Llega la orquesta desde Neuquén

La sinfónica del valle debuta hoy al mediodía en el gran coliseo porteño
Mauro Apicella
(0)
10 de mayo de 2015  

Hoy toca en el Teatro Colón la Orquesta Sinfónica del Neuquén y parece que trae hinchada. "Si lo podemos poner en esos términos, creo que sí -dice su director Andrés Tolcachir-. Sé que hay gente que va desde Neuquén para el concierto en el Colón."

Seguramente, no llevarán banderas, como lo hacían los hinchas en partidos de visitante cuando el fútbol ofrecía esa posibilidad, pero sí tendrán una demostración de cariño con este viaje a Buenos Aires. Y no es para menos. La orquesta tiene 15 años de vida. En 2016 cumplirá diez de trabajo junto a su actual director. Ofrece 40 conciertos por año con no menos de 25 programas, en su sede, el Teatro Español de Neuquén, y en muchos otros espacios de la Provincia, desde escuelas y hospitales hasta centros de jubilados. "Se la promociona como la orquesta sinfónica de los neuquinos porque la gente se la ha apropiado", dice Tolcachir.

La Sinfónica del Neuquén es la única orquesta estable y profesional que tiene la Patagonia. "Ensayamos todos los días y estamos involucrados con la comunidad. Trasciende el hecho del concierto puntual. Ése es uno de los principios clave", recalca su director, que después de formarse en Buenos Aires, Bloomington (Estados Unidos), Siena y Berlín y de dirigir orquestas europeas, pegó la vuelta hace una década para acompañar la etapa que comenzaba el organismo.

"Creo en los proyectos a largo plazo y en que las políticas culturales deben ser sostenidas a través de los años. Además de que creo ser útil acá, es el lugar donde elegí construir una familia. No tengo el anhelo del centrismo de las grandes capitales. Me atrae la idea de ayudar a construir un lugar cada vez más rico".

El programa para el Colón incluirá Pavana para una infanta difunta, de Ravel; la Suite Pulcinella, de Stravinski y, de Franz Schubert, la Sinfonía N° 4 Trágica, en Do menor, (D. 417). "Tiene una impronta camarística -explica Tolcachir-. Y, por otro lado, amplitud estética. El interesante impresionismo francés, el neoclasicismo de Stravinski y, por último, el romaticismo con influencia clásica de Schubert, en su sinfonía Trágica. El programa aborda distintas estéticas pero tiene unidad en lo camarístico."

Según el director, el trabajo de repertorio fue gradual desde mediados de la década pasada, con obras grandes, con integrales de Schubert y Beethoven, por ejemplo, con títulos sinfónico-corales y piezas de nuevos compositores (hace un par de años realizaron el estreno de Patagonia, de Benzecry) para tratar de abarcar desde el barroco hasta las composiciones más recientes.

Uno de los desafíos actuales es profundizar en el repertorio operístico. "Mientras que hubo salas que quitaron el foso para ganar dos filas de asientos, en el Teatro Español, cuando se hizo la reforma, se construyó uno para la orquesta -dice Tolcachir-. Lo que ahora nos falta es generar los oficios que hacen falta para este arte, para poder hacer ópera de producción propia", planifica el director.

Sinfónica del Neuquén

En el ciclo Intérpretes argentinos

Teatro Colón, Libertad 621.

Hoy, a las 11. Gratis.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.