Canciones que bajan de las montañas mendocinas

Gabriel Plaza
(0)
26 de abril de 2015  

Algo pasa en la alta montaña. La música baja como un manantial fresco y abundante en Mendoza. En los últimos años la escena bulle y pone en foco el desarrollo de la diversidad sonora de la región, desde la cumbia digital de Fauna de alcance mundial a la frescura indie de bandas como Mi amigo invencible. La nueva canción también tuvo su propio desarrollo y una horneada de cantautores encarna el signo generacional a partir de formatos y propuestas que se dejan embeber del folklore, el pop indie y el registro íntimo de autor. Tres propuestas de edición independiente, Chocogüon, Paula Neder y Juan Lucangioli, ofrecen un paneo de la frescura que emana la canción mendocina cultivada cielo arriba, al costado de la Cordillera.

La aparición de un grupo como Chocogüon es una de las buenas noticias que dio la escena en los últimos años. El dúo integrado por Javier Pulpo Montalto y Jony Moyano, lanzó un disco producido por Lisandro Aristimuño que es la prueba del potencial de este pop-rock muy sofisticado, que recupera el gesto de las canciones himno de Los Beatles, cierto eco del primer rock nacional de Almendra, la densidad de capas sonoras de bandas como Radiohead y una atmósfera lisérgica y folklórica que recuerda conceptualmente a Re, de Café Tacuba. Bajo la atenta mirada de Aristimuño, que aporta al grupo piano, guitarras programación, charango y teclados, más dos canciones de su autoría que son las que cierran el disco, el dúo mendocino ofrece un álbum cautivante de once canciones de sonido electroacústico y un audio latinoamericano y universal.

La voz del cantautor Juan Lucangioli busca en otros parajes. A diferencia de sus colegas, su búsqueda es mucho más introspectiva y ceremonial. Es la voz y la palabra como ropaje esencial, donde la guitarra acompaña sutilmente. Lucangioli es un trovador contemporáneo con una evidente influencia latinoamericana y rioplatense. Así aparecen imágenes evocadoras al carnaval montevideano como "Dos caras" y "Disfraces". Pero su vivencia mendocina, su cercanía a una comunidad sufi y su interés por la música folklórica aparece en los aires de chacarera de "Gente que se despierta", la cueca "Fronteras del alma" y la exquisita tonada "Estrellita de papel". Puentes es, también, un disco con fabulas poéticas como "Suspiros", que tienen las cadencias ancestrales de las nanas; una radiografía del pulso pop en "Canciones" y un viaje interior a la copla en "Victoria". En ese registro íntimo, Lucangioli desliza una canción folklórica y acústica que camina en la huella de otros hacedores como Pedro Guerra.

Paula Neder es otra sorpresiva aparición en el mapa musical mendocino. Pertenece a esa vibrante generación de mujeres, que cada vez son más en su provincia. Caleidoscospio tiene su sello. Primero porque está compuesto por 11 piezas de su cosecha y porque el arte de tapa está terminado con un bordado hecho con sus propias manos: la cantautora cosió personalmente toda la tirada de sus discos. Ese singular cuidado por el arte de tapa se complementa con el urdido artesanal del sonido, los arreglos, las letras y las melodías. La canción "Todo o soy reina", que abre el disco, la define: " Soy Alanis Morisette, soy un león". Como sus compañeros de generación, Paula Neder es el resultado del rock y el folklore en la alta montaña. Obras como "Don Quispe" y "De sal y luz", podrían ser clásicos futuros del folklore y poderosas canciones como "Caleidoscopio" y "Sin tierra" muestran a una artista original, con la raíz del folklore, la frescura del pop y el fuego del rock corriendo por sus venas. A pesar de la aridez y el viento zonda, la canción brota como una flor en el desierto.

Juan Lucangioli

Puentes: Lo que no aprendí, Dos caras, Disfraces y otros. (independiente)

Paula Neder

Caleidoscopio: Todo o soy reina, Don Quispe, Sigo buscando y otros. (independiente)

Chocogüon

Chocogüon: Ansiedad, Neurosis, No me digas nada, Corazón, Caída y otros. (independiente).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?