer episodio que da por sentado que existimos en un mundo donde hay superhéroes, pero no son parte del día a día de un lugar tan complicado como Hell's Kitchen. Y eso le aporta emoción a cada aparición de Daredevil", explica Cox, que, al igual que sus colegas vueltos superhéroes para Marvel o DC, tuvo que entrenar mucho para poder interpretar las escenas de acción. Aunque en su caso las cosas fueron aun más complicadas en el resto de las secuencias.

"En las escenas como abogado, el desafío era hacer las cosas más sencillas, como preparar una taza de café, sin ver. Porque el personaje no puede hacerlo. De hecho, en una toma tenía que ponerme guantes y tuvimos que repetirla un montón de veces porque agarraba el guante equivocado o me lo ponía al revés. Nunca habíamos pensado que ponerse un guante llevaría tanto tiempo como una escena de acción", se ríe Cox con alegría, una emoción que su personaje no tendrá tiempo de sentir mientras pelea en las sombras por un poco de justicia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?