Suscriptor digital

Sorprendidos, en el Gobierno creen que se "victimiza"

El anuncio de Lorenzetti despertó dudas; insitirán con los cuestionamientos al juez Fayt por su edad
Mariana Verón
(0)
5 de mayo de 2015  

El Gobierno se mostró ayer sorprendido por la jugada del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, de anticipar que dará marcha atrás con la decisión de sus colegas de elegirlo para un nuevo mandato al frente del máximo tribunal en 2016.

La primera lectura que hacían los funcionarios nacionales reforzaba el malestar que desde hace tiempo manifiesta la presidenta Cristina Kirchner contra Lorenzetti, y por lo bajo lo acusaban de "victimizarse" ante los reproches que en la última semana le dedicaron la Casa Rosada y parte del oficialismo. Puertas adentro, el Gobierno intuía ayer una maniobra del presidente de la Corte tras su sorpresiva decisión de argumentar "cansancio moral" para abandonar el cargo para el que había sido reelegido nuevamente hace dos semanas. Pero no hubo ninguna reacción inmediata.

Lo que crece cada vez más dentro de Balcarce 50 es la idea de impulsar una mayor presión contra Carlos Fayt, a quien acusan de no estar en condiciones de fallar por su avanzada edad (tiene 97 años). Ayer, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, insistió en marcar la cancha sobre todo después de que trascendiera que el juez ni siquiera había estado, como se informó oficialmente, en el último acuerdo en el que se decidió adelantar la decisión de los ministros del máximo tribunal para nombrar por un mandato más a Lorenzetti al frente de la Corte. Con dureza, Aníbal dijo que existía un "unicato" en el principal cuerpo judicial del país en manos de su titular y volvió a la carga contra Fayt, a quien amenazó con medidas por parte de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, que no casualmente ayer se reactivó y renovó sus autoridades.

"No pretendo sancionar a Fayt, sino colaborar con el bien público", se justificó el ministro coordinador, que ya había pedido en sus épocas de senador un peritaje psiquiátrico para conocer el estado de salud real del juez más antiguo de la Corte.

"En no mucho tiempo más comenzarán a prestarle atención a una decisión de estas características", remarcó, como advertencia de algún tipo de movida política por parte de la comisión que desde ayer quedó en manos de Aníbal Fernández Sagasti, espada jurídica de La Cámpora. "Fue un ministro de lujo, pero es posible que sus capacidades las haya perdido", remató el jefe de Gabinete, para sumar más presión a la Corte.

Corrido Fayt, y ante la imposibilidad de nombrar un juez para integrar el cuerpo tras la negativa de los bloques opositores en el Senado, la Corte podría entrar en una parálisis que habilite entonces el debate por la cantidad de integrantes.

Hasta ahora, la Casa Rosada negó, incluso en boca de Aníbal Fernández, que la Presidenta tuviera en estudio algún proyecto para aumentar el número de ministros del máximo tribunal, que sólo necesita mayoría simple para aprobarse. De todas maneras, un escenario con tres jueces podría cambiar el clima político y darle una llave al Gobierno para avanzar con alguna reforma mayor. El Gobierno tiene trabado el pliego de Roberto Carlés, el candidato que había elegido Cristina para reemplazar a Raúl Zaffaroni. Una nueva vacante forzada por la salida de Fayt podría ser una prenda de negociación con la oposición, ante la parálisis en la que entraría la Corte con sólo tres miembros.

El jefe de Gabinete había sido uno de los más duros no sólo contra Fayt, sino también contra Lorenzetti, a quien desmintió por su frase de que los jueces están para ponerles límites a los otros poderes, incluido el Gobierno. Ayer, Cristina tomó la posta y recordó, en medio de un homenaje a Néstor Kirchner y Hugo Chávez, que tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo se someten a comicios y "tienen el control del pueblo". "Que nadie se confunda", reclamó, cuando ya se sabía del gesto de Lorenzetti.

Silencio en la página oficial

La página web del Centro de Información Judicial (CIJ), el sitio oficial de noticias de la Corte Suprema, se mantuvo ayer al margen y no emitió palabra sobre la supuesta intención de Ricardo Lorenzetti de dejar en diciembre la presidencia del máximo tribunal ni sobre la reunión que mantuvieron ayer los ministros por este tema. El 21 de abril, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton y Carlos Fayt habían reelegido anticipadamente a Lorenzetti como presidente para el período 2016-2018 (tres años). El CIJ lo dio a conocer con una breve publicación un día más tarde.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?