Young & Rubicam, número uno en el país y en el mundo

El grupo lidera el ranking de facturación de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad; su fusión con WPP lo convierte en el mayor del globo.
Alberto Borrini
(0)
23 de mayo de 2000  

Young & Rubicam es noticia por dos motivos. Su filial argentina pasó a encabezar el ranking anual del ramo, por facturación, de la Asociación Argentina de Agencias; casi simultáneamente se informó que la cadena mundial se había unido al Grupo WPP, de origen inglés, del que ya forman parte gigantes como J. Walter Thompson y Ogilvy & Mather. La concentración publicitaria, lejos de aplacarse, da pasos cada vez más largos.

El ranking muestra más sorpresas que nunca. Por primera vez, Young & Rubicam Argentina se coloca a la cabeza con una facturación estimada en 1999 en 131 millones de pesos. La escoltan filiales de otras dos multinacionales: Grey Argentina, con 90 millones, y J.Walter Thompson Argentina, con 87 millones. McCann-Erickson Argentina, que en 1998 encabezó la tabla con 92 millones, y Leo Burnett Argentina, undécima con 42 millones, no están en la última edición del ranking por presuntas diferencias con sus colegas respecto de la forma de calcular la facturación.

Escoltando a Young & Rubicam y a Grey Argentina asoman Pragma FCB Publicidad, con 78 millones, y Ratto BBDO con 70,9 millones. Sexto quedó Lautrec Nazca Saatchi & Saatchi (ahora se llama Lautrec Euro RSCG), que facturó por 68 millones de pesos.

Bicicletas para todos

Los siguientes puestos son ocupados por Agulla & Baccetti (58,7 millones), Ogilvy & Mather Argentina (51,4 millones), Graffiti D´Arcy (48 millones) y Bozell Vázquez, ahora Vázquez FCB (47,4 millones).

El sorpasso de Young & Rubicam, que desde hace más de una década preside Darío Straschnoy, es notable porque la mejor ubicación que había logrado hasta ahora fue un segundo puesto, detrás de J. Walter Thompson y por sobre McCann Erickson, logrado en 1997. En 1998 quedó tercera. El crecimiento de los últimos doce meses, gracias a la recuperación de la cuenta de C&A, el lanzamiento de Repsol-YPF y el ingreso de Unifón, Pillsbury y Bayer permitieron a Young pasar de una facturación de 85 millones a la de 131,9 millones alcanzada en 1999.

"Somos un equipo. Trabajamos muy bien entre nosotros y con nuestros clientes", dijo Straschnoy. No extraña entonces que los festejos comenzaran por casa: los 170 empleados fueron agasajados con un desayuno especial, y en su domicilio cada uno recibió una bicicleta con este mensaje: "No podemos regalarte más tiempo libre, pero sí ayudarte a que lo disfrutes mejor". Miles de globos azules y blancos y botellas inflables de champagne tapaban el frente de los cuatro pisos de la agencia.

Pero Young & Rubicam Argentina no fue la única en pegar el salto. Grey Argentina, su escolta, avanzó en un año ocho puestos y de una facturación de 56 millones en 1998 pasó a otra de 90 millones en 1999. El estirón se debe a la absorción, por parte de Grey, de dos agencias locales: Vincit y Gowland. También crecieron, y por primera vez se ubicaron entre las nueve primeras, Agulla & Baccetti y Graffiti D´Arcy.

Un poco más abajo, pero entre las 15 mayores, continuaron ganando posiciones Vega Olmos Ponce APL, Savaglio TBWA y Rubén Maril. De todos modos la que más creció fue Diálogo, que con una facturación de 18 millones subió del lugar 25 al 17.

La compra de Young & Rubicam Inc. por parte del conglomerado británico WPP (todas las agencias comprendidas en la operación seguirán operando separadamente) arroja una facturación combinada de más de 56.000 millones de dólares, superando al holding que encabezaba el ranking mundial, Interpublic, dueña de McCann-Erickson, que cerró 1999 con 46.000 millones. Estas cifras no abarcan sólo ingresos provenientes de la publicidad, sino también de otras actividades afines. Young & Rubicam y WPP tienen varias agencias de relaciones públicas (Burson Marsteller y Hill & Knowlton son las mayores), así como empresas de promoción y marketing directo.

Pero lo que más cuenta son los negocios publicitarios. Una facturación de varias decenas de millones no sólo permite concentrar equipos de trabajo y distribuir gastos, también confiere a la nueva alianza un enorme poder financiero a la hora de comprar medios y encarar nuevas operaciones.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios