Massa y De la Sota presentaron un nuevo frente y competirán en internas

Bautizaron el espacio Unidos por una Nueva Argentina (UNA); el acuerdo contempla la posibilidad de que Rodríguez Saá también se sume a la disputa; hubo coincidencias en las críticas a Scioli y Macri
Marcelo Veneranda
(0)
30 de abril de 2015  

"Pasión y experiencia" podría haberse titulado el guión que empezaron a escribir Sergio Massa y José Manuel de la Sota, porque en esos roles se presentaron el diputado del Frente Renovador y el gobernador de Córdoba, anoche, cuando oficializaron el acuerdo que los enfrentará en las primarias presidenciales de agosto. El pacto firmado abre la puerta a un tercer candidato, puesto para el que se asoma el senador Adolfo Rodríguez Saá. También incluye la promesa de tres debates antes de las PASO.

Sin quererlo, De la Sota y Massa ofrecieron un interesante anticipo de esos debates: cada palabra pareció destinada a cimentar las coincidencias entre ambos y la siguiente, a marcar una ventaja sobre el rival. El dato: la tropa cordobesa salió sonriente del acto.

Pero Massa y De la Sota también dejaron en claro que no habrá piedad frente al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Arrancó el cordobés. "Venimos a conformar un polo de cambio verdadero y de disputa positiva: vamos a disputarnos los votos de los argentinos, pero sin agresiones ni peleas", dijo. Fue en alusión a Massa, porque en el renglón siguiente no perdonó a Scioli y Macri, a los que definió como "el conformismo mediocre y el retroceso vestido de modernidad".

"Sentimos que necesitamos un cambio justo, ante la idea de seguir como estamos o ir para atrás, por el camino del ajuste", empezó Massa, que a diferencia de otras épocas también disparó munición gruesa contra Scioli y Macri.

"La provincia de Buenos Aires es la muestra más clara de la decadencia de este modelo", dijo, para empezar a enumerar los traumas en seguridad, escuelas y rutas. Cuando le preguntaron por Pro, sostuvo que la fundación Pensar pide la vuelta de las AFJP, que Domingo Cavallo anima a Pro y que en el macrismo están "los que ajustaron el 13% a maestros y los que crearon el corralito y el corralón", entre otras citas. "Uno ve todo eso, cierra los ojos y se siente en los 90", completó.

Pero eso fue durante la conferencia de prensa con la que se cerró la presentación, que se realizó en el Hilton de Puerto Madero. Massa y De la Sota, vestidos con idénticos sacos y corbatas negros, llegaron junto con sus mujeres y se pararon detrás de dos atriles transparentes y simétricos. Atrás, una pantalla gigante los mostraba sonrientes, separados por la sigla "UNA" y la consigna "Unidos por una Nueva Argentina", el nombre del frente con el que llegarán a las PASO.

Fue inevitable recordar a "Una Nación Avanzada (UNA)", el frente que Roberto Lavagna y Gerardo Morales utilizaron para la campaña presidencial de 2007. Lavagna, presente anoche, integra las filas del massismo y suena, de tanto en tanto, como posible vice del tigrense.

Antes de la conferencia, De la Sota y Massa se presentaron en sociedad y anticiparon sus principales propuestas. "Mi experiencia habla por mí: cuando la economía se estancaba, bajé el 30 por ciento de los impuestos y puse esa plata en el bolsillo de la gente", comenzó De la Sota, en un relato que incluyó 500 escuelas construidas, 130.000 programas de primer empleo, el boleto estudiantil y los premios que recibió su gestión por transparencia.

Massa se enfocó en su programa de 1,2 millones de créditos a la vivienda, la escolarización desde los tres años, la pelea contra la inflación y una Justicia no "militante" que persiga la corrupción y el narcotráfico. "La sociedad nos va a creer cuando podamos rematar y devolver al Estado el barco, la casa o el avión de un corrupto o un narco", precisó, sobre su proyecto de extinción de dominio.

"Sumamos pasión por hacer y experiencia de gestión", cerró Massa, que en dos oportunidades llamó a sumar radicales, socialistas y vecinalistas al frente. Una forma de escapar del perfil netamente peronista que trae consigo De la Sota y el que podría aportar Rodríguez Saá.

"Anoche estuve conversando con Adolfo, que tiene todo nuestro respeto y es un líder no sólo en su provincia, sino en la región", dijo De la Sota cuando le preguntaron por el senador puntano, ausente en el Hilton. "No nos estamos cerrando: nos abrimos a construir una avenida para avanzar en eso que algunos llaman la grieta", completó Massa.

Anoche, la tropa de ambos se despedía conforme del Hilton. Con mucho por recorrer, sentían que habían dado un primer paso para acortar distancia con sus rivales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?