Suscriptor digital

La anarquía en Libia impulsa el boom del tráfico de personas

Ante la falta de autoridad, los traficantes usan Facebook y pactan con las milicias armadas
Maggie Michael
Lee Keath
(0)
24 de abril de 2015  

EL CAIRO.- El caos de Libia se ha convertido en un lucrativo imán que atrae a los inmigrantes desesperados por hacer el peligroso cruce por mar hasta Europa. Al no haber autoridad que lo frene, el negocio florece, y ante el aumento de la demanda, los traficantes cobran cada vez más, ganancias con las que compran barcos más grandes y mejor armamento.

Un círculo vicioso que sólo se traduce en más tragedias en el mar.

Por cada barcaza destartalada que sale de las costas libias, los traficantes embolsan cientos de miles de dólares. Y tan seguros están de su impunidad que operan abiertamente: muchos hasta usan Facebook para publicitar sus servicios a los inmigrantes desesperados por huir de la guerra, la represión y la miseria de Medio Oriente y de África.

No sólo están armados hasta los dientes, sino que muchas veces trabajan con las poderosas milicias de Libia que controlan el territorio y ejercen el poder político.

Si existe un factor que explica el exponencial aumento de los cruces ilegales a Europa es el caos en que está sumida Libia desde la guerra civil que en 2011 depuso al veterano dictador Muammar Khadafy.

Durante su gobierno, Khadafy alcanzó acuerdos con Europa para controlar el tráfico de inmigrantes, y así mantuvo bajas las cifras. En 2010, 4500 inmigrantes hicieron la peligrosa travesía, la mayoría embarcada en Libia, según datos de la Unión Europea. En 2014, el número se disparó a más de 170.000.

Las autoridades europeas se desvelan por encontrar la forma de enfrentar esta crisis. Una propuesta es establecer campamentos en los países fronterizos con Libia, donde alojar a los inmigrantes antes de que lleguen a sus costas. La ministra de Defensa italiana, Roberta Pinotti, dijo anteayer que hay planes de contingencia para una intervención militar contra los traficantes.

Durante 2014, el hundimiento de Libia en la anarquía no hizo más que acelerarse. El país ya estaba plagado de múltiples milicias desde el derrocamiento de Khadafy, pero desde 2014, las pocas estructuras políticas que quedaban colapsaron.

Estado Islámico emergió con potencia y brutalidad, y controla al menos dos ciudades de la costa central y oriental del Mediterráneo.

En ese caos, el tráfico de humanos "se ha convertido en crimen organizado, donde hay mafias fronterizas que cuentan con armas, información y tecnología", dijo el director de una agencia independiente que estudia el tráfico de humanos.

A su paso, los traficantes tienden acuerdos con las milicias locales para que hagan la vista gorda a sus movimientos. La misma fuente indica que los traficantes también han aumentado los precios. Algunos se han comprado barcazas de pesca más grandes y más seguras, capaces de trasladar varios cientos más de inmigrantes por viaje, a los que les cobran hasta 3200 dólares por cabeza. Usan las ganancias para comprar armas y tecnología, incluidos teléfonos satelitales, sistemas GPS y vehículos 4x4 para desplazarse en el desierto.

El precio de la travesía del Mediterráneo depende del tipo de embarcación, y en los barcos que son mejores, depende de la ubicación en la que apiñan a los inmigrantes, la cubierta superior o inferior, según varios traficantes entrevistados por la prensa a través de Facebook, donde publicitan sus servicios.

Un lugar en un gomón inflable puede salir 500 dólares, mientras que en embarcaciones más sólidas, de madera o metal, puede costar entre 1000 y 2000, dijo el traficante de nombre Luqman con base en Zwara, uno de los puntos de embarque.

Cada etapa del viaje se paga por adelantado. Los inmigrantes juntan el dinero para la primera etapa en su país, luego se quedan en Libia unas semanas, en trabajos informales, para poder costear el cruce por mar.

Si bien los subsaharianos son ingresados a Libia por su frontera sur, los sirios, que representan una parte sustancial del tráfico de inmigrantes, suelen entrar a Libia desde Argelia, ya que para ingresar a Argelia no necesitan visa y pueden viajar hasta allí en avión, según reveló uno de los traficantes.

Un entierro anónimo en la isla de Malta

  • Ayer se realizó en Malta una ceremonia por las cerca de 800 víctimas del naufragio del domingo en el Mediterráneo ante los féretros de los 24 migrantes anónimos cuyos cuerpos pudieron ser recuperados.
  • "No conocemos sus nombres, sus vidas, sólo sabemos que intentaban escapar de una situación desesperada para encontrar la libertad y una vida mejor", dijo el obispo de la isla de Gozo, monseñor Mario Grech.
  • Los principales responsables malteses asistieron al acto, así como el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos; el ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, y el ministro de Solidaridad griego, Theano Fotio. Un grupo de soldados condujo luego la hilera de féretros hasta el lugar donde serán enterrados en privado.
Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?