R. S. Pratt: ¿un nuevo autor o es puro marketing editorial?

Detrás de El fiscal, que recrea el caso Nisman, se esconde "un escritor fino"
(0)
16 de abril de 2015  

No se puede negar el don de la oportunidad: un policial sobre el caso Nisman en el mismísimo momento en que ese caso, sumamente sensible, obsesiona al poder político, a los medios y al público. El fiscal. Una ficción demasiado parecida a la realidad, tal el título del policial. Pero el verdadero enigma de este libro no es tanto la hipótesis que plantea sobre el crimen del "fiscal Lerman" sino la verdadera identidad del autor, R. S. Pratt. La solapa lo define escuetamente del siguiente modo: "Es el seudónimo de un escritor argentino".

Desde ayer, en las redes sociales (especialmente en Facebook) se especuló insistentemente acerca del nombre que se oculta detrás del misterioso Pratt: Jorge Asís, Jorge Fernández Díaz, Ricardo Forster? La operación de marketing fue perfecta: caso policial en el candelero y ocultamiento del autor.

La editorial que publicó el libro (Emecé, perteneciente a Planeta) decidió guardar el secreto. Ignacio Iraola, gerente del grupo, se amparó en un "acuerdo tácito" con el escritor argentino camuflado, aunque contó que todo surgió de una conversación casual con este autor, según quien el caso Nisman era un thriller que pedía una ficción en el estilo de John Le Carré. "Lo del seudónimo no es tan raro -dijo Iraola-; después de todo, también John Banville publica policiales como Benjamin Black y reserva su nombre verdadero para su ficción más literaria." Pero, en el caso del irlandés, todos saben que se trata de la misma persona.

A partir de ahí, editor y autor aprovecharon la reciente moda de la "novela política". Tan calculada está la ficción, que en El fiscal el personaje termina suicidándose, pero lo hace porque sabe que vienen a matarlo. Para Iraola, el libro "combina las dos hipótesis" y resulta entonces "políticamente ecuánime".

Las únicas pistas que dio Iraola sobre la identidad de Pratt fueron la edad ("tiene entre 40 y 50 años") y la observación de que es "uno de los cuatro escritores argentinos más finos". Lo tercero es que debe ser autor del grupo. Quien revise catálogos, calcule edades y juzgue fineza tal vez conozca toda la verdad o, por lo menos, una posible interpretación del libro. Éste es el juego del acertijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.