Suscriptor digital

Negocian sumar a los supermercados al plan de descuentos con la SUBE

Buscan que la cadenas ofrezcan una promoción del 10%; ya hay más de 40 empresas inscriptas
Alfredo Sainz
(0)
13 de abril de 2015  

Con dos semanas de retraso, el equipo económico avanza para sumar empresas al programa de beneficios que impulsa a través de la tarjeta SUBE y que fue anunciado por la Presidenta en cadena nacional. El objetivo de máxima es lograr que las grandes cadenas de supermercados se incorporen al plan y acepten ofrecer un descuento del 10% en las compras de productos con la tarjeta, lo que representaría un gancho comercial indudablemente efectivo.

Sin embargo, hasta el momento lo que se logró fueron descuentos que son similares a los que se obtienen en el mercado con todo tipo de tarjetas.

En el equipo económico confían en que esta herramienta puede jugar un papel decisivo para reactivar el consumo -que lleva más de un año con caídas en las ventas-, aunque son conscientes de que deberán convencer a los escépticos que todavía tienen presente la tarjeta SuperCard, que presentó Guillermo Moreno y que nunca llegó a implementarse.

Formalmente, el argumento que esgrime la Secretaría de Comercio para convencer a los supermercados es la posibilidad de incorporar a los millones de usuarios de la SUBE que no tienen otra tarjeta. Sin embargo, la principal carta de negociación pasa por otro carril. "La mejor manera de convencer a cualquier supermercado es allanarle el camino a las DJAI [declaraciones juradas anticipadas de importación], que hoy son claves para cualquier empresa", explicaron en una firma que fue invitada por el subsecretario de Comercio, Ariel Langer, a sumarse a los descuentos.

"Seguramente vamos a terminar acordando un descuento del 10%, aunque la oferta no va a estar disponible para todos los productos y van a quedar afuera los cortes de carne, algunos vinos y los artículos de Precios Cuidados", señalaron en una cadena de supermercados.

Compás de espera

En la página creada para impulsar el programa ( http://www.subeneficio.gob.ar) hoy figura un listado de beneficios de cuarenta empresas (desde Havanna hasta Village Cines, pasando por Frávega, Todo Moda y Freddo, hasta llegar a Casa Torres Motos, el boliche La Gran Jaime o la editorial de libros jurídicos Rubinzal Culzoni), pero cuando se hace clic para acceder al descuento aparece un cartel informando que "los beneficios que se detallan en la página web estarán disponibles próximamente en los puntos de venta".

Los descuentos que se consiguieron hasta ahora, igualmente, no implican grandes novedades frente a los vigentes en plaza y de hecho son similares a los que ya están disponibles con decenas de tarjetas, como un 10% en Garbarino o un cuarto kilo gratis en Freddo.

"El potencial que ofrece la SUBE es enorme, pero si no hay una reconversión y no se empieza a trabajar en la adhesión de comercios, es muy difícil que prospere un proyecto de este tipo", explicaron en otra empresa de consumo.

El proyecto nació de una iniciativa de la Federación Económica de Tucumán, que hace menos de seis meses implementó un sistema de descuentos a partir de un acuerdo con la Tarjeta Ciudadana (un plástico similar a la SUBE que se utiliza para pagar el colectivo en San Miguel de Tucumán). Los buenos resultados hicieron que CAME decidiera adoptar el proyecto nacional y presentárselo al ministro de Economía, Axel Kicillof, que terminó "apropiándoselo". De esta manera, la administración del plástico quedó en manos de Nación Servicios, una empresa controlada del Banco Nación.

"A nosotros nos tentaba un sistema mixto que nos permitiera expandir la experiencia que se hizo en Tucumán a nivel nacional, pero no estamos interesados en un proyecto que sea manejado exclusivamente por el Estado", reconoció Osvaldo Cornide, presidente de CAME.

Para avanzar con el proyecto, la intención de Nación Servicios es que la SUBE, que fue ideada como un medio de pago en el transporte público, se reconvierta en una tarjeta prepaga que se pueda usar en cualquier comercio que cuente con una posnet. Con este objetivo, el Banco Central ya reglamentó los cambios en el uso del plástico, aunque la operatoria quedó limitada a los cinco millones de usuarios registrados que tiene la SUBE (se calcula que hay otros cinco millones de usuarios que utilizan habitualmente la tarjeta, pero no la tienen registrada a su nombre).

El programa de descuentos con la SUBE originalmente estaba previsto que empezara a funcionar el 1° de este mes y la intención oficial era que el plan se complemente con el Ahora 12 -que ofrece la posibilidad de comprar productos nacionales en doce cuotas sin interés utilizando cualquier tarjeta de crédito-, pero apuntando a los sectores de menores ingresos que no están bancarizados.

Un motor para el consumo

Objetivo oficial

En el equipo económico confían que los descuentos servirán para revertir la tendencia de caída en el consumo

Complementación

La estrategia incluye una complementación entre los descuentos con la SUBE y las doce cuotas sin interés del plan Ahora 12

Clientes

El público principal al que apunta el Gobierno con este programa son los usuarios de la SUBE que no están bancarizados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?