Los trabajos menos conocidos de los famosos

Johnny probó el arte de la venta telefónica
Johnny probó el arte de la venta telefónica Fuente: Archivo
George Clooney, Johnny Depp, Eva Mendes, Matthew McConaughey y Nicolas Cage tuvieron empleos muy poco glamorosos antes de Hollywood
(0)
4 de mayo de 2015  • 00:10

Antes, mucho antes, de convertirse en estrellas de Hollywood, estos famosos tuvieron vidas comunes y, por supuesto, empleos de lo más terrenales. Desde vendedores telefónicos de bolígrafos a horneadores de pizzas, estas cinco celebridades saben muy bien qué significa eso de "hacerse de abajo"...

George Clooney, el que golpeaba la puerta

¿No le comprarías una póliza con esa carita de bueno?
¿No le comprarías una póliza con esa carita de bueno? Fuente: Archivo

Cuando todavía era "uno del montón", el ex soltero más codiciado de Hollywood se ganaba el pan vendiendo seguros. "Era pésimo", le contó hace algún tiempo a Larry King. "En la venta me iba relativamente bien, pero la compañía siempre quería que vendiéramos algo más y la verdad es que me costaba mucho andar rogando".

Años más tarde, George Clooney tuvo su gran oportunidad ingresando al elenco de ER Emergencias... Lo demás, es historia.

¿Hola? Sí, mi nombre es Johnny Depp

¿Se imaginan recibir una llamada de Johnny Depp intentando convencerte de las bondades de un producto? Bueno, eso sucedió cuando él ni siquiera avizoraba una carrera como actor y ofrecía... ¡lapiceras por teléfono!

"Llamás gente que no quiere recibir tu llamado. Ponés tu voz más falsa y tratás de venderles una porquería de lapiceras con sus nombres impresos en ellas", contó tratando de describir la poco satisfactoria tarea que realizaba tiempo antes de debutar en la película Pesadilla en lo profundo de la noche.

Eva Mendes, una maestra pizzera

Eva odiaba estar junto al horno...
Eva odiaba estar junto al horno...

La bellísima Eva Mendes alguna vez se dedicó a preparar y servir pizzas mientras soñaba con actuar en películas y vestir de gala para sus estrenos. Así lo recordó ella misma: "Era una de esas chicas que no podía esperar a tener su permiso laboral, y en California podés obtenerlo a los 15. Trabajé en un lugar que vendía pizza y pasta en un centro comercial, y fue una gran experiencia. Servía la comida, y la verdad es que no puedo contar las veces que pasé un plato con comida de un lado al otro del mostrador. Lo cierto es que, después de un tiempo, comenzamos a recibir quejas de los clientes y nos hicieron rotar en funciones... Me podía tocar estar en la caja o a cargo de las ensaladas, pero odiaba cuando me tocaba hacer la pizza. Era lo peor, porque tenía que estar junto al horno, poniendo y sacando la pizza, y hacía tanto calor como en un sauna".

Luego de un tiempo, ella renunció y fue contratada por otro local en el mismo centro comercial, donde se dedicada a preparar hot dogs y a servir limonada.

Matthew McConaughey y el arte de limpiar gallineros

¿A ver esas manos, Matthew?
¿A ver esas manos, Matthew? Fuente: Archivo

Hay tareas que nadie quiere realizar pero, afortunadamente, siempre hay alguien con suficiente coraje para llevarlo a cabo. Aventurero, el bueno de Matthew McConaughey viajó mucho en su adolescencia gracias a los planes de intercambio estudiantil y su afición por el surf. Así llegó hasta las costas australianas, donde vivió un tiempo y buscó un trabajo para poder darse algunos gustos. ¿Qué hacía? Básicamente, se dedicaba a limpiar gallineros... Sí, el muchacho le daba duro al trapo entre kilos y kilos de estiércol. Después de un tiempo, consiguió otro puesto lavando platos en un restaurante. ¿Cómo le habrán quedado esas manitos?

Pochoclos para Nicolas Cage

Cage quiso llegar al cine... desde una sala de cine
Cage quiso llegar al cine... desde una sala de cine Fuente: Archivo

Aunque es sobrino del cineasta Francis Ford Coppola, Nicolas Cage nunca quiso hacer uso de su lazo sanguíneo para poner un pie en Hollywood. Por eso, el muchacho optó por hacerse "bien de abajo" dentro del mundo del cine... literalmente.

Poco antes de obtener un pequeño rol en al película Picardías estudiantiles, de 1982, Cage -que aún utilizaba su apellido real, Coppola- vendió pochoclos y cortó entradas en el Fairfax Theater de California. Luego vendría otro pequeño trabajo y, finalmente, no resistiría la tentación y se pondría bajos las órdenes del director de El Padrino para filmar La ley de la calle y, ahora sí, despegar definitivamente como actor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?